Además, el candidato a vicepresidente respaldó la actuación del juez Ramos Padilla en la causa que investiga por presunta extorsión y espionaje.

 

El candidato del Frente de Todos Alberto Fernández, habló sobre la causa Marcelo D’Alessio, causa que se investiga al supuesto abogado por presunta extorsión y espionaje.

En una entrevista al diario La Voz del Interior de Córdoba, Fernández no sólo respaldó la actuación del juez Alejo Ramos Padilla en dicha causa, sino que además, avaló que la Comisión Provincial de la Memoria (CPM) audite las notas del periodista de Clarín Daniel Santoro, pese a que las principales entidades como la SIP, FOPEA y ADEPA consideraron que esa medida “vulnera la libertad de prensa”.

El exfuncionario consideró que “las notas eran el mecanismo de extorsión. Había metamensajes para los extorsionados”. Y si bien primero se limitó a replicar “lo que dice el acta de procesamiento” sobre el periodista, en el sentido que “está involucrado en hechos de extorsión a un par de empresarios. Y que parte de la extorsión se realizaba a través de apariciones públicas de él. Eso no tiene nada que ver con notas periodísticas. Si su pregunta es si yo creo que debe haber un control periodístico del Estado, la respuesta es no”, luego respaldó el accionar del juez Ramos Padilla.

El precandidato a vicepresidente consideró que “una cosa es hacer periodismo, y otra es fingir que uno hace periodismo cuando en verdad lo que está haciendo es mandando mensajes extorsivos. Son cosas distintas. Sólo conozco los fallos que son públicos y, como soy abogado, me gusta leerlos. El juez lo está imputando de hechos de extorsión”.

Los abogados de Santoro, Mauricio De Nuñez y Guido Schiarreta, habían pedido la nulidad de la medida sin precedentes en la historia argentina dictada por Ramos Padilla porque “atenta contra la libertad de opinión y la libertad de prensa, derechos fundamentales en nuestro digesto constitucional y, en definitiva de la vida en democracia”.

El juez procesó a Santoro por supuesta coerción contra el ex directivo de PDVSA Gonzalo Brusa Dovat y un supuesto intento de extorsión contra el empresario K Cifuentes.w

 

Se trata de Carlos Liñani, que ahora se dedicaba a las importaciones y también se presentaba como abogado.

 

La causa por extorsión y espionaje ilegal en la que está detenido el falso abogado Marcelo D’Alessio sumó un nuevo procesado: Carlos Liñani, un exempleado de Aduana que ahora se dedicaba a las importaciones y que también se presentaba como abogado.

Es que el juez federal Alejo Ramos Padilla entendió que Liñani participó “activa y dolosamente” de las maniobras de extorsión contra Pablo Erasmo Barreiro, el exsecretario de Cristina Kirchner, y los empresarios Víctor Palomino Zitta, Saturnino Costas y Diego Aníbal Vestillero.

Pablo Barreiro es hijo de Ricardo Fabián Barreiro, identificado en los medios como “el jardinero K”, quien estuvo detenido en la causa de los cuadernos por el juez Claudio Bonadio y fue ‘desprocesado’ y liberado por orden de la Cámara Federal.

Para el magitsrado, Liñani era un engranaje en el mecanismo que se destapó con la detención de D’Alessio, pero su rol “no resultaba de la misma preponderancia que el resto de los miembros” sino que “se hallaba subordinada, en gran parte, al dominio de otros miembros”.

En su indagatoria, el exempleado de la Aduana negó las acusaciones y afirmó que no conocía el “tenor de las maniobras que se habían pergeñado contra Barreiro y que sólo procuró oficiar de ‘simple colaborador’ desinteresado para ayudar” a D’Alessio.

