Actualidad

Cromañón: a 15 años de la tragedia

Hoy se cumple un nuevo aniversario y los reclamos por justicia siguen. Nilda Gómez, madre de una de las víctimas, y Guadalupe Gutiérrez Ortiz, sobreviviente, recuerdan el hecho, explican la tarea de la Asociación Civil Familias por la Vida y la situación de los locales y discotecas en la actualidad.

En aquel 30 de diciembre, durante el recital de la banda de rock “Callejeros”, murieron 194 personas y 1432 quedaron heridas por el incendio. Innumerables marchas y pedidos de justicia, iniciados por familiares de las víctimas y sobrevivientes, se organizaron para esclarecer la causa. Entre ellos se encuentran Nilda Gómez y Guadalupe Gutiérrez Ortiz.

Nilda es madre de Mariano Benítez una de las víctimas de Cromañón. Luego de la tragedia se avocó a la Asociación Civil Familias por la Vida, una agrupación conformada por familiares de las víctimas y sobrevivientes de la tragedia de Cromañón y Beara.

“Junto al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires con la Agencia Gubernamental de Control se firmó un convenio, que lo firmó Larreta en su momento con María Eugenia Vidal, cuando era funcionaria de la Ciudad”, explica Nilda Gómez a Será Justicia.

Guadalupe Gutiérrez Ortiz tenía tan solo 16 años cuando fue a Cromañón acompañada de una amiga. Pero lo que empezó como una salida terminó en tragedia. Hoy es una sobreviviente y una abogada que contribuye en la Asociación Civil Familias por la Vida. “Estuve callada mucho tiempo. Me incorporé a la ONG, tuve esa necesidad por algo que me pasó en la salud. Al principio, con 16 años, te mandan al psicólogo. Pero la realidad es que no me gustaba hablar de eso. Y gente que me conoció después de Cromañón, muchos no saben que yo estuve ahí”, recuerda.

Desde sus inicios, la Asociación Familias por la Vida se propone luchar para que haya justicia por ambas tragedias. Además, organizan capacitaciones en distintas comunas y escuelas. Algunas comunas que se adhirieron al convenio fueron José C. Paz, Quilmes, Moreno, entre otras. Su finalidad es acompañar el trabajo técnico para prevenir desde el diálogo.

“Lo importante, a mí me llama muchísimo la atención, que hoy tenemos durante ese período 570 clausuras-  apunta Nilda – Lo que implica que tenemos que seguir denunciando, tenemos que seguir trabajando”.

Guadalupe cuenta que “para mí la ONG y empezar a hablar un poquitito es una manera de sanarlo. Igual, yo sabía que quería estudiar eso antes pero bueno, fue como un impulso. Ahí estuve como más segura”.

Entre sus reclamos, los sobrevivientes y familiares de las víctimas pidieron la expropiación del predio conocido como “República de Cromañón”. Con el objetivo de “resguardar los elementos testimoniales que hacen a su valor histórico-cultural y configuran la memoria colectiva de la ciudad”.

“Yo creo más que nada es el cambio de paradigma que nosotros siempre protestamos. En su momento, cuando pasó Cromañón, nosotros nos sentimos como dejados de lado de todo porque realmente no encontrábamos ayuda. Cuando uno es víctima es un golpe que te dan en la nuca. Te desarmás. Te volvés a estructurar como podés y no entendes nada”, reflexiona Nilda.

Quince años han pasado, pero el dolor aún no desaparece. “Creo que, especialmente hablando de las mamás, hubo una transformación muy grande de ese dolor. Vamos a un curso que tienen dieciséis años, no vivieron Cromañón, y es ponerlos en tema. Empiezan a preguntar muy delicadamente. El dolor nuestro está a la vista. Y ellos preguntan qué tienen que hacer, que no”, piensa Guadalupe.

La ONG Familias por la Vida, además de organizar diferentes actividades que apuntan principalmente a la prevención, también es la encargada de recibir las denuncias a través de la línea gratuita 0800-999-2769. Desde este número se pueden denunciar peligros e irregularidades en locales nocturnos.

“Muchos chicos llaman cuando están encerrados en los baños porque son menores. Cuando viene una inspección, los responsables del boliche los encierran en el baño y pasan de 20 a 30 minutos. El chico te llama y te dice ‘mire estoy encerrado en el baño, si pasa mucho tiempo ¿usted no me puede llamar? Porque tengo miedo de que se olviden de nosotros’. Y eso es algo que está pasando hoy”, denuncia Nilda.

Los horarios de atención de la línea telefónica son de lunes a viernes de 08:00 hs a 20:00 hs. Lo viernes de 20:00 hs hasta las 06:00 hs del sábado. Los domingos desde las 20:00 hs hasta las 06:00 hs.

Por último, Nilda y Guadalupe reflexionan acerca de cómo cambiaron sus vidas tras el aniversario de la tragedia que conmocionó al país.

Guadalupe recuerda: “Yo ya estoy muy alerta cuando hay mucha gente. De hecho, sufro en el subte. Yo estaba internada y mi mamá me decía ‘pero Guadalupe ¿vos no te diste cuenta que era un montón de gente?’. Y con dieciséis años nunca te vas a imaginar que va a pasar algo. Uno siempre piensa que va a estar todo bien”.

“Yo a un chico de 16 años le diría quizás la primera vez no te des cuenta. Pero si después cuando llegas a tu casa y lo charlas con tu mamá y algo te hace ruido, no te olvides que hay un 0800-999-2769 a donde vos podés contar tu experiencia”, opina Nilda.

Por último, rememora: “Este año en la Legislatura se reconoció el trabajo de Familias por la Vida declarándola de interés. Realmente, yo creo que eso también tiene que ver con un reconocimiento del trabajo que se hizo y que hacemos todos. Desde los medios. Lo hacen los chicos cuando llaman.  Lo hacen los padres cuando llaman para ver si un local está habilitado o no. Lo hacemos todos y eso es muy importante”.

Volvé a ver el programa de Será Justicia:

One thought on “Cromañón: a 15 años de la tragedia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *