El proyecto oficial no generó consenso en comisión y es complicado que pueda salir en las sesiones extraordinarias, como pretendía el Gobierno.

El impulso de la Casa Rosada no bastó para que el proyecto para limitar a las barras-bravas tuviera un buen destino en el Congreso. La falta de acuerdo en comisión desnudó falencias al momento del acuerdo político entre el oficialismo y la oposición.

Las sesiones extraordinarias tendrían únicamente al proyecto de Bienes Personales, que complementa la ley de Presupuesto, aprobado antes de fin de año.

Según Clarín, antes del plenario de comisiones hubo ayer un cónclave a puertas cerradas de Cambiemos, donde ya asomaron los cuestionamientos al proyecto contra la violencia en el fútbol. El articulado se refiere al agravamiento de penas, la tipificación de nuevos delitos y el combate al financiamiento de las barras.

“No se puede poner todo en el Código Penal para resolver políticas públicas”, señaló una legisladora de la UCR al mismo medio.

Otro proyecto que encontró trabas es el del financiamiento político, impulsado por la Coalición Cívica de Elisa Carrió.