La Justicia secuestró archivos del secretario del ex jefe de Gabinete kirchnerista.

La Justicia secuestró en el domicilio de Martín Larraburu -mano derecha del exjefe de Gabinete Juan Manuel Abal Medina – dispositivos de almacenamiento con archivos que podrían dar cuenta de la distribución del dinero que los exfuncionarios recaudaron en 2013, año de elecciones legislativas.

Según constató La Nación, los apuntes que llevó Larraburu estaban en “código”. Pero algunos datos podrían deducirse por contexto. “No siempre hay nombres completos, pero hay muchas iniciales como JDV y CFK”, señaló una fuente judicial. “Se vislumbra una coordinación de la distribución del dinero durante la campaña nacional”, agregó.

En el programa de TN “Ya somos grandes”, el periodista Alfredo Leuco reveló parte de ese contenido: hay números de plata para distribuir en campaña “sucia” que involucra a Cristina Kirchner. Según el periodista, en dos planillas de Excel se nombra a la ex presidente. En una de ellas aparecen montos clave y cifras distribuidas en columnas, pero con números indefinidos. En lugar de 800 mil pesos, por ejemplo, dice 8.0, son solo dos dígitos que no permiten dimensionar los montos.

En otros casos, los registros están más claros, como cuando se mencionan impresiones de boletas, un gasto de campaña que suele soportarse con los aportes que el Estado hace a los partidos políticos.

Oscar Centeno, exchofer de Roberto Baratta, escribió en parte de sus anotaciones que el 5 de septiembre de 2013 le entregó dinero a Abal Medina proveniente de un pago del empresario Juan Carlos de Goycoechea, exejecutivo de Isolux, lo que quedó confirmado por el exfuncionario.

Este jueves Abal Medina reconoció que recibió dinero ante el juez Bonadio. En su declaración, el ex jefe de Gabinete culpó a Baratta y lo señaló como el responsable de la recolección de la plata negra. “Siempre entendí que dichos aportes de privados eran voluntarios y de ninguna manera exigidos bajo coerción”, sostuvo en sede judicial.