La Justicia continúa la ofensiva contra los ciudadanos africanos. Apuntan a la venta ilegal de mercadería y a pasaportes falsificados.


La Policía de la Ciudad realizó 27 allanamientos simultáneos en distintos barrios de Capital Federal para desbaratar una banda de vendedores ambulantes senegaleses. Durante los procedimientos, se incautaron más de 70 mil productos.

En los operativos se encontraron 70.667 productos de dudosa procedencia y que, además, infringían la Ley de Marcas. Entre la mercadería secuestrada hay 9.474 elementos de indumentaria, 3.812 pares de zapatillas, 32.303 accesorios, 7.391 productos electrónicos varios, 1.412 pendrives, 13.060 memorias SD y 3.215 relojes, entre otros productos.

Los domicilios allanados eran utilizados como depósitos de mercadería ilegal, que luego se comercializaba en la vía pública de la zona comercial de la avenida Avellaneda.

La causa es llevada adelante por la fiscal Celsa Ramírez, titular de la Fiscalía Penal, Contravencional y de Faltas Nº 35, quien comenzó a investigar junto a la Policía de la Ciudad acerca de una posible organización que actuaba de manera coordinada infringiendo sistemáticamente el artículo 86 del Código Contravencional.

“El comercio ilegal no implica solo vender productos por fuera de los espacios habilitados, sino que muchas veces también oculta relaciones laborales de explotación o maltrato. Es por esto que tenemos que seguir avanzando con estos operativos, al tiempo que encontramos ámbitos para incluir y proteger a quiénes son víctimas de estas redes”, explicó el ministro de Justicia y Seguridad de la Ciudad, Martín Ocampo.

“La cantidad de productos incautados indica la posible existencia de una organización ilegal que utiliza a algunos inmigrantes senegaleses sin recursos. Esta organización obliga a estas personas a vivir en lugares precarios, sin las mínimas condiciones de seguridad”, completó la fiscal Ramírez.