Diego Bialolenkier, uno de los acusados por la muerte de la legisladora, había propuesto realizar tareas comunitarias por dos años para evitar el juicio oral.


El Tribunal de Casación define hoy si le otorga el beneficio de la probation al endoscopista Diego Bialolenkier, uno de los dos responsables que serán juzgados por la muerte de la periodista y legisladora porteña Débora Pérez Volpin.

Bialolenkier había propuesto realizar tareas comunitarias por dos años para evitar el proceso, pedido que fue rechazado por el Tribunal Oral y apelado por la defensa. Todo indica que Casación rechazará la apelación.

El juicio contra Bialolenkier y la anestesista Nélida Inés Puente comenzará el 10 de junio y finalizará el 28 del mismo mes. Ambos profesionales pertenecen al staff del Sanatorio La Trinidad de Palermo y se encuentran procesados y embargados por el delito de homicidio culposo en grado de coautores, por lo que enfrentan una pena de 1 a 5 años de prisión, más un accesorio de 5 a 10 años de inhabilitación para ejercer la actividad médica.

El inicio será el 10 de junio y hasta el 28, se juzgará a los médicos. Casación define este martes si le otorga al endoscopista, Diego Bialolenkier, el beneficio de la probation.

 

El 10 de junio comenzará el juicio contra el endoscopista Diego Bialolenkier y la anestesista Nélida Inés Puente, acusados por la muerte de la periodista y legisladora porteña Débora Pérez Volpin.

El juicio contra los dos médicos comenzará el 10 de junio y finalizará el 28 del mismo mes. Ambos profesionales pertenecen al staff del Sanatorio La Trinidad de Palermo se encuentran procesados y embargados por el delito de homicidio culposo en grado de coautores, por lo que enfrentan una pena de 1 a 5 años de prisión, más un accesorio de 5 a 10 años de inhabilitación para ejercer la actividad médica.

VER: A un año de la muerte de Débora Pérez Volpin: ¿cómo sigue la causa judicial?

Sin embargo, esta semana Casación deberá confirmar si le otorga el beneficio de la probation a Bialolienker, que había propuesto realizar tareas comunitarias por dos años para evitar el proceso, pedido que fue rechazado por el Tribunal Oral y apelado por la defensa. Lo que trascendió fue que la decisión de la Cámara será rechazar el pedido del endoscopista.

Los estudios complementarios de la autopsia de la periodista y legisladora revelaron lo ocurrido en los 20 minutos fatales de la endoscopía y cómo se intentó salvarla.


A más de dos meses de la muerte de Débora Pérez Volpin, los estudios complementarios de la autopsia revelaron qué pasó en esos 50 minutos que transcurrieron entre el ingreso al quirófano y el fallecimiento de la periodista y legisladora porteña.

El informe, revelado por Clarín, cuenta con una “secuencia fáctica de los hechos” durante la video endoscopía digestiva alta (VEDA) que se hizo Pérez Volpin.

“17:20 horas se da inicio al procedimiento instrumental endoscópico. Tiempo en el que se produce una solución de continuidad por efracción de la mucosa esofágica (cara anterior a 4,5 cm. por debajo de la orquilla epiglótica). Pasaje de gas al mediastino con neumomediastino, neumopericardio y neumotórax bilateral”.

Esto significa que se produjo una lastimadura en la superficie del esófago que hizo que el gas ingresara al corazón y al mediastino.

“Le sigue la infiltración gaseosa por barotrauma de planos musculares y subcutáneos de tórax. Se produce una desaturación de 99% a 90% advertida por la anestesióloga. Efisema subcutáneo ascendente de tórax, cuello y cara. Aumento de presión de la vía digestiva que produce efracciones múltiples de la mucosa gástrica por distensión, pasaje de gas a la cavidad conformando un neumoperitoneo”.

Acá se describe el trauma generado por la presión del gas.

“En ese tiempo se produce la infiltración hemorrágica del epiplón menor. Líquido serohemático libre en cavidad peritoneal (200 ml.) por pasaje desde el estómago lesionado, siguiendo la vía de pasaje que lo hiciera el gas. Evolución al paro cardiorrespiratorio a las 17:25 horas. Se inicia RCP, aumentando la presión en el tracto digestivo, sin respuesta a maniobras básicas y avanzadas. Se constata el fallecimiento a las 18:15 hs.”

Tras los detalles de la muerte de Pérez Volpin, se enumeraron los intentos por salvarla:

“Se inician maniobras de reanimación avanzadas que incluyeron drogas vasoactivas (adrenalina y atropina, dexametasona 8 mg) ventilación con máscara facial con oxígeno al 100% y masaje cardíaco. Se da de inmediato la alarma al equipo de cardiología y UTI, quienes colaboran en la reanimación”.

