Después de 16 horas de debate, la votación cerró con 38 legisladores en contra, 31 a favor, 2 abstenciones y un ausente. 

Con 38 votos en contra y 31 a favor, el proyecto por la legalización del aborto fue rechazado en el Senado faltando 15 minutos para las 3 de la mañana. Después de una histórica sesión, la iniciativa no logró el apoyo necesario para convertirse en ley, tampoco alcanzó los consensos para obtener modificaciones y regresar a Diputados.

Con este rechazo, la iniciativa no se podrá debatir de nuevo hasta el año que viene, cuando comience el año parlamentario el 1° de marzo. Sin embargo, quienes impulsan la ley reconocen que en 2019 será difícil retomar la discusión debido a que la conformación del Congreso será la misma y, sobre todo, porque es un año electoral.

La iniciativa contemplaba la interrupción voluntaria para el embarazo hasta la semana 14 de gestación, inclusive. Durante la jornada, en la que todos adelantaron su forma de votar, solo se produjo un cambio en el conteo previo de votos: el indeciso Omar Perotti definió que se abstendría.

Según consigna TN, mientras los legisladores exponían sus posturas, hubo un intento de buscar un “plan B”, ya que el recuento marcaba una tendencia al “no”. En esa pelea estuvieron la neuquina Crexell y Perotti, quienes quisieron -sin éxito-convencer a sus pares de discutir la despenalización o la ampliación de una causal para habilitar la práctica. Es decir, un camino intermedio entre el rechazo absoluto y la legalización, pero no prosperó.