Jorge Bergoglio se declaró a favor de la opción por los más pobres. ¿La defensa de los derechos de los más vulnerables es una obligación de la Iglesia? ¿Podrá instrumentarla el Papa argentino? Los antecedentes en nuestro país. Y además, una jueza habla sobre los límites que el derecho canónico le impondrá a Francisco.
Hablan Gustavo Vera y Camila Montero de Cooperativa «La Alameda»; y la Dra. Julia Márquez, Jueza de Ejecución Penal de Quilmes.

 
 
 
El Dr. Alejandro Panizzi, quien en la actualidad es el vicepresidente del Superior Tribunal de Justicia del Chubut,  publicó su libro “Las Funciones Malditas del Poder Judicial”. La obra fue editada por Librería Editorial Platense, una casa editora de prestigiosa trayectoria que publica en exclusividad textos de derecho. El prólogo de la obra de Panizzi pertenece al Dr. Roberto Berizonce, una autoridad indiscutida en el mundo judicial, Profesor Emérito de la Universidad Nacional de La Plata, profesor titular en innumerables cátedras, presidente honorario de la Asociación Argentina de Derecho Procesal y autor de gran cantidad de libros de su especialidad. 
Asimismo, la contratapa del libro incluye un texto firmado por el Dr. Luis Francisco Lozano, quien es presidente de la Junta Federal de Cortes y Superiores Tribunales de Justicia de las Provincias Argentinas y Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en la que se refiere al contenido sustancial del volumen. 
En relación al contenido del libro Luis Francisco Lozano expresa en la contratapa lo siguiente: “Alejandro Panizzi aborda integralmente la problemática de la función judicial en un gobierno democrático republicano, un asunto de estricta actualidad y que provoca numerosísimos comentarios, tan numerosos como asistemáticos, lo que permite difundir verdades aparentes, que sobreviven tan sólo porque no se las somete al escrutinio sistemático que él practica. El libro examina cómo el oficio del juez, abocado a la limitada y solitaria tarea de resolver controversias entre partes, se torna en un arma de construcción masiva, una herramienta serial de tutela del ciudadano frente a la potencial hegemonía de los otros poderes políticos. Examina al Poder Judicial como organización compuesta por órganos, cuya independencia debe ser puesta al amparo tanto de influencias externas como de las internas que podrían provenir de su organización piramidal, al mismo tiempo que su labor debe estar armónicamente articulada con los órganos judiciales de mayor grado y con los poderes representativos de la voluntad popular”.
Frases destacadas
A continuación se extractan algunas de las frases que dan forma a este primer texto individual de Panizzi (anteriormente ha participado en varias obras de derecho, de carácter colectivo): “Hay prácticas y maneras de ejercer la función judicial contrarias a la ética. Que se agravan cuando se hacen habituales o toleradas. Es lo que eufemísticamente se denominan “corruptelas” o “irregularidades”. Horas excesivas de docencia, nepotismo, falta de coraje, uso abusivo del reglamento de licencias, incumplimiento del horario, viáticos excesivos, peleas por los lugares de estacionamiento, cambio de favores, reuniones furtivas con abogados, entre otras.” (pág. 191). “… la prevención de las torceduras e irregularidades en la actividad judicial debe ser una prioridad en la agenda de las Cortes. Hay un vacío normativo en cuanto a la publicidad y el acceso de los ciudadanos a las declaraciones de bienes de los jueces, rendiciones de cuentas y sanciones disciplinarias por faltas a la ética. Sería muy ventajoso para incrementar la fiabilidad del Poder Judicial, la creación de normas sobre la declaración de los bienes de los jueces en forma periódica, y el control de los bienes adquiridos por los jueces.” (pág. 189).
 
 

Las internas dentro del poder judicial por el proyecto del gobierno: los pros y contras contados por los que lo votaron y los que no.
¿Por qué se habla de domesticar la justicia en vez de democratizarla??
Además el Juez de la Corte de Chubut , Alejandro Panizzi , presenta su libro «Las funciones Malditas del Poder Judicial «.
Hablan: Manuel Garrido, Diputado Nacional y el Dr. Ricardo Sáenz, Fiscal General ante la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional de la Capital Federal

Un libro polifónico y polisilente, construido entre variadas voces y atronadores silencios de amenazados pobladores y de funcionarios que se reeditaron en la sucesión del poder. Riguroso y  documentado, en medio de una perversión estadística sobre el número de desaparecidos, según quien cuente, pero que ronda apenas los 300 cuerpos identificados.
Una interpelación valiente a actores civiles y  militares del poder que auspiciaron las desapariciones y que hoy, 35 años después, se perpetúan en el nepotismo.
Una investigación periodística paciente, una cruda reconstrucción histórica sobre los hallazgos de cuerpos que dibujaron un trágico triángulo, que comenzaron en 1976 en costas de la República Oriental del Uruguay y siguieron en el río de la Plata, la costa atlántica argentina y el delta entrerriano.

