En total son nueve. Aseguran que el tenor las presionaba para que tuvieran sexo con él a cambio de posiciones laborales. 

 

Nueve mujeres denunciaron al tenor Plácido Domingo, de presionarlas para que entablaran relaciones sexuales con él, prometiendo empleos y en ocasiones tomando represalias contra las carreras de las mujeres que rechazaban sus proposiciones.

As√≠ lo inform√≥ la agencia Associated Press. Por su parte, el tenor neg√≥ las acusaciones¬†y asegur√≥ que fueron relaciones ‚Äúconsentidas‚ÄĚ.

Sin embargo, sus acusadoras y otras personas de la industria dicen que¬†hay un lado problem√°tico de Domingo, de 78 a√Īos, un secreto a voces desde hace tiempo en el mundo de la √≥pera.

Ocho cantantes y una bailarina dijeron a la agencia que¬†sufrieron acoso sexual del espa√Īol. Una acusadora dijo que Domingo¬†meti√≥ la mano dentro de su falda, y otras tres que forz√≥ besos h√ļmedos en la boca¬†en un vestuario, una habitaci√≥n de hotel y una comida de trabajo.

‚ÄúUna comida de trabajo no es rara. Que alguien intente agarrarte la mano durante una comida de trabajo es raro, o que te ponga la mano en la rodilla es un poco raro. Siempre te estaba tocando de alguna manera, y siempre bes√°ndote‚ÄĚ, sostuvo¬†una de las cantantes.

Adem√°s, otra media docena de mujeres se√Īal√≥ a la agencia de noticias estadounidense que las proposiciones sexuales de Domingo¬†les hicieron sentir inc√≥modas. Una cantante dijo que le pidi√≥ varias veces salir en una cita tras contratarla para cantar una serie de conciertos con √©l en la d√©cada de 1990.

Ante las denuncias, el tenor respondi√≥ que crey√≥ ‚Äúsiempre‚ÄĚ que todas sus ‚Äúinteracciones y relaciones‚ÄĚ con mujeres¬†eran ‚Äúbienvenidas y consensuadas‚ÄĚ. Adem√°s, asegur√≥ que le parece ‚Äúdoloroso‚ÄĚ escuchar que pudo ‚Äútrastornar‚ÄĚ o ‚Äúincomodar‚ÄĚ a alguna mujer sin que importe cu√°nto tiempo haga de eso y a pesar de sus ‚Äúmejores intenciones‚ÄĚ. ‚ÄúLa gente que me conoce o que ha trabajado conmigo sabe que no soy alguien que da√Īe, ofenda o averg√ľence a nadie‚ÄĚ, agreg√≥, seg√ļn la agencia.

 

Podr√≠a recibir una condena de hasta cuatro a√Īos luego del hallazgo de material comprometedor durante el allanamiento en su casa de Villa Urquiza.

 

Un joven de 23 a√Īos fue detenido por contactar a chicas menores de 13 a√Īos a trav√©s de Instagram, con el objetivo de mantener encuentros sexuales, tras ser denunciado por la madre de una de las adolescentes.

La detenci√≥n fue llevada a cabo por la Secci√≥n Ciberdelitos contra la Infancia, Ni√Īez y Adolescencia del Departamento Cibercrimen de la Polic√≠a de la Ciudad en el barrio porte√Īo de Villa Urquiza. El acosador se encuentra privado de su libertad a la espera de que el caso sea elevado a juicio oral y podr√≠a recibir una condena de entre seis meses y cuatro a√Īos de c√°rcel.

Una de las v√≠ctimas revel√≥ a su madre que el ‚Äúgroomer‚ÄĚ ten√≠a charlas er√≥ticas con ella por las redes sociales y la presionaba para que le env√≠e fotos desnuda, mientras que la oblig√≥ a concretar un encuentro en avenida Corrientes y la calle Malabia, en Villa Crespo. Por ese motivo, ambas se¬†dirigieron a una comisar√≠a para realizar la denuncia.

De esta manera, comenz√≥ la investigaci√≥n, a cargo de la Fiscal√≠a Penal, Contravencional y de Faltas n√ļmero 12 de la Ciudad junto al Cuerpo de Investigaciones Judiciales del Ministerio P√ļblico Fiscal porte√Īo, se rastre√≥ al autor y se libr√≥ una orden de allanamiento en su morada.

Tras una b√ļsqueda de material comprometedor, se corrobor√≥ que el sujeto hab√≠a tenido conductas ‚Äúgroomer‚ÄĚ con otras ni√Īas de menos de 13 a√Īos, por lo que se solicit√≥ su prisi√≥n preventiva.

Los acusados intercambiaban mensajes en un grupo de WhatsApp, en donde hacían comentarios machistas y sexuales sobre las estudiantes.

 

A través de las redes sociales, profesores y médicos adjuntos de la materia de Anatomía Normal en la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) fueron acusados por acoso sexual.

Es que un grupo de alumnas los denunciaron y como evidencia difundieron los mensajes que los hombres se enviaban en un grupo de WhatsApp, en donde conversaban sobre ellas con comentarios misóginos y sexuales.

En las capturas de pantalla, que primero fueron difundidas en esa red social y luego desde la cuenta de Twitter de una estudiante, quedó registrado cómo los involucrados se mandaban fotos de las jóvenes.

‚ÄúAlumna,¬†pasan cosas en mi pantal√≥n cuando la veo‚ÄĚ, dice uno de los profesores. Mientras que sus colegas, que festejan su actitud, le preguntan por su cuenta de Instagram para buscar m√°s im√°genes de ella.

Tras la viralizaci√≥n de las capturas de pantallas, no s√≥lo hubo repudio en las redes sociales, sino que adem√°s desde la Facultad emitieron un comunicado en donde sostuvieron que¬†est√°n ‚Äúal tanto‚ÄĚ de las denuncias. Y subrayaron que tanto el rector de la UNC, Hugo Juri, como el decano de Medicina, Rogelio Pizzi, le ordenaron al director de Asuntos Jur√≠dicos que investigue lo sucedido.

Adem√°s, presentar las evidencias a la Justicia, Juri se√Īal√≥ que ‚Äúharemos lo que tenemos que hacer dentro de la universidad. Aunque no hubiese delito, nosotros vamos a hacer un sumario porque ha afectado el buen nombre de la UNC, de la educaci√≥n argentina y de los cordobeses‚ÄĚ.