La joven de 19 años era la madre de su hijo de tres meses, el agente le disparó tres veces con su arma reglamentaria.

Un policía santafesino, llamado Franco Fernández, fue imputado por el asesinato de su ex pareja, Sahira Belén Sayago, quien tenía 19 años y era la madre de su hijo de tres meses. La jueza Cristina Fortunato dictó la prisión preventiva por tiempo indeterminado y la investigación será orientada hacia la figura de femicidio.

El caso se produjo en la ciudad santafesina de Ceres y, según la reconstrucción judicial, Sahira se había dirigido a la casa en donde había convivido con Fernández antes de la separación para buscar al bebé, cuando el policía la obligó a ingresar, la llevó al dormitorio y tras golpearla con un objeto contundente en la cabeza, le disparó tres veces con su arma reglamentaria. Dos de los disparos impactaron en la víctima, uno en el abdomen y el otro en el hombro.

La fiscal de Tostado, Sonia Bustos, manifestó antes de la imputación que “la mujer sufrió un shock hipovolémico por severa hemorragia aguda y contusión craneal parietal, que le produjeron la muerte de forma inmediata”. Por su parte, Fernández abandonó el lugar corriendo y con su hijo en brazos, y luego se entregó en la comisaria.

La investigación, a cargo de las fiscales Hemilce Fissore y Favia Burella de la Sección de Violencia de Género Familiar y Sexual de San Cristóbal, es encabezada por Bustos temporalmente, debido a la feria judicial de invierno.