El Jefe de Gabinete aseguró que es un debate que se esperaba hace 35 años por lo que hay que tener “respeto a las diferentes posturas”.

En la antesala de lo que será un extenso debate y una reñida votación de la legalización del aborto, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, liberó la decisión política del oficialismo a la “convicción” personal de cada uno de los legisladores que este miércoles deban votar el proyecto en el recinto.

“Lo importante es haber tenido la posibilidad de un debate respetuoso, hubo más de 100 horas con posturas a favor y en contra y los legisladores de Cambiemos tienen autonomía e independencia para votar de acuerdo a sus convicciones“, reafirmó luego de la reunión de Gabinete.

El funcionario se enfocó en priorizar “la paz” y el “respeto a las distintas posturas” para “evitar que se exalten los ánimos en general” al tener en cuenta que es un debate que “genera tensiones”.

A la vez, enfatizó que es una discusión que “se esperaba hace 35 años en la Argentina; por eso, sea cual sea el resultado hay que escuchar al otro y que cada uno tome la decisión de acuerdo en sus íntimas convicciones”.