Desde la dirigencia de River resolvieron que se le abra un sumario y se eleve un pedido de expulsión del club. El Gobierno lo quiere acusar de “tentativa de homicidio”.

Matías Sebastián Nicolás Firpo es mecánico tornero y vive en Lomas del Millón, partido de La Matanza. Tiene 31 años, es socio de River número 21545417 y el primer detenido por el ataque al micro de Boca. Lo detuvieron el martes al mediodía en el marco de un allanamiento que se llevó a cabo en su domicilio.

Si bien se expone a una pena de 2 a 6 años de prisión por los delitos de daño agravado, lesiones dolosas y otras infracciones encuadradas en la Ley de Espectáculos Deportivos (23.184), la intención es irle “con todo”.

En el Gobierno creen que el castigo debería ser más duro y tipificar la imputación como “tentativa de homicidio”. Definirá la jueza María Julia Correa, titular del Juzgado Penal, Contravencional y de Faltas Nº 28. En ese caso, podría exponerse a una condena mayor.

River, en tanto, ya decidió su exclusión. Desde la dirigencia del el equipo de Núñez resolvieron que se le abra un sumario y se eleve un pedido de expulsión del club.

Firpo deberá responder en la Justicia, que en el allanamiento que se realizó en su casa se le incautaron tres carnets de socio y dos de tribuna Centenario alta a su nombre, una tablet, una notebook, un teléfono celular, tres camisetas, dos pantalones y la misma cantidad de gorras del Millonario, según precisaron fuentes de la investigación.