De igual modo, para el juez “las circunstancias vinculadas al modo en que se presentó ante su víctima como una persona que tenía relaciones y podía ejercer influencias sobre los magistrados que llevaban adelante la supuesta investigación en contra de la víctima –Stornelli y Bonadio–, sus vínculos con otras personas de ‘la embajada’ o ‘la D.E.A.’, los señalamientos acerca de que era seguido por personal de la AFI, su insistencia en que debía contactarse con Marcelo D’Alessio y Rodrigo González para declarar ante el Dr. Stornelli y mejorar de ese modo su situación procesal y obtener además la libertad de su padre y los mensajes posteriores a aquella reunión en el Hotel Hilton Madero que le envió, entre otros, son suficientes elementos para sostener objetiva y válidamente que Liñani participó de modo activo y con pleno conocimiento del plan ilícito que la organización ilegal investigada trazó sobre su víctima-objetivo Pablo Erasmo Barreiro”, publicó Infobae.

Por otra parte, Liñani fue prosado en las últimas semanas por el juez Sebastián Casanello por “defraudación con influencia mentida en grado de tentativa” por una denuncia del fiscal Carlos Rívolo. “El acuerdo comenzó a ejecutarse desde el momento en el que Liñani acuerda una entrevista con Pablo Barreiro y Sebastián Barreiro les ofrece colaboración para mejorar su situación procesal debido a una supuesta relación de amistad que tendría con el fiscal Rívolo y les sugiere una defensa técnica. Acto seguido propone que sean asistidos por Marcelo D’Alessio y Rodrigo González, quienes junto a él, podrían incidir en las decisiones judiciales” en la causa cuadernos, sostiene la resolución de Casanello.

 

Para el fiscal Juan Pablo Curi, el juez está violando principios constitucionales.

 

En el marco de la causa D’Alessio por supuesto espionaje ilegal y extorsión, el fiscal de Dolores Juan Pablo Curi pidió la incompetencia del juez Alejo Ramos Padilla.

A su criterio, el fiscal considera que el juez está violando principios fundamentales como el del juez natural, el derecho a la defensa y el debido proceso.

Entre sus argumentos, explicó que Ramos Padilla dividió la causa en 28 casos de los cuales “22 ocurrieron en Buenos Aires y otros 6 tienen puntos de contacto con la CABA”, mientras pretende sumar más casos para crear un megaexpediente. Y los 17 indagados, 9 procesados y 5 detenidos todos tienen domicilio residencial o laboral en la Capital.

También, destacó sobre la supuesta extorsión al “productor agropecuario jubilado” Pedro Etchebest (quien hizo una maniobra de forum shopping para radicar su denuncia en Dolores) “no existe un solo indicio” que se haya organizado en la jurisdicción de Ramos Padilla, excepto el desayuno entre el falso abogado Marcelo D’Alessio y el fiscal Carlos Stornelli en Pinamar. La denuncia de Etchebest abrió la puerta “jurídica” para que exfuncionarios K y empresarios vinculados a ellos se presentaran en Dolores.

Curi también argumentó que las pruebas y trámites que aún restan en el caso deberán ser canalizados “mediante reparticiones situadas en Capital Federal” y en la justicia porteña se tramitan seis causas contra D’Alessio y otras tantas vinculadas a prácticamente los mismos objetos procesales que Ramos Padilla.

Entonces, el fiscal consideró que la causa debe investigarse en los tribunales Retiro porque quedó “ampliamente demostrado” que la presunta asociación ilícita “operaba principalmente” en la ciudad de Buenos Aires y el exempleado de la AFI y empleado de D’Alessio, Rolando Barreiro atestiguó que “nunca operaron” en jurisdicción de Dolores.

El planteo será analizado por Ramos Padilla y, en caso de rechazo, irá en queja a la Cámara Federal de Apelaciones de Mar del Plata.

 

En la denuncia se aseguraba que el supuesto abogado había sido forzado a abrir uno de los teléfonos secuestrados en su casa y en el que se obtuvieron pruebas claves para la causa Dolores.

 

Al juez federal Alejo Ramos Padilla le cerraron una causa que había en su contra por parte del falso abogado Marcelo D’Alessio, pieza clave de la red de espionaje político judicial que se investiga en Dolores.

