Actualidad

Etchevehere acusó al Gobierno de apoyar a Grabois en la usurpación de tierras en Entre Ríos

El exministro de Agroindustria denunció que entraron más de 100 personas al predio. Y apuntó contra funcionarios del presidente Alberto Fernández por apoyar tomas de terrenos.


El exministro de Agroindustria de la gestión macrista, Luis Etchevehere, apuntó contra el Gobierno por la toma de uno de los campos de su familia en Santa Elena, Entre Ríos. “Acá hay un montón de funcionarios de Alberto Fernández que están apoyando la toma violenta de terrenos en la provincia de Entre Ríos”, aseguró.

El exfuncionario nacional además publicó su descargo en su red twitter: “El Gobierno nacional apoya con funcionarios a (Juan) Grabois en la usurpación de tierras en Entre Ríos. Que hacían Donda y Verón en audiencia de partes?”.

El cuestionamiento fue por la presencia en la reunión judicial de la titular del INADI, Victoria Donda, quien participó mediante videollamada; y de la integrante del Cuerpo de Abogados del Ministerio de Justicia, Daniela Verón.

“Esos funcionarios nacionales, que tienen poder, tienen dinero, pasaron la noche acá, han dormido en la toma y, a la salida, nosotros hicimos una presentación al fiscal Oscar Sobko pidiéndole que si alguien quiere salir del campo sea requisado a ver si no se están llevando pertenencias de nuestra familia”, explicó Etchevehere.

Según informa TN, el Grupo de Operaciones Especiales de la Policía de Entre Ríos permanece desde la noche del miércoles haciendo un cordón para evitar que escale el conflicto y derive en una pelea cuerpo a cuerpo. Se instalaron después de que un grupo de ruralistas, en apoyo a Etchevehere, quisiera entrar a sacar a las personas que están usurpando.

El conflicto se originó cuando la hermana del ex funcionario nacional, Dolores Etchevehere, autorizó que se lleve a cabo una iniciativa agroecológica en el campo propiedad de su familia, que se encuentra en pleno trámite sucesorio.

El denominado “Proyecto Artigas” busca producir alimentos “libre de glifosato y quema de pastizales, libre de trabajo esclavo y servidumbre indigna”.

“Se creen que el Estado ahora les pertenece y no es así, son servidores públicos, no pueden venir a nuestra provincia a nuestra casa a mandonearnos”, resaltó Etchevehere, quien contó que todavía “debe haber alrededor de 100 personas” dentro del campo, pero no pudo precisar cuántos de ellos son funcionarios nacionales.