El ministro de Educación sostuvo que “no hay razón para que se tomen escuelas en democracia”.


La discusión por el aborto llegó también a los colegios, luego de que diez establecimientos educativos porteños fueran tomados por los alumnos para presionar a los diputados que tienen que votar este miércoles en el Congreso.

La medida fue duramente criticada desde el Gobierno Nacional. “No hay razón que justifique, en democracia, que se tome un establecimiento educativo”, aseguró el ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro, en declaraciones a Radio Mitre.

“No está bueno que haya 10 colegios tomados, pero sí que haya cada vez más gente que piensa que ese (la toma) no es el camino. En la Argentina existe la autoridad y creo que el cambio que se está produciendo en los últimos años da cuenta de eso. Ayer hubo 20 asambleas y se tomaron la mitad de los colegios, en otro momento hubiéramos tenido entre 70 u 80 escuelas tomadas”, valoró el funcionario.

Finocchiaro remarcó que el protocolo anti tomas no está en vigencia porque una jueza frenó su aplicación en abril último, pero que desde el Ministerio instan a los padres para que retiren a sus alumnos de los establecimientos para el normal funcionamiento de los colegios.

“Los cambios culturales no se logran hacer con medidas que excluyan gente. Tenemos que hacer entender a quienes lo están haciendo que está mal, y lo estamos haciendo”, señaló el ministro.