Una asesora de su confianza es parte de los 18 imputados por maniobras fraudulentas durante la gestión de Daniel Scioli.


Un perjuicio de $650 millones en IOMA, la obra social de los empleados estatales de la provincia de Buenos Aires, es investigado por la justicia platense y complica a Suteba, el gremio que comanda Roberto Baradel.

La causa por tramitación de internaciones domiciliarias fraudulentas tiene como uno de sus 18 procesados a la vocal de IOMA en representación de Suteba, Patricia Nisembaum. El fiscal del caso, Álvaro Garganta, se pregunta cuán ajeno pudo ser Baradel a estas presuntas maniobras fraudulentas.

La causa comenzó en 2013 por una denuncia de la diputada Elisa Carrió contra el ex titular de IOMA Antonio La Scaleia. Según Garganta, los acusados generaron «un sistema destinado al favorecimiento económico de ciertas empresas encargadas del servicio de internaciones domiciliarias hacia las cuales se direccionaba la prestación, para luego asegurarles un circuito preferencial en la tramitación de sus expedientes, lo que implicaba el posterior apartamiento de dinero público en beneficio de las mismas».