Tras una investigación de dos años, se indicó que “no hay pruebas” para hablar de una manipulación de las elecciones de 2016.

 

Tras una investigación de dos años, la Justicia de Estados Unidos concluyó que no hay elementos probatorios de conspiración entre el equipo de campaña del presidente Donald Trump y Rusia durante las elecciones de 2016.

“La investigación del fiscal especial no demostró que la campaña de Trump ni nadie vinculado con ella conspirara o se coordinara con Rusia para influir en las elecciones presidenciales estadounidenses de 2016”, explicó el fiscal general de Estados Unidos, Bill Barr, sobre el trabajo del fiscal especial Robert M Mueller.

Mueller comenzó en mayo de 2017 su investigación, que también examinó las finanzas de Trump y la posibilidad de que el presidente pueda haber obstruido la Justicia, e imputó a 34 personas, incluidos seis exasesores del mandatario.

La semana pasada, la Cámara de Representantes de Estados Unidos votó de manera unánime a favor de que se haga público el informe de Mueller, y el propio Trump afirmó que no le importa que el documento se desclasifique. “Que salga a la luz. Que la gente lo vea”, aseguró el mandatario, sobre la investigación que calificó de “caza de brujas” e “ilegal”.

El trabajo de Mueller terminó en cargos contra el ex jefe de campaña de Trump, Paul Manafort, y la mano derecha de este, Rick Gates; y contra un ex asesor del entonces candidato republicano, George Papadopoulos. También fueron imputados el exabogado de Trump, Michael Cohen; su primer asesor de Seguridad Nacional en la Casa Blanca, Michael Flynn; y el ex colaborador del presidente, Roger Stone.

De los 34 sospechosos imputados, 26 son de nacionalidad rusa, y Mueller también golpeó a tres compañías de Rusia, entre las que figura Internet Research Agency, acusada de lanzar “una guerra informativa” en las redes sociales para dividir a la sociedad estadounidense.

 

El Tribunal Electoral provincial pidió informes a los Ministerios de Salud y Educación para evaluar la situación.

A raíz de las 11 víctimas fatales por el hantavirus y las más de 100 personas afectadas que se encuentran aisladas para evitar la propagación de la enfermedad, el Partido Justicialista de Chubut pidió suspender las elecciones locales.

“Claramente, eso es competencia de la autoridad sanitaria, la nuestra es una competencia estrictamente técnico-electoral, y esperamos que cuanto antes nos informen para tomar las decisiones”, explicó el presidente del Superior Tribunal de Justicia y presidente del Tribunal Electoral de Chubut.

La autoridad electoral provincial solicitó información al Ministerio de Salud y Educación respecto a la situación que podría llevar a suspender los comicios en la provincia, como pidió el peronismo.

A principio de mes, el apoderado del PJ provincial ya había pedido la nulidad del proceso electoral en Chubut, después de que el gobernador Mariano Arcioni dispuso que las elecciones para cargos provinciales se desdoblen del calendario nacional.

La provincia del sur desdobló su elección de la nacional por lo que las Primarias serán el 7 de abril para elegir a los precandidatos a gobernador, vice, diputados provinciales, intendentes y concejales. En tanto, el 9 de junio es la fecha elegida para las generales.