Actualidad

Perros auxiliares de la justicia

Trabajan en investigaciones policiales y judiciales y, en muchos casos, son fundamentales para resolverlos. En esta nota te contamos en qué tipo de delitos trabajan y por qué es tan importante el vínculo con su adiestrador.

Los perros no solo son una compañía para las personas en un hogar, sino que también son una pieza clave para la justicia. En los últimos años, participaron de distintas investigaciones y tuvieron un rol fundamental.

En Será Justicia conocimos el trabajo de los que trabajan junto a la Policía de la Ciudad, los de la Policía Federal y a Titán, que desde hace unos meses trabaja junto al Ministerio Público Tutelar de la Ciudad.

Los equipos de canes de la Policía de la Ciudad, son entrenados para colaborar con las tareas de seguridad, desde allanamientos, detección de estupefacientes hasta patrullaje. Los animales reciben una ejercitación diaria a través del juego, con elementos de entrenamiento que los capacitan para participar en allanamientos, tareas de prevención y seguridad.

Estos perros son estables: solo atacan si hay un riesgo real para sus guías u otras personas, o si reciben una orden en caso de una emergencia. Una de las claves para su buen desempeño es la creación de un vínculo con los guías. Cada entrenador tiene una relación especial y particular con el perro, que incluye su cuidado. Los perros pueden responder a una persona individual o a una pareja de policías.

Los animales utilizados para la búsqueda de explosivos deben tener un temperamento tranquilo; cada vez que el animal encuentra pólvora, se lo premia con alimento.

En el año 2019, la Policía Federal Argentina (PFA) presentó a siete nuevos perros que se sumaron al grupo de canes que buscan explosivos, drogas, dinero y personas extraviadas.

Y así, cada vez son más las investigaciones en las que participan perros entrenados en la búsqueda de rastros, personas o cadáveres, entre otros casos. Y los resultados demuestran una vez más que la tecnología ni siquiera se acerca a la eficiencia del olfato canino.

Un perro llamado Halcón fue noticia nacional cuando marcó la casa de José León Suárez donde habían enterrado el cuerpo de Araceli Fulles, la chica que estuvo casi un mes desaparecida y a la que cientos de policías buscaron en rastrillajes y allanamientos que no conducían a nada.

En otros casos, perros de las brigadas caninas de la Policía de Santiago del Estero y la Policía Federal Argentina intervinieron a pedido de la Justicia en la investigación en Esquel por la desaparición de Santiago Maldonado.

A su vez, Bruno, participó en más de 80 operativos con un desempeño perfecto, siguió el rastro de Anahí Benítez en la reserva Santa Catalina de Lomas de Zamora; o el caso de brigadas K9 de la Gendarmería y cinco Asociaciones de Bomberos Voluntarios bonaerenses permitieron hallar en el Tigre el cuerpo de Georgina, que había desaparecido con Thiago Díaz, de dos años.

También se destaca el trabajo de Titán, un perro que fue incorporado en el programa “Perro de Terapia para Asistencia Judicial” del Ministerio Público Titular de la CABA (MPT) para que se desempeñen en la Sala de Entrevistas Especializadas (SEE) con el objetivo de crear un ambiente amigable para que las niñas, niños y adolescentes (NNyA) que tienen que declarar en Cámara Gesell, porque han sido víctimas o testigos de delitos, puedan hacerlo en un ambiente adecuado y pensado para ellos, para que esta instancia sea el comienzo de una reparación y no constituya una revictimización.

La Dra. Yael Bendel asesora General Tutelar destacó que esta incorporación “mejora el sistema de protección integral ya que favorece la disminución del nivel de angustia, ansiedad y movilización emocional que genera en los chicos tener que afrontar una declaración, y además contribuye al relato”.

El programa surge a partir de experiencias similares que se han desarrollado en otros países tales como Canadá, Francia, Estados Unidos, España y Chile.

Por su parte, Carlos Agudo funcionario del Ministerio Público y entrenador de Titán, contó en Será Justicia que el perro de cinco años “viene trabajando en centros terapéuticos con chicos con discapacidad. Fue seleccionado con ese objetivo. Lo eduqué y adiestré para esto”.

One thought on “Perros auxiliares de la justicia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *