Los estudios de ADN del cráneo hallado en Oruro no es compatible con los de los padres de la diseñadora de indumentaria, quien fuera vista por última vez en Salta en 2011.

La Justicia Federal de Salta confirmó que los restos que fueron encontrados en la ruta que va hacia la ciudad de Oruro, Bolivia, no corresponden a María Cash la joven argentina desaparecida en 2011 en la provincia de Salta.

Dos odontólogos, el salteño Pablo Medina y el entrerriano Oscar Heit estuvieron a cargo del estudio de la dentadura del cráneo. Se sometió a una antropometría de mentón y pómulos y se realizaron extracciones de cabellos para hacer los análisis correspondientes. Sin embargo, el fiscal federal de la causa Eduardo Villalba confirmó que no son compatibles con los de los padres de la diseñadora de indumentaria.

María Cash desapareció cuando tenía 29 años, tras partir el 4 de julio de 2011 desde la terminal de ómnibus de Retiro hacia Jujuy. En el medio del viaje, se bajó en Salta y se comprobó que hizo “dedo” y que fue transportada en dirección a Santiago del Estero.

El último contacto de la joven tuvo con sus allegados se concretó por correo electrónico, el 8 de julio de 2011.

El canciller boliviano dijo que van a trabajar para “adecuar la norma interna para otorgar atención en reciprocidad para que ciudadanos argentinos gocen de los mismos derechos que los bolivianos en nuestro territorio”.

Luego de la tensión desatada  por el déficit que genera la gratuidad en la atención médica brindada a ciudadanos bolivianos en Jujuy, el canciller del país vecino, Fernando Huanacuni, anunció que una comisión viajará a la Argentina para así trabajar en la reciprocidad en materia de salud para los argentinos en territorio boliviano.

En este marco, el Ministro de Relaciones Exteriores de Bolivia anunció que se hará “una adecuación” de la “norma interna” del país para así “otorgar atención en reciprocidad para que ciudadanos argentinos gocen de los mismos derechos que los bolivianos” en su territorio.

Al momento del rechazo de la propuesta de un convenio de reciprocidad de atención sanitaria que envió el gobierno de Mauricio Macri luego de la advertencia del ministerio de Salud jujeño en octubre, la administración de Evo Morales argumentó que su estructura legislativa vigente “no podía contemplar” tal acuerdo y por ende, tales prestaciones.

Por ello, el embajador argentino en Bolivia, Normando Álvarez García, anunció que junto a la cancillería del país limítrofe se estaba “trabajando” para llegar a otro entendimiento que establezca las mismas condiciones para argentinos que se vayan a atender a Bolivia, al tiempo que estableció la necesidad de una reunión entre Macri y Morales a concretarse los primeros días de abril.

Ayer, el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, había confirmado el avance en la Legislatura provincial de una iniciativa que contempla el cobro de un coseguro o arancel para los extranjeros que estén de visita en la Argentina y que se atiendan en un hospital provincial.

Por su parte, el jefe de Gabinete, Marcos Peña , calificó de “valiente” la iniciativa y se mostró entusiasmado ante la posibilidad de que “se debata en el Congreso y de que haya “un marco general a todas las provincias”.

El Gobierno argentino había enviado una solicitud para la suscripción de un convenio de reciprocidad en asistencia médica luego de que el gobierno jujeño haya propuesto el cobro a los extranjeros que se atiendan es hospitales públicos del país.

El gobierno de Bolivia rechazó el pedido de reciprocidad que solicitó la administración de Mauricio Macri para que los argentinos que vivan o viajen al país limítrofe puedan atenderse en sus centros de salud al igual que los vecinos pueden hacerlo en Argentina.

El Ministerio de Relaciones Exteriores del país que comanda Evo Morales, envió un comunicado a la embajada argentina en el que descartan la “suscripción de un Convenio en Materia de Asistencia Médica” ya que argumentan que en su sistema de salud “son beneficiarios de la atención integral y protección financiera de salud todos los habitantes y estantes del territorio nacional que no cuenten con algún seguro de salud”.

Enumeró, en el escrito, todas las personas a las que alcanza la atención sanitaria boliviana, pero en ningún caso se hace referencia a ciudadanos extranjeros y mucho menos a argentinos residentes en Bolivia. El gobierno argentino había requerido “los buenos oficios de esa cartera de estado junto al Ministerio de Salud a fin de que los mismos beneficios otorgados a los ciudadanos bolivianos sean aplicados a los nacionales argentinos en territorio boliviano”.

El rechazo del escrito donde el embajador Nomando Álvarez García solicitó la suscripción al convenio de reciprocidad por parte del país limítrofe fue rotundo. Mediante la nota N° 001633 de fecha 8 de febrero de 2018 redactada desde La Paz, el organismo concluyó que su legislación vigente no permite la firma de un acuerdo con estas características.

Cancillería había enviado esta petición en octubre pasado luego de que se conociera la noticia de que el Ministerio de Salud de Jujuy había alertado sobre la problemática situación que genera la cantidad de bolivianos que cruzan la frontera para atenderse en territorio argentino y el déficit que provoca en el sistema de salud provincial.

Es por ello que la administración jujeña había propuesto un proyecto que buscaba que se empiece a cobrar a extranjeros que se atiendan en hospitales públicos de esa provincia, una iniciativa que apunta a que pague el Estado boliviano y no el ciudadano. En este contexto, la diplomacia argentina había enviado la solicitud, que lleva la firma del embajador argentino Álvarez García, al Ministerio de Relaciones Exteriores de Bolivia.