La arquitecta Gabriela Medrano Viteri y su pareja, el artista Felipe Zegers, habían estado 44 horas detenidos en abril, durante el Congreso de la Lengua en Córdoba.

 

Luego de dos meses de haber estado detenidos, acusados de terroristas, la Justicia argentina sobreseyó a los turistas chilenos, la arquitecta Gabriela Medrano Viteri (36) y su pareja, el publicista y artista plástico Felipe Zegers Risopatrón (39).

Ambos habían participado de las actividades paralelas al Congreso de la Lengua en Córdoba y antes de retirarse en el hotel dejaron una valija que suponía ser un artefacto explosivo. Sin embargo, el juez federal de Córdoba Miguel Hugo Vaca Narvaja cerró la causa y sobreseyó a la pareja al considerar en el fallo que “los efectos secuestrados en el hotel ubicado en calle Belgrano nro. 131 de esta ciudad –donde se alojaron los encartados- no se encontraban destinados a la preparación de explosivos sino que formaban parte de una instalación artísticaque los mismos habían presentado en el contracongreso ‘Malas Lenguas’ realizado en esta Ciudad de Córdoba”.

Medrano Viteri y Zegers habían sido detenidos el 31 de marzo pasado en su arribo a Buenos Aires desde Córdoba, porque los empleados del hotel donde se alojaron en la capital de esa provincia detectaron un aparato que les resultó sospechoso en la habitación 704 que ellos habían ocupado ese fin de semana.

Los artistas chilenos luego explicaron que, como temían que generara alerta en el aeropuerto, lo abandonaron en el hotel, sin avisar a los empleados del lugar. Y que se trataba de una caja que emitía los sonidos que contenían el mensaje de la obra de arte. Así, la pareja estuvo 44 horas detenida e incomunicada. Incluso fue trasladada a Córdoba sin dar aviso a ningún allegado. Y nadie les explicó a ellos los motivos por los cuales estaban en esas condiciones.

 

La Policía hizo la presentación de 7 nuevos “agentes” que serán asignados a sus futuros guías para encarar el adiestramiento.

 

La Policía Federal Argentina (PFA) presentó a siete nuevos perros que se sumarán al grupo de canes que buscan explosivos, drogas, dinero y personas extraviadas, informaron fuentes de la fuerza.

Los siete “agentes” son cachorros de raza labrador, de color arena y negros, que nacieron entre el 31 de marzo y 1 de abril y que fueron llevados al despacho del jefe de la PFA, comisario Néstor Roncaglia, por los veterinarios y futuros adiestradores.

A los 60 días de nacimiento serán asignados a sus guías, quienes tendrán a su cargo su cuidado y estimulación necesaria para luego encarar el adiestramiento en las distintas disciplinas de búsqueda que se requiera, pudiendo ser para búsqueda de personas, armas y explosivos, de rastros, restos humanos o acelerantes del fuego para averiguación pericias de incendios.

Los animales pertenecen a la Dirección Nacional de Cinotecnia del Ministerio de Seguridad, que coordina la planificación del adiestramiento y se encarga de la distribución de los canes entrenados para las cuatro fuerzas federales de seguridad: PFA, Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), Gendarmería Nacional y Prefectura Naval Argentina.

En la presentación, también estuvieron presentes la madre de los cachorritos, llamada Clementina y experta en búsqueda de explosivos, y el papá, Theo, que se encarga de olfatear si alguien lleva escondida gran cantidad de divisas, dijeron las fuentes policiales.

Uno de los cachorros fue bautizado “Chacho”, en honor al entrenador de Racing, Eduardo Coudet, que se coronó campeón de la Superliga, y dos hembras recibieron los nombres de “Malvinas” y “Soledad” en alusión a las islas del Atlántico Sur.

 Volvé a ver Será Justicia sobre el adiestramiento de los canes de la Policía Federal Argentina (PFA)»