Actualidad

Justicia restaurativa: asistencia ginecológica en cárceles de mujeres

Se trata de un programa en el que participa la Fundación Avon. El objetivo es mejorar el acceso de reclusas a la salud para concientizar y prevenir el cáncer de mama. Florencia Yanuzzio, directora ejecutiva de la institución, explica a Será Justicia cómo se implementa en todo el país.

En el mes de concientización del cáncer de mama, “Octubre rosa”, la Fundación AVON impulsó la iniciativa “Reparar para no Repetir”. Su finalidad es concientizar sobre la importancia de los controles mamarios, por medio de la disposición de mamógrafos móviles gratuitos. La campaña, que formó parte del Programa de Justicia Restaurativa, está destinada a trabajar en personas condenadas por la Justicia Retributiva.

Florencia Yanuzzio, directora ejecutiva de la Fundación AVON, es una de las impulsoras de este programa en el área de responsabilidad social empresaria.

“La Fundación AVON trabaja en Argentina hace veinte años con el principal objetivo de defender el acceso a los derechos de las mujeres. Tratamos de acortar esas brechas de desigualdades a las cuales estamos vulneradas las mujeres en muchísimas ocasiones. El cáncer de mama es una de esas situaciones de vulnerabilidad”, explica Yanuzzio a Será Justicia. 

Para combatir estas condiciones de desigualdad, la campaña hace eje en disponer estos aparatos en cárceles. “Una de cada ocho mujeres puede sufrir cáncer de mama, pero detectado a tiempo es curable. ¿Qué pasa con aquellas mujeres que están privadas de su libertad?”, evalúa Yanuzzio.

El mamógrafo móvil fue donado por AVON a la Liga Argentina de Lucha Contra el Cáncer (LALCEC) en 1999. Se realizaron estudios ginecológicos a casi 200 presas y agentes penitenciarias de las Unidades 46 y 47 del penal de San Martín. Además, la Fundación AVON también emplea esos espacios para organizar talleres sobre violencia de género y hábitos saludables.

Para acceder a las mamografías gratuitas se deben cumplir una serie de requisitos. “Tenés que ser mujer, estar en edad de riesgo y no tener una obra social”, aclara la directora ejecutiva de la fundación. Además, se debe solicitar un turno previo y las mujeres no deben estar en períodos de lactancia.

“Lo importante es ingresar a las redes de la Fundación AVON. Ahí pueden ir viendo todo el recorrido que realiza el movil mamógrafo y además pueden ver los teléfonos de contacto para pedir el turno con antelación”, detalla.

Desde el 2018, la Fundación AVON equipa hogares de protección integral para mujeres que pasaron por situaciones de extrema violencia. Son hogares que funcionan como refugio y les brindan las comodidades y servicios que necesitan. Este programa fue fruto de la alianza de AVON con la Dirección Nacional de Responsabilidad Social, la Organización Conciencia y el Instituto Nacional de las Mujeres.

“También lo que hicimos es entrenar y capacitar a los equipos que todos los días contienen, acompañan a estas mujeres en situaciones de violencia”, comenta.

Por último, Florencia Yanuzzio reflexiona sobre la necesidad de mejorar el sistema de contención para mujeres que están pasando por violencia de género. Por ello, la Fundación AVON llevó a cabo el programa de entrenamiento denominado “Instituto de Justicia”. Este último convoca a todas las personas que forman parte de la ruta de acceso de Justicia de la Mujer en situación de violencia, para reflexionar sobre mejorar las condiciones en su acceso a la justicia.

“Cuando mejoramos la respuesta, cuando entendemos lo que necesita el fiscal, el juez, la persona que se beneficia es nada más ni nada menos que esa mujer. Está necesitando justicia y la necesita ahora”.

Volvé a ver el programa completo de Será Justicia:

Un pensamiento sobre “Justicia restaurativa: asistencia ginecológica en cárceles de mujeres

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *