El ex ministro de Planificación del kirchnerismo dijo sus últimas palabras antes del veredicto que se conocerá a las 14:30.

El detenido ex ministro Planificación Federal Julio De Vido dijo sus últimas palabras antes del veredicto en el juicio oral por la Tragedia de Once. “Por arte de magia, o mejor dicho, por arte de Mauricio Macri estoy en el juicio, me hicieron entrar por la ventana”, dijo por videoconferencia desde el penal federal de Marcos Paz, donde está detenido por otra causa.

De Vido se definió como “objeto de una persecución política y mediática” y que, en su consideración, fue enjuiciado por orden del Presidente Mauricio Macri. El exfuncionario K dijo que el jefe de Estado pidió su detención “en forma pública” en la apertura legislativa en 2016. Además, agregó e incluyó en su crítica al ministro de Justicia, Germán Garavano, y a la diputada Elisa Carrió, aunque sin nombrarlo.

Sostuvo que cuando fue preso Garavano había celebrado su detención y ahora critica las prisiones preventivas. “Parece ser que entre tanto arrepentidos el ministro de justicia es uno mas. Todo es muy patético”, dijo De Vido.

De Vido dijo que sus argumentos de defensa se basan en las “enseñanzas” que le dejaron sus “grandes maestros y conductores políticos, Juan Domingo Perón y Néstor Kirchner”. Indicó que se apoya en su “fe religiosa”: “Era la única forma de acercarme a la paz, a la serenidad y al ejemplo que necesitaba ante tanta vileza e injusticia para poder fundamentar estas, mis últimas palabras en este juicio”.