Actualidad

Detuvieron a un joven que mató a tres personas: investigan si el ataque está vinculado a la venta de drogas

Ocurrió en Santa Fe. El acusado, fue localizado en la casa de un familiar que lo denunció al 911.

Tras permanecer prófugo durante un día, un joven de 20 años fue detenido acusado de asesinar a balazos a tres personas e hirió a otras dos que participaban de una reunión en su casa de la ciudad de Santa Fe.

El acusado, identificado como Mauro Díaz, fue localizado cuando llegó a la casa de un familiar en el barrio Las Lomas, de la capital santafesina ya que el propio familiar fue quien llamó al 911 para denunciar que estaba allí. Así, Díaz quedó detenido y fue trasladado al Hospital Cullen ya que tenía una herida cortante en un pie.

Desde el Ministerio Público de la Acusación dijeron que el joven detenido está acusado de haber asesinado a Omar Amarilla, a María Soledad Ingui y a Antonio Matías Fernández e hirió de gravedad a Celeste Villarisa y a Miguel Ravelli.

De acuerdo a la pesquisa, para cometer los ataques el joven de 20 años utilizó una pistola calibre 9 milímetros. Ingui y Fernández fueron hallados asesinados en el patio de la casa de Díaz, mientras que, si bien, Amarilla sobrevivió unas horas, luego falleció cerca de la medianoche en un centro asistencial.

Sobre los heridos, se informó que Villarisa fue trasladada al hospital Iturraspe con lesiones de bala, mientras que Ravelli permanecía internado en el hospital José María Cullen, donde fue sometido a una cirugía debido a dos balazos en el pecho y uno en la espalda, por lo que su estado es reservado.

El triple crimen ocurrió el domingo alrededor de las 19 en una vivienda situada en Arzeno al 7300, a pocos metros de su intersección con calle Padre Genesio, en el barrio Scarafía, en el noroeste de la capital de la provincia.

De acuerdo a las declaraciones del padre del acusado, Jorge Alberto Díaz, los crímenes estarían vinculados con la venta de drogas.

“Yo no sé si mi hijo vendía drogas, pero Amarilla sí andaba vendiendo drogas, ellos sí andaban vendiendo. Mi hijo se había empezado a juntar con ellos. Yo quiero que se entregue porque está mal lo que hizo. Yo soy padre y si a mi hijo le pasa algo, salgo a pedir justicia por él”, dijo Díaz antes del arresto de su hijo.

El hombre contó que tras los asesinatos su familia recibió amenazas de muerte: “Nosotros estamos amenazados con que nos van a matar y nos van a quemar todo. Yo trabajo de panadero y no me puedo ir a las seis de la tarde y dejar sola a la familia”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *