Así lo aseveró su abogado Carlos Broitman. “No sé si será por hambre o qué, pero una o dos lo han atacado. Lo han tenido que vacunar”, aseguró.

 

Según denunció su abogado Carlos Broitaman, el empresario Ibar Esteban Pérez Corradi, condenado por narcotráfico, fue mordido por ratas en su celda de detención en la cárce de Marcos Paz.

“Ya tuvimos la otra vez el tema de las cucarachas, ahora está viviendo con un nido de ratas. No sé si será por hambre o qué, pero una o dos lo han atacado. Lo han tenido que vacunar, porque fue mordido en su celda”, sostuvo el letrado.

En declaraciones radiales, el defensor de Pérez Corradi afirmó que “lo mordieron y empezó a los gritos” el pasado fin de semana en el Complejo Penitenciario Federal, donde se encuentra detenido y “aislado”.

“Tardaron un rato largo en atenderlo. Fue de noche. Es tremendo que una persona, no importa por lo que esté pagando, esté en las condiciones y el lugar en el que lo tienen, que son inhumanos”, acusó Broitman. El abogado reclamó una “solución” al problema y advirtió que denunciará las condiciones de reclusión ante la Justicia.

En mayo pasado, en el marco de un juicio por presunto lavado de dinero, Pérez Corradi había liberado cucarachas de entre sus ropas en medio de la audiencia, por lo que aquella jornada en los Tribunales Federales de Comodoro Py debió ser suspendida.

El empresario, que estuvo prófugo durante varios años, tiene dos condenas en su contra por narcotráfico: a dos años y cinco meses de prisión efectiva por el contrabando de al menos 50 kilos de efedrina desde China e India a través de encomiendas que se enviaron entre junio y julio de 2008; y a siete años por traficar 1.900 kilos de esa misma sustancia pero para ser utilizada como precursor químico en la elaboración de drogas sintéticas por narcos internacionales.

El excontador de los Kirchner pidió regresar al penal de Marcos Paz ya que dice estar incómodo en el calabozo donde se encuentra detenido desde hace 87 días.

 

Luego de pasar 87 días de estar en un calabozo de tres metros por seis donde solo posee una cama, el arrepentido Víctor Manzanares, excontador de Néstor y Cristina Kirchner, pedirá su regreso al penal de Marcos Paz.

Según confirmó su abogado Néstor Herrera, tiene planeado presentar la solicitud este lunes e incluye salir del régimen como testigo protegido. “No es extraño el pedido si se conoce el lugar en el que se encuentra detenido ahora. Está en un calabozo, tiene tres metros por seis, en donde solo posee una cama. No dispone ni de una mesa ni una silla. Lleva 87 días en ese lugar”, aseguró Herrera, en TN.

Como la intención es proteger a Manzanares, no se puede revelar exactamente en dónde está alojado. Sin embargo, su defensor contó que se trata de “un calabozo que es una dependencia oficial de la Policía Federal”. Además, precisó que como “no es común y la mayoría de las personas que se encuentran bajo este régimen están en libertad”, el Estado “no cuenta con un lugar para detención bajo este régimen”.

El contador, que a mediados de abril había contado nuevos detalles del modo en que se trasladaban los bolsos con dinero desde El Calafate a Buenos Aires, le pidió a su abogado que gestionara el trámite lo antes posible.

 

El matarife será alojado en esa penitenciaría una vez que le realicen los estudios médicos en el Hospital Penitenciario que funciona en el penal de Ezeiza.

 

El empresario de la carne Alberto Samid será trasladado a la cárcel de Marcos Paz una vez que le realicen los estudios médicos en el Hospital Penitenciario Central (HPC) que funciona en el penal de Ezeiza, informaron hoy fuentes judiciales.

El traslado se concretará una vez que le realicen todos los estudios médicos que establece el protocolo para determinar en qué condiciones de salud está el detenido y si necesita algún tipo de tratamiento.

Por esa razón las autoridades policiales, no quisieron aventurar día ni horario para el traslado de Samid, quien llegó el martes a la noche a la Argentina desde Belice, donde había sido detenido y expulsado, con intervención de Interpol.

El empresario de la carne que tendrá un monitoreo de 24 horas y así quienes lo custodian tienen que avisar cualquier intento de soborno. Además, será atendido por una nutricionista. Por otra parte, se lo considera un preso conflictivo, por lo que no lo quieren mezclar con la población carcelaria que venga de la política.