La discusión por la interrupción del embarazo llegó a los constitucionalistas. Una interpretación de la Convención de los Derechos del Niño, el punto en conflicto.


El presidente del Colegio de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires, Guillermo Lipera, sostuvo que habrá una avalancha de pedidos de inconstitucionalidad sobre la ley del aborto, si es que aprobada por ambas cámaras del Congreso.

“Nadie puede desconocer que el derecho argentino, en disposiciones con jerarquía constitucional, determina la existencia de persona humana desde el momento mismo de la concepción. La legislación vigente no deja duda al respecto”, expresó la institución que comanda Lipera.

El abogado especificó que “así lo establece el artículo 1º de la Convención sobre Derechos del Niño, con la declaración interpretativa formulada por nuestro país al ratificar el tratado conforme la exigencia establecida en el artículo 2 de la ley 23.849: ‘se entiende por niño todo ser humano desde el momento de su concepción y hasta los dieciocho años de edad’”.

“De allí que a la persona humana, desde la concepción misma le resulten aplicables la totalidad de las normas que, tanto en nuestro derecho interno como en los tratados internacionales sobre derechos humanos, protegen la vida”, sostuvo.

En declaraciones a Clarín, Lipera soslayó que una gran cantidad de instituciones y particulares presentarían amparos que podrían llegar hasta la Corte Suprema.

Por el contrario, el constitucionalista Andrés Gil Domínguez calificó de “posverdad” la afirmación de Lipera y explicó porqué no tendría problemas legales si se despenaliza la interrupción del embarazo.

“El Comité de Derechos del Niño, que es el órgano que aplica la Convención de los Derechos del Niño, le tiene dicho a varios estados y al estado argentino en tres informes, que es totalmente compatible y exigible que en resguardo de niños, niñas y adolescentes se despenalice el aborto. Dicen cualquier cosa. Es una cuestión objetiva y no sé por qué sostienen una y otra vez este argumento”, respondió.