Se trata de David Cohen, quien determinó que se pagaron sobreprecios. Se lo acusa de haber utilizado un sistema deficiente para hacer los cálculos.

David Cohen, el perito de la causa por presuntos sobreprecios en la compra de Gas Natural Licuado (GNL), en la que fueron procesados y arrestados Julio De Vido y su mano derecha Roberto Baratta, fu indagado por presunto falso testimonio en el trabajo que presentó en la justicia.

En su trabajo el perito concluyó que en la gestión de Cristina Kirchner pagó sobreprecios superiores a lo del mercado y que el estado perdió 6.995.926.798 de dólares entre 2008 y 2015. Este peritaje fue validado por el juez federal Claudio Bonadio.

En su resolución de octubre del año pasado, el magistrado había concluido “La hipótesis delictual se encuentra probada en la causa a raíz del peritaje realizado por el Ingeniero David Cohen –más allá del resto de la prueba producida en la causa que fue dando indicios concretos de la maniobra ilícita- de cuyo resultado se advierte que el precio por el que se abonó el GNL”.

Tras ello Bonadio dispuso la prisión preventiva de De Vido, la cual se hizo efectiva tras su desafuero, y de Baratta. La defensa de este último fue la que denunció a Cohen por falso testimonio por haber utilizado un método “deficiente” de trabajo, según consigna Infobae, calculó y comparó distintos tipos de gas. Además por haber falseado u omitido los sitios de internet que citó como fuente del informe.

Tras la denuncia recibida por la defensa de Baratta, la fiscal federal Paloma Ochoa, imputó a Cohen para poder investigarlo. El juez Ramos lo citó el 15 de marzo para tomarle testimonio por falsedad pericial presentada en causa criminal”, además se aceptó a Baratta como querellante.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *
You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>