“Se decide realizar intubación orotraqueal, que no resulta factible por alteración de la anatomía, colocándose una máscara laríngea, obteniéndose adecuada ventilación y recuperación de la oximetría (99%). Se mantiene las maniobras de reanimación avanzadas, sin lograr recuperación de ritmo cardíaco (se mantuvo en asistolia durante toda la reanimación), hasta las 18:15 hs. momento en que se decide suspender las maniobras, constatándose óbito”.

El informe revela además que las chances de sufrir una perforación en el esófago en estos procedimientos son muy bajas: “El riesgo de perforación que se ha publicado en la última década con endoscopia flexible es del 0,006% al 0,06%”.

Cuando sucede, sin embargo, puede ser fatal: “Las perforaciones esofágicas han sido reconocidas desde hace mucho tiempo como la causal de altas tasas de morbilidad y mortalidad”, sostiene el estudio.

El Cuerpo Médico Forense señala que el fallecimiento de la periodista tiene “relación directa a una perforación instrumental del esófago” y posterior ingreso de aire.

El informe final de la autopsia de la periodista y legisladora porteña Débora Pérez Volpin detalló las causas por las que falleció en el Sanatorio de la Trinidad de Palermo mientras se realizaba una endoscopía el 6 de febrero de este año.

El escrito elaborado por el Cuerpo Médico Forense señala al comienzo: “Las causales de fallecimiento de Débora Denise Pérez Volpin están en relación directa a una perforación instrumental del esófago torácico, seguido de insuflación que provocaron: neumomediastino, neumopericardio, neumotórax bilateral y enfisema subcutáneo de cara y cuello”.

El informe aclara que “no se han detectado patologías preexistentes de causas: inflamatorias, infecciosas, vasculares y/o neoplásicas, idóneas para producir o contribuir con la muerte”, dato que contradice algunas declaraciones que llegaron desde el sanatorio tras el fallecimiento de Pérez Volpin.

La autopsia reveló finalmente que “el tiempo de sobrevida, luego de producido el barotrauma, se estima en menos de 10 minutos”. Y concluye: “se trata de una muerte violenta”.

Se conocieron algunos datos de los resultados que se presentarán oficialmente esta tarde que revelan cómo murió la periodista y legisladora.

Según adelantó Clarín, una perforación en el esófago combinada con el suministro de aire durante la práctica de la endoscopía resultaron factores decisivos en la crisis que sufrió Débora Pérez Volpin y que finalmente desembocaron en su muerte. Esto se desprende del informe definitivo de la autopsia, del que trascendieron algunos datos aunque se presentará oficialmente en la tarde de este miércoles.

Según la información trascendida, el estudio de anatomía patológica practicado sobre el cuerpo de la periodista confirma una perforación en el esófago a cinco centímetros del hueso hioides. Tras la perforación, el aire del endoscopio provocó un enfisema subcutáneo, es decir, una condición ocasionada por la penetración de aire en los tejidos subcutáneos. El aire también llegó al tórax y a la cavidad peritonea.

Fuentes del caso indican que se deberá investigar una posible «cadena de errores médicos» que podrían haberse iniciado incluso antes de la internación en la Trinidad de Palermo.

La familia de la periodista fallecida el martes 6 de febrero de este año ofrecerá una conferencia de prensa este miércoles a las 15 horas en la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires.

El periodista Enrique Sacco convocó a la prensa a la Legislatura Porteña.


La familia de la periodista fallecida Débora Pérez Volpin dará una conferencia de prensa este miércoles a las 15 en la Legislatura Porteña para informes sobre el avance de la investigación.

Ayer se conoció que el juez Gabriel Ghirlanda renunció a la subrogancia del Juzgado en lo Criminal y Correccional N°57 y por tanto la causa quedó sin magistrado a cargo hasta que el Consejo de la Magistratura designe oficialmente a Carlos Bruniard, del juzgado N°50, como nuevo subrogante.

Por otra parte, el Cuerpo Médico Forense citó a las partes para firmar el informe de la autopsia del cuerpo de la periodista, que determinaría que la muerte fue provocada por las lesionas causadas durante la endoscopía que le realizaron en el sanatorio La Trinidad de Palermo.

 

 

El magistrado Gabriel Ghirlanda presentó su dimisión a la subrogancia del Juzgado Criminal y Correccional Nro. 57. En principio, su decisión fue aceptada por el Consejo de la Magistratura, por lo cual ha dejado de estar al frente del caso.


A más de dos meses de la muerte de Débora Pérez Volpin, este martes renunció el juez que investigaba el caso. La dimisión de Gabriel Ghirlanda se tratará, oficialmente, en el plenario del Consejo de la Magistratura de la Nación el próximo jueves a partir de las 9.

