El líder de Camioneros dijo que, por ahora, no está previsto que se sume al nuevo Frente Sindical.

La salida de Juan Carlos Schmid de la CGT sorprendió al mundo sindical y político el fin de semana. Al respecto, Hugo Moyano contó este lunes que ya había escuchado que el titular del gremio de Dragado y Balizamiento tenía pensado dejar su cargo y lo adjudicó a la situación actual que vive la central obrera.

“Estaba con algún problemita de salud, estuve hablando con él. No es una situación muy cómoda estar en esta CGT, no pudiendo ejercer plenamente las decisiones que se están reclamando desde abajo, por eso se ha retirado”, sostuvo Moyano.

En una nota con radio La Red, el líder de Camioneros negó que Schmid vaya a sumarse al nuevo Frente Sindical lanzado días atrás, aunque tampoco lo descartó hacia el futuro.

El líder Camionero además habló sobre la “nueva alternativa peronista que encabezan Juan Manuel Urtubey, Sergio Massa, Miguel Pichetto y Juan Schiaretti. En ese sentido, dijo que sentiría a charlar con todos menos con el gobernador salteño.

Además desde el gremio, advirtieron acerca de posibles movilizaciones y analizan realizar un paro general.

El sindicato de Camioneros, que lidera Hugo Moyano, apeló el fallo judicial que dispuso el embargo de las cuentas del gremio por más de mil millones de pesos. Además, el secretario adjunto Pablo Moyano advirtió sobre posibles movilizaciones y aseguró que evalúan realizar un paro general.

La multa es ridícula, no tiene sentido“, insistió Moyano tras calificar la medida de la Justicia como parte de un “ataque permanente” a la asociación de camioneros. Según consigna TN.com.ar, fuentes judiciales indicaron que la apelación se presentó esta mañana ante la Cámara Nacional del Trabajo y que la definición se conocerá en unos días.

El juez laboral José Ignacio Ramonet ratificó la multa millonaria determinada por el Ministerio de Trabajo, que comprende 810 millones de pesos por incumplir una medida cautelar en diciembre del año pasado, más 270 millones por intereses además de embargar cuatro cuentas bancarias de Camioneros. En el caso de que la Justicia rechace la apelación, el Gobierno podría acudir a la Corte Suprema.

“No firmamos la reforma laboral, no firmamos el 15%, no firmamos el convenio colectivo nuestro a la baja y hay que salir a atacar al que hoy es el gremio más importante del país y a uno de los dirigentes más importantes del país como es Hugo Moyano“, se quejó el hijo del ex dirigente de la CGT.

El sindicalista reafirmó que presentará un recurso de nulidad ante el Ministerio de Trabajo.

Hugo Moyano brindó una conferencia de prensa en la sede del gremio Camioneros, en el barrio porteño de Constitución y apuntó contra el Estado tras la millonaria multa impuesta por el Ministerio de Trabajo.

El ex secretario general de la CGT advirtió que “si el Gobierno quiere insistir, que lo haga. No tengo miedo. Hagan lo que hagan. Si me quieren meter en cana, que lo hagan. Nosotros priorizamos la dignidad de los trabajadores y de los dirigentes”.

Además, señaló que “la falta de sentido común de esa multa aplicada” es una medida que “tiene un objetivo político”“Quieren por todos los medios doblegar a la institución, a quien les habla. Quieren doblegarme, es una realidad. Que nos inspecciones, busquen lo que busquen no nos van a doblegar”, subrayó

Y agregó: “Nos tienen de enemigos porque no pudieron aplicar la reforma laboral, que quiere retrotraernos al preperonismo, la esclavitud laboral, sacarnos todos los derechos, y por romper el techo del 15% que quería el Gobierno”.

Tras encabezar una reunión del Consejo Directivo de la Federación de Camioneros para analizar la millonaria multa que le impuso el Ministerio de Trabajo, Moyano vinculó a la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, con la decisión del Gobierno. “Es la primera ministra del país”, ironizó.

Consultado respecto a la posibilidad de que el Sindicato de Choferes de Camiones realice una huelga para repudiar la multa impuesta, el referente gremial planteó: “El paro depende del Gobierno. Si siguen insistiendo con estas amenazas”.

Por otro lado, su hijo y asesor legal del sindicato, “Huguito” Moyano, se quejó de que la “multa exorbitante no tiene ningún antecedente en el país y en el mundo y ha violado todas las normas”, y a su vez afirmó que “el Ministerio de Trabajo para aplicarla sólo constató seis empresas”.

Finalmente, el abogado señaló que el expediente de la cartera laboral sobre la multa se inició “un día después del paro de Camioneros”, medida de fuerza realizada el pasado 14 de junio en el marco de la discusión paritaria. De esta manera, el sindicato liderado por Moyano ratificó su rechazo y repudio a la multa por casi $810 millones que le impuso el Ministerio de Trabajo la semana pasada por la presunta violación de la conciliación obligatoria dictada en diciembre pasado.