Sobre Fabián Magnotta
Nació el 7 de febrero de 1964 en Gualeguaychú, Entre Ríos. Allí reside, es casado y tiene tres hijos. Obtuvo el título de periodista en la Escuela Superior de Periodismo de la Universidad Nacional de La Plata en 1988. Es director periodístico de Radio Máxima de Gualeguaychú, corresponsal de DYN en Entre Ríos y responsable del monitoreo de libertad de expresión de FOPEA.

La mujer más rica de la Argentina, la
viuda convertida en empresaria cementera de la noche a la mañana, fue
tan poco común como su historia.
Amalia Lacroze de Fortabat podía ponerse al frente de su propio equipo
de fútbol profesional con la misma naturalidad con la que mandaba en la
compañía cementera que había heredado de su marido, almorzaba con
presidentes (democráticos o no) o se hacía retratar por Andy Warhol. 
Hija de una familia patricia, con mucho prestigio social pero no tanta
fortuna económica, era una veinteañera casada con un abogado cuando
conoció a Alfredo Fortabat, el industrial -también casado- capaz de
sacar millones de las piedras. Divorciados, en segundas nupcias formaron
un matrimonio donde los negocios, el amor y la política fueron de la
mano. 
Tras enviudar, Amalita hizo de sí misma una leyenda, sin importar si la
verdad sufría en el camino. De su mano, Loma Negra creció aunque se
sucedieran los gobiernos. Hubo contratiempos: un juicio millonario por
estafa al Estado y la investigación por la desaparición de un abogado en
1977.
Prestó su avión para la guerra y ayudó a los ex combatientes de
Malvinas, desarrolló una fuerte tarea de acción social con su fundación
y se concedió todos los caprichos: una radio, un diario, los hombres que
quiso.
Amalita es el resultado de una intensa y rigurosa investigación
periodística. Es el producto de haber entrevistado a quienes la
conocieron y trataron en los más diversos ámbitos, pero también de un
obsesiva tarea de archivo. 

Sobre las autoras

Marina Abiuso 
Nació en Buenos Aires en 1983. Estudió Comunicación Social en la Universidad de Buenos Aires y se recibió en TEA. Actualmente es redactora de la revista Noticias. Fue redactora del diario Perfil y colaboradora de Clarín. Trabajó en la revista chilena Luna y en la argentina Susana. Participó de la antología de crónicas Punteros, fantasmas y criminales de la Universidad Nacional de La Plata (2012). 

Soledad Vallejos 
Nació en Buenos Aires en 1974. Cursa el doctorado en Ciencias Sociales y es licenciada en Comunicación por la Universidad de Buenos Aires. También es productora y directora de radio y TV por el ISER. Actualmente es redactora en Página 12. Fue redactora y subeditora del suplemento #Las 12#. Colaboró en revistas nacionales (Debate, Hombre) e internacionales (Correo de la Unesco). Fue becada por el Fondo Nacional de las Artes por su investigación La rara. Una biografía de «Silvina Ocampo» (2009). Participó de compilaciones como Cielo dandi y de la revista Artefacto. Es autora de una serie de biografías de escritoras («Virginia Woolf», 2003; «Colette», 2002; «George Sand», 2001).

Jorge Bergoglio se declaró a favor de la opción por los más pobres. ¿La defensa de los derechos de los más vulnerables es una obligación de la Iglesia? ¿Podrá instrumentarla el Papa argentino? Los antecedentes en nuestro país. Y además, una jueza habla sobre los límites que el derecho canónico le impondrá a Francisco.
Hablan Gustavo Vera y Camila Montero de Cooperativa «La Alameda»; y la Dra. Julia Márquez, Jueza de Ejecución Penal de Quilmes.