Desde la morgue del hospital se confundieron e hicieron mal la entrega del cuerpo a los familiares. La directora de la institución de salud fue desplazada, y se separó del cargo a cuatro empleados.

 

Una familia veló y sepultó en el cementerio de Monte Grande el cuerpo de una persona que resultó no ser su pariente, tras un error en la morgue del Hospital Francisco Javier Muñiz, ubicado en Parque Patricios.

La confusión del Muñiz incluye a dos mujeres que habían fallecido en los últimos días. Una de ellas, Sandra Ávalos, había muerto en el centro de salud el viernes 5 de julio. Sin embargo, la cochería que había contratado su familia retiró el otro cuerpo. Los familiares no advirtieron la equivocación ya que el velatorio fue a cajón cerrado.

“Identificamos el cuerpo, pero mientras hacíamos los trámites para la entrega, ingresó a la morgue del hospital otro cuerpo al que también reconocieron sus familiares”, contó una prima de Sandra a la prensa, según La Nación.

La familia de la otra mujer fallecida está también esperando que la Justicia identifique los cuerpos para retirar el cadáver de la morgue del Muñiz. A su vez, denunciaron que la directora del hospital no los recibió y se habría limitado a indicar a los jefes de guardia que le informaran que el cadáver de Sandra había sido enterrado en Monte Grande.

Además, de la investigación, se habría aceptado la renuncia de la directora del hospital, Mabel Noguera, y se separó del cargo a cuatro empleados del Muñiz. En la causa interviene la Fiscalía en lo Criminal y Correccional Nº 57.