El líder de Camioneros prepara la apelación que debe presentar a más tardar el martes próximo.

Hugo Moyano prepara la respuesta a la multa por 810 millones que le impuso el Gobierno al gremio. Tiene hasta el martes próximo para apelar y lo hará denunciando una “persecución política manifiesta y sistemática” de la administración de Mauricio Macri contra su sindicato.

Según consigna La Nación, El eje central de la presentación será la negativa del Ministerio de Trabajo a homologar el bono de 9500 pesos que Camioneros reclamó y finalmente acordó con las empresas de transporte para completar la suba salarial de 2017. Fue esa demanda la que derivó en la medida de fuerza de diciembre pasado con la que Camioneros violó una conciliación obligatoria dictada por Trabajo y por la que recibió la multa millonaria.

Moyano argumentará que el Gobierno accionó contra un bono de compensación “por primera vez”, cosas que no pasaban en el kirchnerismo o en el primer años de gestión de Cambiemos.

Además planteará que el sumario por la medida de fuerza de diciembre pasado se activó recién el 15 de junio de este año, un día después del último paro camionero. “Accionaron seis meses después y horas después de una huelga del gremio. La intencionalidad política y la animosidad son evidentes”, dijeron desde el gremio.

Según la apelación que prepara Hugo Moyano hijo, abogado de Camioneros, el Ministerio habría realizado solamente siete inspecciones y todas en la provincia de Buenos Aires, a partir de las cuales habría proyectado un monto general. La sanción formalizada ayer es de 4430 pesos por cada uno de los 182.797 afiliados.

En la misma línea, se advertirá que la suma de 810 millones de pesos es “exorbitante”. Por último, se pondrá en duda que Camioneros haya violado la conciliación obligatoria. Dirán que el 27 y 28 de diciembre últimos, los días en los que el gremio había incurrido en el incumplimiento no hubo un paro ni otras “medidas de acción directa”, sino asambleas en los lugares de trabajo.

La ministra de Seguridad Patricia Bullrich le respondió al referente de Camioneros tras el anuncio de huelga para el próximo jueves.


Horas después de que Hugo Moyano anuncie el paro general de camioneros para el próximo jueves 14 de junio, el Gobierno no demoró en responder y lo hizo de manera categórica a través de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich. “Vamos a garantizar que no corten las rutas porque la Argentina necesita trabajar y no que haya paros”, sostuvo la funcionaria ante los medios.

En un claro mensaje de diferenciación de las medidas anunciadas, desafió abiertamente al dirigente al sostener que “le pedimos al jefe de los camioneros que no impida la circulación porque esto no está permitido y que haga un paro de otra manera para ver si realmente tiene tanta fuerza como dice tener”.

Sin embargo, para la ministra, “lo mejor sería que no haga huelga porque en la Argentina se necesita trabajar”.

Al anunciar el paro nacional de Camioneros, Moyano había expresado en un abierto mensaje al Gobierno: “Todo esto [sobre los cortes] es lo que la señora Patricia Bullrich ha dicho. No vamos a hacer nada que no corresponde y que no tenga que ver con el derecho de hacer una medida de fuerza. Si ellos deciden reprimir, veremos qué decidimos”.

En los pasillos de la Casa Rosada analizan que la decisión del presidente de Independiente podría ser usada por la CGT para sumarse a una medida de fuerza. Creen internamente que los líderes gremiales no tienen mucho margen para evitar el paro por la presión de sus bases.

Mañana, la central obrera debe darle una respuesta al ministro de Trabajo, Jorge Triaca, al planteo que les hizo el Gobierno a los gremios de dar un aumento del 5% por decreto con una cláusula de revisión para evitar el paro.

El líder sindical no esperó a escuchar la propuesta de los empresarios y profundizó su enfrentamiento con el Gobierno.


Sin esperar ni a los empresarios del sector ni a la CGT, Hugo Moyano anunció el paro nacional de Camioneros para este jueves en reclamo del 27% de aumento en negociaciones paritarias.

“La huelga abarca a todas las ramas”, informó Moyano, quien estuvo escoltado por su hijo, Pablo Moyano.

En el último encuentro, la cámara del sector ofreció 15% de aumento, mientras que el sindicato exigió el 27% pronosticado por el Banco Central para este año. Se especula con que los empresarios suban la oferta a 20%, en sintonía con el aumento del techo de paritarias planteado por el Gobierno, pero ese número también sería rechazado por Camioneros.

“Calculo que no lo van a dejar darlo a través del Gobierno. No van a querer reconocer esta realidad de que el trabajador viene perdiendo poder adquisitivo”, criticó Moyano.

A la medida de fuerza de Camioneros se sumaría la Federación de Trabajadores de la Alimentación (FTIA), que engloba a unos 100.000 trabajadores.

