Se le atribuyen 318 hechos de estafa y cuatro de lavado.


La jueza federal María Servini procesó al empresario Enrique Blaksley Señorans por los delitos de lavado de dinero y estafa, así como a otros integrantes de la financiera Hope Funds.

Blaksley está sospechado de una defraudación calculada por la fiscal del caso, Alejandra Mangano, en 1500 millones de pesos y que involucró a al menos 2230 damnificados. El financista fue procesado por 318 hechos de estafa y cuatro de lavado.

La magistrada ratificó la prisión preventiva de Blaksley y todos sus socios. El financista se encuentra detenido en el complejo penitenciario de Ezeiza, bajo el mismo protocolo de seguridad de el ex ministro de Planificación Julio De Vido.

Servini también procesó al socio de Blaksley en el directorio de Hope Funds, Federico Dolinkué con prisión preventiva y un embargo de 1833 millones; a Alejandro Miguel Carozzino, gerente administrativo del entramado de firmas vinculadas a Blaksley y a Verónica Vega, cuñada de Blaksley, a la que también se le dictó la prisión preventiva.

Al empresario, conocido como el “Madoff argentino”,  ya le habían embargado 10 departamentos de lujo en Panamá.

El empresario Enrique Blaksley, conocido como el «Madoff argentino», fue detenido este martes a la mañana en su casa de Pacheco. Lo acusan de múltiples estafas a inversionistas que buscaban con su dinero incursionar en emprendimientos productivos.

Según constató Clarín, la jueza María Servini de Cubría, también libró órdenes de detención para otras 3 personas: Verónica Inés Vega, Federico Armando Dolinkue y Alejandro Miguel Carozzino. Y citó a declarar a 14, entre ellos 3 familiares de Blaksley.

«Se les imputa haber formado parte de una organización -liderada por Enrique Juan Blaksley Señorans- destinada a captar millonarias sumas de dinero de distintos ahorristas/inversores […] ofreciendo para ello tasas muy superiores a las del mercado», dice la causa.

«Así, al menos, se han podido captar fondos por $ 550.678.556,66 sin la intención de restituirlos a los inversores ni de aplicarlos a inversiones consistentes con los plazos de devolución allí dispuestos», se detalla en la acusación. También se imputa la reinserción de activos de origen ilícito en el mercado por montos que superaron los US$ 5.000.000 y $ 16.000.000.