El nuevo presidente del Tribunal sacó una resolución. Critica duramente a su antecesor por haber dejado “acéfala y sin personal suficiente” la Secretaría de Comunicación.

El nuevo presidente de la Corte Suprema de Justicia, Carlos Rosenkrantz, sacó esta semana una resolución para hacerse cargo del Centro de Información Judicial (CIJ). El conflicto se desató por el traspaso de personal del área de Comunicación al despacho del extitular del máximo Tribunal.

En su acordada, el titular del máximo tribunal detalló las disposiciones de Lorenzetti a través de distintas resoluciones, que aseguró volvieron “imposible el funcionamiento” del sitio.

Según consigna Perfil, Rosenkrantz menciona en su escrito los traslados firmados por Lorenzetti (el 27 de septiembre, tres días antes de dejar la presidencia) de María Bourdin, responsable del CIJ y de su segundo, Pablo Méndez, a su vocalía. Y los de otras diez personas que hasta entonces integraban la dependencia de Comunicación, a distintas ámbitos de la Corte, por lo que el staff de profesionales del sector se redujo de 18 a seis empleados, según detalló.

Rosenkrantz planteó también que, como consecuencia de esos cambios, el área quedó “acéfala” y “sin personal suficiente” para cubrir las tareas de la Secretaría. Y que es esa misma acefalía la que hizo “imposible el funcionamiento” de ese ámbito y pone “en riesgo la continuidad operativa” del Centro de Información Judicial (CIJ).