Esteban González, el hombre que atacó al taxista Jorge Alberto Gómez, quedó detenido investigado por “homicidio agravado”, por lo que podría recibir la pena de perpetua.

 

Tras la muerte del taxista Jorge Alberto Gómez, quien permanecía internado desde el miércoles por la noche tras la golpiza, el agresor Esteban González fue detenido nuevamente este sábado luego de haber sido liberado.

Esteban González Zablocki, detenido e imputado por el crimen del taxista en Ensenada, podría recibir una pena de cadena perpetua por el salvaje asesinato a golpes. El juez de garantías de La Plata Juan Pablo Massi, a cargo de la causa, explicó que esa es una de las posibilidades, pero que igualmente todavía “falta mucho”.

El magistrado aseguró que se agravó la situación procesal del hombre que arremetió a golpes y patadas contra el taxista. A su vez, indicó que inicialmente estaba imputado por “homicidio en grado de tentativa” y que ahora es investigado por “homicidio agravado”, por lo que podría recibir la pena de perpetua.

Luego de la despedida del taxista, familiares y amigos iban a realizar una marcha este lunes, sin embargo, el fiscal los recibirá y la marcha se realizará este martes.

¿Qué ocurrió?

El taxista fue atacado cuando circulaba por las calles 126 y 50 de Ensenada, tras lo cual fue internado en el hospital de Cañuelas, donde los médicos le diagnosticaron muerte cerebral. De acuerdo con los investigadores, Gómez mantuvo una discusión de tránsito con Esteban González, conductor de una camioneta Amarok, quien descendió del rodado y le aplicó golpes en la cabeza y el cuerpo.

¿Quién es Esteban González, el agresor?

Es un joven karateca de 27 años. también está siendo investigado también en una causa en la ciudad de Mar del Plata por golpear ferozmente a un amigo. El hecho habría ocurrido en el año 2013 y al agresor se le inició una causa que tramita la fiscalía de Composición Temprana de Conflictos, por una feroz golpiza que le propinó en su momento a un amigo con el que había viajado a la ciudad balnearia.

Jorge Alberto Gómez, de 52 años, quien fue trasladado al Hospital Cuenca Alta de Cañuelas, está en coma.

 

Un taxista se encuentra internado en grave estado luego de ser salvajemente golpeado durante una discusión de tránsito en Ensenada. La brutal agresión se produjo el pasado lunes a las 6:00 en el cruce de las calles 136 y 50, en la zona del dique del Canal Santiago, en el sur del Conurbano bonaerense.

Se trata de Jorge Alberto Gómez, de 52 años, quien discutía con otro hombre cuando el conductor de la camioneta se bajó de su vehículo y comenzó a golpearlo hasta que lo derribó, mientras que siguió agrediéndolo en el piso.

“Se subió al auto, hizo tres metros y se desvaneció. Después llegó al hospital en coma y no se despertó. Está en estado crítico, en terapia. Tiene una hemorragia muy importante en la cabeza”, contó Guadalupe, una sobrina de la víctima, al canal Todo Noticias (TN).

En tanto, Gómez fue atendido en un primer momento en el Hospital Zonal General Agudos Horacio Cestino, de Ensenada, y luego trasladado al Hospital Cuenca Alta de Cañuelas. “La médica nos dijo que se le habían reventado las arterias del cerebro. Si no despierta, queda con muerte encefálica”, agregó la joven.

En cuanto al agresor, luego de la salvaje golpiza escapó del lugar, por lo que la Policía Bonaerense se encontraba trabajando para poder identificarlo y proceder a su detención.

 

La causa está caratulada como «averiguación de muerte». El cabo segundo apareció ahorcado y con las manos atadas.


La Justicia investiga la muerte del cabo segundo Eduardo Nicolás Molini, quien apareció ahorcado y con las manos atadas en un galpón de la Escuela Naval Militar de Río Santiago, ubicada en Ensenada.

El cuerpo fue descubierto por personal del presio cerca de las 13 de este martes. El marino estaba colgado de una cuerda que le apretaba el cuello y con sus manos atadas por detrás de la espalda.

La UFI 6 de La Plata solicitó la participación del gabinete de homicidios e instruyó a la Prefectura Naval Argentina, con el respaldo de Policía Científica de Seguridad, para peritar el lugar.

La causa está caratulada como «averiguación de muerte», aunque la atadura de manos inclinaría las hipótesis hacia el homicidio.