Actualidad

Crimen de Fernando Báez Sosa: un audio de un amigo de los rugbiers complica más a Máximo Thomsen

“Me dijeron que Enzo (Comelli) lo tiró al piso al chabón y Machu (Máximo Thomsen) le pegó no sé cuántas patadas en la cabeza y que la última lo mató”, cuenta uno de los jóvenes identificado como “Juani Neme”. Entre hoy y el lunes la fiscal, Verónica Zamboni tomará declaración testimonial a él y más involucrados en los chats.

A más de 7 meses del crimen de Fernando Báez Sosa en Villa Gesell, trascendió un nuevo audio de WhatsApp que complicaría más la situación de Máximo Thomsen, uno de los rugbiers acusados por el asesinato.

Se trata de un mensaje de voz enviado un par de horas posteriores al crimen, cuando Thomsen ya no chateaba con sus amigos, pero ellos seguían contándose qué sabían de lo ocurrido en la madrugada del 18 de enero.

Con esto, la Justicia quiere saber qué pueden aportar los testigos: durante hoy y mañana, la fiscal Verónica Zamboni les tomará declaración testimonial, vía videollamada, a quienes en el grupo de WhatsApp los peritos de la Policía Federal identificaron como “Juani Neme”, “Aldi Cairmer”, “Alejo Arce” y “Dory”, novia de Juan Pedro Guarino, uno de los imputados excarcelados.

En tanto, el lunes continuarán los testimoniales con el turno de “José Gordo” y “Santi M”, quienes surgieron de un chat con Blas Cinalli, otro imputado por el crimen de Fernando. Además, Zamboni quiere saber además si Julieta, la novia de Fernando, se encuentra en condiciones de prestar declaración testimonial ya que cuando lo hizo, el día del hecho, se descompensó y terminó internada en el hospital de Villa Gesell.

Al mismo tiempo, la fiscal pidió informes al Centro de Asistencia a la Víctima y Acceso a Justicia (Cavaj) de Pinamar.

“Juani Neme” es quien habla del ataque de Máximo Thomsen a quien apodan “Machu” en el audio que envió a una amiga y fue publicado por Clarín. “Estaban en Le Brique y un chabón, no sé si el que murió o uno del grupo, se le hizo el lindo a Chano Pertossi, no sé si lo conocés. Se pegaron ahí, lo sacaron del boliche y los sacaron a los pibes. Como estaba Gendarmería ahí, no hicieron nada. Cuando se fue Gendarmería se empezaron a cagar a palos de nuevo y me dijeron que Enzo (Comelli) lo tiró al piso al chabón y Machu le pegó no sé cuántas patadas en la cabeza y que la última lo mató”.

Fuente – Audio: Clarín

Por su parte, los abogados de los papás de Fernando, María Graciela Osorio y Silvino Báez, pidieron distintas medidas de prueba a la fiscalía, insistiendo con la identificación de “Pipo”, también conocido como el rugbier 11, quien en distintos momentos aparece junto a los imputados, en una selfie con parte del grupo y en videos, “en el que festejan haber cometido el crimen” y luego ingresando a un local de comida rápida.

Cómo está la causa

Por el crimen de Fernando se encuentran detenidos y ya procesados por el juez de Villa Gesell, David Mancinelli, Máximo Thomsen, Ciro Pertossi, Luciano Pertossi, Lucas Pertossi, Enzo Comelli, Matías Benicelli, Blas Cinalli y Ayrton Viollaz, todos ellos considerados coautores del delito de “homicidio agravado por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas”.

Mirá también: Crimen de Fernando Báez Sosa: la zapatilla que se usó para golpearlo hasta la muerte corresponde a Máximo Thomsen

Además, están acusados como “partícipe necesario” Juan Pedro Guarino y Alejo Milanesi, quienes fueron excarcelados.

El crimen

El hecho ocurrió la madrugada del 18 de enero último en pleno centro de la localidad turística, frente al boliche Le Brique, donde Báez Sosa y dos de sus amigos comenzaron a ser golpeados por un grupo de jóvenes.

Fernando recibió golpes y patadas en la cabeza que le provocaron la muerte antes de que pudiera ser atendido por médicos, mientras que sus agresores huyeron.

El rostro de Báez Sosa “tenía dos improntas: una no se pudo establecer porque era muy chiquita y, la otra, se estableció que coincide con unas zapatillas Cyclone secuestradas y que coinciden con el pie de Thomsen”.