El fallo fue dictado en la localidad rionegrina de Cipoelleti. La madre del niño aseguró que “hombre tiene atrasos sistemáticos en la cuota y que cada tres meses suele enviar algo de dinero”.

 

En la localidad riojana de Cipolleti, un Tribunal de la Familia le prohibió a un hombre el ingreso a casinos de las provincias de Río Negro y Neuquén por el incumplimiento reiterado del pago mensual de cuota alimentaria obligatoria.

El sujeto asegura no tener dinero para la cuota de su hijo, sin embargo, la madre del menor asegura que el hombre es habitué a fiestas y a las apuestas.

La madre denunció que el “hombre tiene atrasos sistemáticos en la cuota y que cada tres meses suele enviar algo de dinero. Él se justifica en que no consigue un trabajo formal, pero aparentemente tiene un empleo informal, por lo que no surgen registros de su salario”. Además, durante su relato, la mujer dijo saber dónde trabaja y afirmó que es cliente de bares y casinos.

La defensora Valeria Consigli explicó que la intención de la medida es asegurarle al niño “el abono del concepto de alimentos que se hubiera acordado y homologado en el año 2017 y que su padre no cumplía en tiempo y forma. Si bien el hombre abona algunos meses la cuota, lo cierto es que mantiene un atraso sistemático. El fin que buscamos es asegurar que el progenitor cumpla con su obligación alimentaria”.

La Justicia cipoleña informó que el magistrado del fuero de Familia solicitó a las salas de juego de Río Negro y Neuquén la prohibición de ingreso al padre incumplidor y envió los oficios correspondientes a los locales con el detalle de la medida. La disposición tiene carácter preventivo y su vigencia se mantendrá hasta que se asegure el cumplimiento del pago

 

El hombre que tiene tres autos, entre ellos un BMW, tiene una demanda por unos $400 mil.

 

En Bragado, la Justicia ordenó retener y suspender la licencia de conducir de un hombre hasta que este no salde la deuda alimentaria que tiene con sus tres hijos.

La jueza Laura Andrea Pérez que lleva la causa señaló que el demandado tiene un auto BMW, una camioneta Volkswagen Amarok y un auto Opel de la década del 70 pero que, pese a tener vínculo con sus hijos, nunca pagó la cuota y se estima una deuda de no menos de $400 mil.

Según consigna Clarín, la decisión de la magistrada se basa en que el Estado “debe obligarse a cumplir con absoluta prioridad el ejercicio de los derechos de las niñas, niños y adolescentes con una tutela judicial efectiva en tiempo útil”. A partir de eso, resolvió la suspensión y retención del registro de conducir del demandado.

Ya en 2014 se intimó al padre de los chicos a que cumpliera con la deuda alimentaria. La judicialización de esa deuda había empezado en 2010, sostuvieron las fuentes. Entre otras deudas, se deben cerca de $20.000 de la matrícula de la escuela de uno de los menores y esa misma suma a la distribuidora de gas, que suspendió el servicio en la casa en la que viven la demandante y dos de sus hijos.

Desde el entorno de la demandante afirmaron que el padre de los tres chicos había sido inhibido de salir del país en octubre de 2015, prohibición que sigue vigente. A la vez, por estar en el registro de morosos alimentarios de la Provincia, no iba a poder renovar el registro de conducir al momento de su vencimiento, en 2021.

Pero la jueza Pérez estableció que se suspendiera y retuviera la licencia desde ahora y hasta tanto se complete el pago de la deuda. Según las fuentes consultadas, la medida puede ser apelada por el demandado pero, al tratarse de una cautelar, entraría en vigencia apenas se notifique al demandado y a la Dirección de Tránsito.