La víctima sufrió un paro cardíaco y fue intervenida quirúrgicamente. El detenido es un vecino de 21 años.

El delincuente ingreso a primera hora de la mañana por una puerta lateral de la vivienda, a robar mientras sus ocupantes dormían. La habitación de Morena, de 7 años, fue lo primero que encontró en su camino mientras robaba. Según se pudo saber, le tapó la boca para que no gritara mientras trataba de violarla y, como ella lo reconoció, la apuñaló once veces.

El pedido de auxilio de la nena despertó a los padres justo cuando el delincuente escapaba del lugar. “Fue un solo grito el de mi hija y no me lo puedo sacar de la cabeza”, explicó esta mañana en TN Flavia, su mamá y agregó: “Si ella no gritaba la encontraba muerta en su cama”.

La nena recibió puntazos en la espalda, el pecho y los brazos. Fue trasladada al Hospital Mi Pueblo. Tuvo un paro cardíaco, fue intervenida quirúrgicamente y ahora se encuentra estable pero su estado es delicado.

El agresor, es un vecino de la familia de 21 años que fue detenido por la policía unas horas después. Su mamá entregó los elementos robados, la ropa ensangrentada y el cuchillo que usó para lastimar a la nena.

La madre de Morena pudo verlo unos segundos apenas cuando se lo llevaban en el patrullero y lo increpó: “Le pregunté por qué le hizo eso a mi hija y me sonrió”, sostuvo indignada. El detenido quedó imputado en una causa por tentativa de homicidio tras ilícito.

La madre del menor descubrió la relación a través de una serie de chats subidos de tono entre la docente y el joven.


Una mujer denunció a una profesora de folklore de la Universidad Nacional Antonio Jauretche (UNAJ) de Florencio Varela, por el presunto abuso sexual de su hijo de 16 años.

La imputada tiene 43 años y habría mantenido la relación clandestina desde que el chico tenía 15 años. La madre, llamada Giselle Pimentel, descubrió la relación luego de revisar el teléfono del menor.

En esa búsqueda descubrió una conversación subida de tono que el menor había tenido con su profesora de folklore, una mujer que era amiga suya y de su familia.. Al otro día exigió a su hijo que le contara la verdad y el menor relató varios encuentros sexuales.

“En agosto del año pasado estaban preparando un viaje a Córdoba, donde tenían una competencia de baile. Con esa excusa, la profesora invitó a mi hijo y a otros integrantes del ballet juvenil a comer unas pizzas, jugar a la Playstation y pasar la noche en su casa, justo cuando su marido estaba de viaje. Yo jamás sospeché nada porque le tenía plena confianza”, relató a Diario Popular.

“En medio de la noche, cuando algunos de los chicos dormían y otros jugaban a los videojuegos, se llevó a mi hijo a su pieza para charlar. Comenzó a contarle que estaba pasando un mal momento con su esposo y, mientras dialogaban, comenzó a hacerle masajes. Preparó todo el terreno hasta que le dijo que ella iba a ser su ‘primera vez’”.

Según la mujer,”esa noche tuvieron sexo. A partir de ese día (la acusada) comenzó a generar distintas situaciones para que los integrantes del ballet se queden a dormir en su casa, siempre cuando no estaba su marido”.

La madre del alumno se acercó a una fiscalía local e hizo una denuncia penal por “abuso sexual”, que recayó en la Unidad Funcional de Instrucción N° 8 de Florencio Varela.