Actualidad

Asociación ilícita: Stolbizer presentará una nueva ampliación de la denuncia contra Cristina

Para la exdiputada, la corrupción en los hoteles de la exfamilia presidencial también incluyó una hostería llamada El Retorno, de San Carlos de Bariloche.  

La exdiputada nacional Margarita Stolbizer presentará esta semana una nueva ampliación de la denuncia contra Cristina Kirchner por asociación ilícita donde detallará cómo la supuesta maquinaria de corrupción en los hoteles de la exfamilia presidencial en el sur también incluyó una hostería llamada El Retorno, de San Carlos de Bariloche, que permanece cerrada desde 2014.

Según la líder del Partido GEN y su abogada Silvina Martínez, el hotel fue adquirido con dinero “proveniente de ilícitos” por los Kirchner y bajo la operación y administración del contador Osvaldo “Bochi” Sanfelice.

La hostería está ubicada sobre la costa del lago Gutiérrez, a 12 kilómetros del centro de Bariloche y muy cerca del cerro Catedral, y llegó a contar con 30 empleados que trabajaban todo el año.

A partir de noviembre de 2013, el hotel comenzó a ser administrado por Idea, la empresa de Sanfelice, socio de Máximo Kirchner en la inmobiliaria y con vínculos con Cristina, Lázaro Báez y Cristóbal López en alquileres de departamentos y emprendimientos hoteleros.

Pero en 2014, El Retorno cerró por “obras de remodelación”. No volvió a abrir y sus empleados fueron indemnizados. En 2018, en tanto, sufrió actos de vandalismo al ser saqueado e incendiado.

Sin embargo, el que se sigue encargando de los pagos de los servicios básicos es Adrián Gómez, un hombre de Sanfelice. Gómez figura como gerente del hotel y fue también empleado de Panatel, la empresa que les alquiló a los Kirchner el Hotel Los Sauces.

De acuerdo a las pruebas que vinculan El Retorno con los Kirchner, es que cuando estaba en funcionamiento los huéspedes que pagaban con tarjeta recibían en el resumen de cuenta que la empresa que les había cobrado la estadía era Alto Calafate.

En la ampliación de la denuncia, también involucran a un nuevo actor en la maquinaria de corrupción: Mauro Sánchez. El hombre es abogado personal y empleado de Cristóbal López y del Grupo Indalo, quien intentó comprar, junto a Sanfelice, un hotel en Ushuaia, otro en El Calafate y otro en El Chaltén.

Sánchez también tuvo un puesto en el Ministerio de Justicia durante el gobierno de Cristina Kirchner y en el Servicio Penitenciario bonaerense. Además, alquiló durante casi cinco años el departamento de la familia Kirchner ubicado en el piso 5 de Uruguay y Juncal, en el barrio porteño de Recoleta.

Según Stolbizer y Martínez, las sociedades Los Nostros SA y South Mineral SA, pertenecientes a Cristóbal López, fueron las que compraron El Retorno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *