Uno de los principales impactos será por los cambios que podrían aparecer con una nueva gestión, es decir, los fiscales y jueces de Tribunales Orales Federales donde hay cinco vacantes y es el lugar donde se definen las causas.

 

El apabullante resultado que obtuvo el Frente de Todos con más del 47% por sobre Juntos por el Cambio, sin lugar a dudas tendría un gran impacto en las causas por hechos de corrupción contra la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner y varios exfuncionarios de su Gobierno, ya que activan prudencia en lo inmediato y expectativa de lo que pueda suceder en la elección de octubre.

En caso de repetirse los resultados de estas PASO en octubre, nos ólo tendrá un impacto en los Tribunales, por las causas de corrupción que se llevan adelante contra el anterior Gobierno, sino contra éste, sino también por los nuevos actores judiciales que podrían aparecer con la llegada de la nueva gestión: desde el jefe de los fiscales hasta jueces de Tribunales Orales Federales donde hay cinco vacantes y es el lugar donde se definen las causas.

De mantenerse así las posiciones en las elecciones y consagrarse el triunfo de la fórmula Fernández – Fernández, la designación de Cristina como vicepresidenta será envuelta en casos de corrupción los cuales en su gran mayoría están en etapa de definición en juicio oral y público.

Este lunes, en Comodoro Py se retomó el juicio por fraude en la obra pública en su contra, etapa donde se definen nulidades, pero está a la espera de fijar fecha en otros juicios tales como la causa dólar futuro, el caso Hotesur y Los Sauces, el presunto encubrimiento de la investigación del atentado a la AMIA y a un paso de ser elevada la de asociación ilícita por el cobro de sobornos por parte de un grupo importante de empresarios que detalló el chofer Oscar Centeno.

Todas las causas se definirán en esa instancia, en el Tribunal Oral y la única que por ahora está en curso es la de fraude en la obra pública puesto que las demás siquiera se sabe cuándo podrá ser el juicio y se habla de 2020 en adelante.

En dicha instancia, hay en la actualidad cinco vacantes (una en el TOF2, dos en el TOF4, una en el TOF5 y una última en el TOF6) y allí la nueva administración sin lugar a dudas podrá ubicar nuevos jueces apurando los concursos.

Lo mismo sucede con el jefe de los fiscales puesto que el actual Eduardo Casal está de manera interina tras la renuncia de Alejandra Gils Carbó y desde el Gobierno nunca se avanzó en designar a un Procurador General de forma permanente: el cargo lo define el Congreso de la Nación y su duración es permanente salvo juicio político.

Por el lado de los jueces, el impacto que podrá tener la llegada de un nuevo Gobierno es en avanzar con la remoción de algunos como suele suceder ante cada cambio de gestión, y allí todas las miradas apuntan al juez federal Claudio Bonadio quien la procesó en todos los expedientes que la tuvo como imputada a Cristina Kirchner: Los Sauces, dólar futuro, cuadernos y el encubrimiento de la AMIA, entre muchas otras.