En ese mismo encuentro nombrarán como reemplazante al frente del Juzgado 57 al magistrado Carlos Bruniard, actualmente juez correccional Nro. 50. Mientras tanto, ya fuera de la subrogancia, Ghirlanda seguiría en su cargo oficial al frente del Juzgado Nacional en lo Crimanal y Correccional N°52.

El Cuerpo Médico Forense citó para mañana a los peritos de parte para firmar el informe de la autopsia del cuerpo de la periodista, que determinaría que la muerte fue provocada por las lesionas causadas durante la endoscopía que le realizaron en el sanatorio La Trinidad de Palermo.

El miércoles próximo se conocerán los resultados definitivos de la autopsia.

Dos meses se cumplieron de la trágica muerte de la periodista y legisladora porteña Débora Pérez Volpin, que generó conmoción entre el público y sus colegas. Mientras se espera el informe final de la autopsia, que se presentará el miércoles que viene, las redes fueron el espacio para recordarla con el hashtag #justiciaporDébora

«Además del dolor y la tristeza elijo los más lindos recuerdos del hermoso tiempo juntos que nos dan fuerza y coraje para hacer todo por conocer la verdad. Ya es hora de saber qué pasó. Basta de demoras. Solo la verdad nos traerá paz», escribió el periodista Enrique Sacco, su última parreja.

«Te extraño todos los días. Te recuerdo a cada instante. Contra los que quieren embarrar la cancha, para evitar saber que te pasó. Hoy más que nunca #JusticiaPorDébora», fue el mensaje de su excompañero Marcelo Bonelli.

Los resultados del informe final confirmarían lo que se estableció en la primera autopsia. Que la muerte de Pérez Volpín tuvo que ver con las maniobras instrumentales endoscópicas practicadas en las vías digestivas y que el cuerpo presentaba lesiones en el esófago y el estómago. La causa está caratulada como «homicidio culposo», consignó TN

Luego de que la familia denunciara que la causa estaba «paralizada», esta semana declararán cinco personas presentes en la endoscopía de la periodista y legisladora.


A casi dos meses de la muerte de Débora Pérez Volpin, el juez Gabriel Ghirlanda comenzará a tomar declaraciones testimoniales al personal médico presente el día de la endoscopía que derivó en el fallecimiento de la legisladora porteña y periodista.

El magistrado tomará entre esta semana y la siguiente declaración testimonial a 21 personas por el hecho ocurrido el 6 de febrero pasado en el Sanatorio Trinidad de Palermo.

Las citaciones llegaron luego de que la familia, a través del abogado Diego Pirota, presentara un escrito para que se tomen medidas. Desde la querella dudan de que el elemento entregado por la clínica sea el mismo que se usó para el procedimiento.

Por otra parte, en estos días llegará a manos de Ghirlanda el informe completo de la autopsia. En su etapa preliminar, los peritos indicaron que encontraron lesiones en el esófago y estómago de Pérez Volpin, producto del procedimiento. Los principales apuntados son la anestesista, Nélida De La Puente, y el endoscopista, Diego Bialolenkier.

El abogado querellante insiste en su pedido para que declaren como testigos 21 empleados del sanatorio La Trinidad de Palermo.

A más de 1 mes de la muerte de la periodista y legisladora, Débora Pérez Volpin, su familia denuncia que la causa está «paralizada» por la falta de avances en la investigación. Así lo expuso el letrado Diego Pirota, que insistió en que se haga lugar a su pedido de que declaren como testigos 21 empleados del sanatorio La Trinidad de Palermo.

Pérez Volpin murió el 6 de febrero en el centro de salud luego de someterse a una endoscopia, estudio que le habían ordenado hacer después de que se presentara en el sanatorio por sufrir dolor abdominal. Por esta causa son investigados la anestesista Nélida de la Puente y el endoscopista Diego Bialolenkier.

La querella pidió a la fiscal a cargo de la investigación, Nancy Olivieri el pedido para que sean citados a declarar como testigos 21 empleados de La Trinidad de Palermo. Entre ellos están la jefa, la subjefa y la técnica anestesista del quirófano de la clínica, así como a cinco instrumentadoras que estaban en el lugar y que asistieron a las maniobras de reanimación de la ex conductora de Arriba Argentinos.

Según consigna una nota de TN, la familia de Débora está convencida de que la muerte de la periodista fue por una causa vinculada al estudio y el abogado apuntó a la anestesista. Pirota cree que la médica «no eligió el mecanismo aconsejado de reanimación, al momento de desatarse la crisis».

Los resultados preliminares de la autopsia indicaron que el cuerpo presentaba lesiones en el esófago y el estómago que habrían sido causadas por el endoscopio. En esta línea la querella presentó un escrito en el que afirman que no están seguros que el dispositivo entregado por La Trinidad sea el mismo que se usó en el estudio. La causa fue caratulada como «homicidio culposo» y se esperan los resultados de los estudios microscópicos para confirmar la antigüedad de las lesiones.