De acuerdo al fallo al que accedió Infobae, el juez Marcelo Martínez De Giorgi cerró por inexistencia de delito una denuncia que había radicado la defensa de D’Alessio diciendo que había sido forzado a poner la huella en un teléfono iPhone, secuestrado en su causa, unos días después de su detención.

En su indagatoria, D’Alessio había pedido que le ponga “a alguien de Prefectura en quien confiar, con Valeka (su esposa) y los dos chicos, hago lo que usted quiera. Ya está. Ya se publicó para quién trabajo. ¿Me dieron el cargo? No me dieron el cargo. Soy un boludo. Me cagaron. Quiero colaborar y estar con los chicos. Se lo abro ahora si quiere el iPhone. Entre a mi Samsung 8 que en el Telegram está todo”. Sin embargo, advirtió: “Tenemos que abrir el Iphone sin señal, sin el chip, no prendan el Iphone con señal de celular o celular de Wi Fi porque se va a romper lo que hay adentro”.

El teléfono no se rompió y de hecho ahí se pudieron encontrar pruebas: para abrirlo el falso abogado fue trasladado a la sede de la División Cibercrimen Naval Argentina.

Durante el procedimiento participó su perito de parte Rubén Martin junto a expertos oficiales y de querellas, funcionarios judiciales y de seguridad. Lo que pasó allí derivó en un habeas corpus en favor de D’Alessio y una denuncia penal contra Ramos Padilla que quedó radicada en Comodoro Py 2002.

Ahí se sostuvo que D’Alessio “había sido amenazado” durante el peritaje de los aparatos telefónicos que se le secuestraron en el expediente que nació en Dolores. Según la defensa, el secretario judicial de Dolores le advirtió a D’Alessio que si no colaboraba con el desbloqueo de los celulares incautados se procedería en su contra “por la fuerza”. Por su parte, el perito de parte afirmó que el juez Ramos Padilla no le habría permitido retirarse del procedimiento.

El juez Martínez De Giorgi quedó a cargo del caso. Tras las declaraciones de la esposa de D’Alessio el juez sostuvo que no se puede corroborar “la veracidad” de lo denunciado. “Los testigos ajenos a la repartición de las fuerzas de seguridad y los veedores que participaron en la diligencia coincidieron en que Marcelo D’Alessio suministró voluntariamente, colaborativamente y sin ningún tipo de coacción por parte de los funcionarios judiciales del Juzgado Federal de Dolores, las contraseñas de sus aparatos telefónicos”, sostuvo.

A criterio de Martínez De Giorgi, “las pruebas obtenidas en autos controvierten las alegaciones efectuadas en la denuncia” e indicó que el propio Ramos Padilla detalló en una resolución cómo se haría el procedimiento y cómo se invitaría a D’Alessio a aportar su huella digital o rostro para acceder a los equipos “como también que –ante su negativa- se facultará a los agentes de seguridad del lugar a la utilización de la mínima fuerza indispensable y estrictamente necesaria para la realización del acto”.

Y resaltó: “Los hechos denunciados no constituyen la comisión de un delito penal que amerite la intervención de este tribunal”.

 

El periodista fue citado a indagatoria en la causa por presunto espionaje y extorsión por la que está detenido el falso abogado Marcelo D’Alessio.

 

En el marco de la investigación por la causa D’Alessio por presunto espionaje y extorsión por la que está detenido en el que se encuentra detenido el falso abogado, el periodista Daniel Santoro se encuentra en juzgado Federal de Dolores para prestar declaración indagatoria ante el juez Ramos Padilla.

El periodista llegó junto a su abogado Mauricio De Nuñez y, antes de entrar, aseguró que presentará un escrito y que responderá todas las preguntas que le hagan, por lo que se espera una audiencia larga.

Al llegar a Dolores, Santoro remarcó la importancia de defender la libertad de expresión y la preservación de las fuentes de información en el ejercicio del periodismo.

Por su parte, mañana deberá hacer lo propio el fiscal federal Carlos Stornelli quien fue citado por sexta vez y paralelamente afronta un sumario administrativo por no haber concurrido a Tribunales en los llamados anteriores, por lo que está declarado “en rebeldía”.