Se trata de Javier «Pipo» Marín, histórico directivo del fútbol de ascenso.


Ayer el mundo del fútbol se sacudió otra vez por la causa de los abusos de Independiente. Fuentes judiciales afirmaban que un alto directivo de AFA era uno de los abusadores de menores de la pensión del Rojo y lo único que se conocía era su apodo: «Ballena».

Quien levantó el guante por la acusación y el apodo es Javier «Pipo» Marín, vicepresidente de Acassuso y un histórico de la AFA que preside la Mesa Directiva de la Primera B Metropolitana. El dirigente negó toda vinculación con el hecho y se puso a disposición de la Justicia.

«Yo no tengo nada que ver con la causa y estoy a derecho porque soy absolutamente inocente. Por eso me pongo a disposición de la justicia para lo que ella disponga. Desconozco las razones por las que los medios me involucran con este tema tan delicado», indicó Marín en una entrevista exclusiva con Télam.

Marín, uno de los protegidos de Julio Grondona durante su extensa presidencia de AFA, reconoció que ha tenido contacto con algunos de los detenidos pero sólo por su función en la casa madre del fútbol argentino: «Fue raíz de mi actividad en el fútbol y es cierto que tengo una llamada con Martín Bustos, pero eso fue porque también soy el nexo entre la AFA y los árbitros. Por eso cuando pasó lo que pasó con Bustos lo llamé inmediatamente para decirle que me ponía a su disposición para lo que fuese necesario, pero después nunca más hablé con él».

«Por eso es que le voy a pedir a la fiscalía (el jefe de los fiscales que atiende este caso es el procurador Julio Conte Grand) que me permita declarar, y además le dejaré mi celular para lo que precisen», aclaró.

«Me están ensuciando, porque no se de dónde vienen estas informaciones, pero no quiero que se involucre a la AFA en este tema», concluyó el histórico directivo.

El nombre del directivo aparece en tres teléfonos de personas relacionadas a la causa.


Las pericias sobre los teléfonos de las víctimas y los imputados por los abusos en Independiente arrojó una coincidencia en un número y un apodo: «Ballena», un alto dirigente de AFA, fue encontrado como contacto en el teléfono de uno de los chicos abusados y dos de los detenidos.

La víctima y uno de los imputados lo tenían agendado bajo su apodo, mientras que el otro sospechoso lo tenía registrado bajo su nombre real. La Justicia busca determinar si es una coincidencia o si formaba parte de la red de abusos de menores.

El procurador bonaerense, Julio Conte Grand, aclaró anoche «ningún dirigente de AFA está siendo investigado actualmente en el marco de esta causa. Aunque no descartamos ninguna hipótesis para el futuro«,

Por otra parte, en las últimas horas se realizó un allanamiento en la pensión de Independiente en Villa Domínico para dar con los teléfonos de otras presuntas víctimas de abusos.

 

 

Lo confirmó el propio Guillermo Marconi, quien había realizado la consulta ante el ente madre del fútbol argentino.


La Asociación del Fútbol Argentino (AFA) descartó la posibilidad de suspender los partidos por cánticos contra la investidura presidencial, facultad que sí alcanza a los gritos discriminatorios.

«Nosotros hicimos una consulta vinculante. Íbamos a aceptar lo que nos dijera la AFA. Y nos comunicaron que no se pueden suspender partidos por cánticos contra la investidura presidencial», informó el titular del SADRA, Guillermo Marconi, uno de los tres sindicatos que representan a los árbitros.

«Sólo queríamos saber qué podían hacer los árbitros ante estas circunstancias. Y si podíamos englobar esos cantos dentro de un acto discriminatorio, contemplado por el reglamento. Nos contestaron que no», aclaró.

Los cánticos contra el presidente Mauricio Macri se originaron en la cancha de San Lorenzo en un encuentro ante Boca, pero se extendieron a casi todas las canchas del fútbol argentino.

Desde el Gobierno también se habían mostrado en contra de esta medida. El director de seguridad en espectáculos futbolísticos del Ministerio de Seguridad, Guillermo Madero, señaló en diálogo con radio La Red que «no se alienta parar los partidos por los cantitos, pero obviamente creemos que hay que respetar la investidura presidencial».