Por un lado reclaman que se cumpla con la cláusula de revisión y se les dé una compensación por la paritaria 2017: firmaron por el 24% y en el período de vigencia del acuerdo (mayo 2017-abril 2018) la inflación fue del 25,5%, según fuentes gremiales citadas por Clarín. FTIA quiere negociar ese punto y medio primero y luego la suba salarial de 2018.

La ministra de Seguridad advirtió que no descarta la utilización de las fuerzas de seguridad públicas para evitar los bloqueos de rutas y accesos en caso de que se lleve a cabo la medida de fuerza.

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, se refirió a la inminente medida de fuerza que advirtió el líder de Camioneros, Hugo Moyano, y la calificó como “extorsiva” al tiempo que aseguró que el Gobierno “no va a permitir” que haya bloqueos en rutas y las principales arterias metropolitanas.

“No vamos a permitir de ninguna manera que la Argentina sea bloqueada, que la gente sufra, que alguien en un hospital no pueda tener un insumo”, señaló. El ex dirigente de la CGT aseguró ayer que si el martes próximo no se llega a un acuerdo paritario, habrá un paro general de camioneros el 14 de junio.

En declaraciones anteriores, su hijo, Pablo Moyano, aseguró que se replicaría la medida de fuerza que se llevó a cabo en Brasil que involucró no sólo el paro de autotransportes de carga sino también cortes de avenidas, rutas y accesos.

Ante esta situación, la titular de la cartera de Seguridad consideró en diálogo con radio Mitre que “esta idea de que quieren hacer algo a la brasilera es extorsiva” y no descartó en utilizar la fuerza pública para liberar los accesos en caso de que hubiera bloqueos.

Se refirió, en este marco, a la protesta que llevaron adelante camioneros autoconvocados, y señaló que desde el Gobierno se vivió “como un método que es absolutamente extorsivo“. “No se puede permitir. Queremos que la sociedad sienta que tiene un gobierno que ordena“, señaló.

En este marco, Bullrich aseveró que Camioneros “está violando la conciliación obligatoria” que dictó el ministerio de Trabajo frente a la complicada negociación salarial del gremio.

El líder de Camioneros fue citado para el 31 de mayo por un juez federal de Córdoba.


La defensa del sindicalista Hugo Moyano presentó un pedido ante el Juzgado Federal N°2 de Córdoba para anular la indagatoria por lavado de dinero del próximo 31 de mayo.

La causa se basa en la compra de cinco terrenos en la localidad cordobesa de La Falda. En 2013, Camioneros pagó entre cinco y seis millones de pesos por los terrenos, cuando los anteriores compradores habían pagado no más de 300 mil pesos tres meses antes.

“Es un mecanismo maquiavélico que procura que la sociedad pierda la esperanza en sus líderes”, insistió Moyano en el pedido presentado por sus abogados, para anular la citación del juez Alejandro Sánchez Freytes.

El presidente de Independiente fue el encargado de firmar, a nombre del gremio, los papeles con los que se escrituró la compra de los terrenos. En marzo pasado, el magistrado ordenó el secuestro de esos papeles.

La transacción fue denunciada en 2014 por el Registro de la Propiedad de Córdoba ante la Unidad de Información Financiera (UIF). Recién en febrero último, la UIF dio participación a la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac).

 

Pedido de Nulidad de Hugo Moyano by Será Justicia on Scribd

 

El juez federal Alejandro Sánchez Freytes, convocó al presidente de Independiente para el 31 de mayo.

La Justicia Federal de Córdoba citó al líder camionero para el próximo 31 de mayo: debe prestar declaración indagatoria como sospechoso en una causa por lavado de dinero y defraudación vinculada a operaciones de compra de terrenos en la localidad de La Falda. Además el magistrado citó a Paulo Villegas.

En el mes de diciembre de 2017, Moyano, junto a otras personas, fue imputado por lavado de dinero y defraudación, en relación con la compra de cinco terrenos en La Falda, tras una denuncia presentada ante la Unidad de Investigación Financiera (UIF), la causa luego fue derivada a la Justicia Federal local.

Según consigna Clarín, en el mes de marzo, el juez Freytes ordenó el secuestro de las escrituras de los terrenos que el gremio de Camioneros adquirió en 2013, en la localidad cordobesa de La Falda, cuya operación está sospechada de “lavado de dinero y defraudación”, delitos que se adjudican al líder sindical como presunto autor. Por la compra de los terrenos el gremio pagó en 2013 en total unos seis millones de pesos, cuando los vendedores lo habían adquirido tres meses antes a 300 mil pesos.

La operación fue firmada por Hugo Moyano, como apoderado del Sindicato de Camioneros y la Justicia sospecha de una maniobra de sobrefacturación en perjuicio de la entidad sindical, porque los terrenos fueron adquiridos con recursos del gremio.