El encuentro es en Mar del Plata y se produce por la insistencia de los más de 100 familiares de los 44 tripulantes del submarino hundido en aguas del océano Atlántico.

Luego de pedir una reunión urgente con la presencia de Mauricio Macri y Oscar Aguad, los familiares de los tripulantes desaparecidos del submarino ARA San Juan obtuvieron una respuesta positiva del Gobierno y este jueves mantienen una charla privada con el ministro de Defensa en Mar del Plata.

Las familias insisten con que se continúe la búsqueda, así como también que se incorporen más barcos y se traiga tecnología extranjera para lograr hallar la nave que perdió contacto en el medio del Atlántico el pasado 15 de noviembre.

“Costó pero logramos que se haga presente. En principio pidió hablar con un grupo reducido de familiares, pero nosotros queremos hablar todos. El pedido es que continúe la búsqueda pero con más barcos y que traiga tecnología de afuera para encontrarlos sí o sí”, dijo Paola, esposa de Celso Oscar Vallejos, uno de los tripulantes del San Juan, a Infobae tras darse a conocer la noticia.

Por su parte María Itatí Leguizamón, esposa del sonarista de la embaración, Germán Suárez, señaló que “las expectativas son buenas” de cara al encuentro y que al ministro “se le van a pedir explicaciones de en qué consistió la búsqueda porque nadie está conforme con lo que fueron los operativos en estos 70 días”. Y agregó: “Es de alguna forma una batalla ganada que haya venido porque hubo mucho sacrificio para lograr esta reunión, mérito de todas las familias que no bajaron los brazos”.

En cuanto a la búsqueda, solo estaban participando de los operativos el buque ruso Yantar, junto con la corbeta ARA Islas Malvinas, que se dirigió a la zona la semana pasada, luego de que la corbeta ARA Spiro sufriera una avería.

Lo aprobado por ambas cámaras legislativas fue promulgado este lunes en el Boletín Oficial.


El Gobierno Nacional promulgó este lunes la ley 27.433, que crea la Comisión Bicameral de Especial Investigadora sobre la desaparición, búsqueda y operaciones de rescate del submarino ARA San Juan.

La comisión tendrá por objeto, según consta en la ley, el análisis, la evaluación y el esclarecimiento de las causas y circunstancias del siniestro de la embarcación así como también el desarrollo de las acciones desplegadas por el Estado argentino para su hallazgo y el desempeño de la cooperación internacional recibida para su localización y rescate.

La misma estará compuesta por seis diputados y seis senadores nacionales, designados por los presidentes de cada cámara. Los 12 legisladores, a su vez, elegirán a un presidente y vicepresidente de comisión.

El cuerpo designará a cinco ex integrantes de la Armada con un grado mayor a contraalmirante que no tengan condenas por lesa humanidad, para que colaboren con la comisión.

La comisión podrá citar a funcionarios a declarar, pedir informes, documentos antecedentes y todos los elementos que considere útiles para la concreción de la investigación.

 

Así lo expresó el capitán de navío Enrique Balbi en una nueva conferencia de prensa. Ya pasaron 46 días desde la desaparición del submarino con 44 tripulantes a bordo en aguas argentinas del océano Atlántico.

La Armada Argentina evalúa cómo sería el panorama una vez que la Federación Rusa decida retirar la colaboración que ha prestado hasta el momento en la búsqueda del subamarino ARA San Juan. La embarcación con 44 tripulantes a bordo desapareció el pasado 15 de noviembre.

Tras comunicarse telefónicamente con Mauricio Macri, el presidente Vladimir Putin envió a la Argentina al buque de última generación Yantar y al sumergible Panther Plus, que puede sumergirse hasta 1000 metros de profundidad. El primero forma parte de la flota que realiza un “mapeo” de la zona en donde se cree que explotó el submarino argentino. El segundo es un ROV (vehículo operado remotamente, por su sigla en inglés) que verifica los contactos en lecho marino.

“Todas las búsquedas son finitas. En algún momento va a terminar la colaboración”, admitió este martes el vocero de la Armada, el capitán de navío Enrique Balbi. Según explicó, la Argentina dispone de medios de superficie adecuados para continuar con el mapeo de la plataforma continental, pero no para verificar futuros contactos en el lecho marino.

Para reemplazar esas tareas, el Ministerio de Defensa analiza la posibilidad de contratar el servicio a diferentes prestadores privados y públicos que cuentan con esa tecnología, fundamental para inspeccionar el fondo y encontrar al ARA San Juan.

La Marina de los Estados Unidos, que también cuenta con pequeños buques sumergibles, se retiró la semana pasada de las operaciones aunque se comprometió a colaborar en un futuro en caso de que surgieran indicios concretos.