Lázaro Báez había negado que la transcripción difundida fuera real. En la escucha queda confirmado su rol de testaferro de Néstor Kirchner.

 

“Todo lo que tuve es de una sola persona que está arriba”, dice Lázaro Báez desde la cárcel. En el audio hace referencia al dudoso origen de sus bienes, vinculados a causas de corrupción contra la expresidenta Cristina Kirchner. Este domingo, el programa Periodismo Para Todos (PPT) reveló la escucha, luego de que hace unos días el empresario K, la negara en una nota que mantuvo con C5N.

“Me lo dio para que lo administrara y no lo supe administrar en la forma adecuada que el quiso que lo administrara. Cometí los errores que cometí y quizás por eso estoy donde estoy”, sigue el empresario que se encuentra detenido en Ezeiza desde abril de 2016.

La conversación forma parte de las escuchas legales recopiladas por los investigadores en el caso Operativo Puf, una operación judicial que tenía preparado el kirchnerismo para intentar tumbar la causa de los «cuadernos de las coimas».

La escucha revelada por PPT mostró ahora que la charla telefónica que mantuvo el empresario K incluyó, con su interlocutora, comentarios sobre el arrepentido Juan Manuel Campillo, exministro de Hacienda de Santa Cruz y extitular del ONCCA. “Hay que mirarlo mucho a Campillo, ese sí que es oscuro”, comentó Báez.

El audio además contiene una parte en la cual Báez indica que está preso por temas políticos. “Lo mío pasa más por un hecho político que por algo jurídico. Los (jueces) que estuvieron a cargo de la instrucción utilizaron toda la excusa de la cuestión jurídica para hacer sus carreras en relación a lo que nosotros representamos dentro de la necesidad política”.

Según estimaciones judiciales, Báez administró una fortuna valuada en 900 millones de dólares entre propiedades, campos, fondos, autos y máquinas viales, entre otras. Hoy está siendo juzgado junto a Cristina Kirchner por la causa del direccionamiento de la obra pública vial. De hecho, esta escucha podría ser anexada al juicio en proceso.

 

“Lo quieren presionar para que se arrepienta”, aseguró Elizabeth Gazaro. El empresario había dicho que todo lo que tenía “es de una sola persona que está arriba”.

 

En las últimas horas trascendieron escuchas donde el empresario Lázaro Baéz habla sobre “todo” lo que tuvo “es de una sola persona que está arriba” y que se lo dio para que “se lo administre”.

Esta declaración se obtuvo de las escuchas telefónicas del Operativo Puf, que difundió en exclusiva el programa “Periodismo para Todos” en su debut de este domingo por El Trece.

A raíz de esto, su abogada Elizabeth Gazaro con quien tuvo la charla negó que existan esas escuchas y dijo que a su defendido “lo quieren presionar políticamente para que se arrepienta, para poder llegar a Cristina Kirchner”.

La letrada aseguró estar “muy asombrada” ante la difusión de las transcripciones de las conversaciones con su cliente: “El material nunca apareció, no existe”, aseguró y consideró que se trata de “un hecho más del hostigamiento” que sufre el empresario desde que fue detenido en abril de 2016 por lavado de dinero.

La abogada dijo que presentará acciones en la Justicia en torno a la difusión de los contenidos de las escuchas, que calificó como «una violación a los derechos privados». Además consideró que a su cliente «le destruyeron todo, desde su familia hasta todas sus empresas, sin justificativo», al hablar en una entrevista a Radio 10.

 

Esas conversaciones que el empresario realizó desde el penal de Ezeiza, donde permanece detenido por la causa de “La Ruta del dinero K”, forman parte de una denuncia en la que hablan de una presunta operación judicial que preparaba el kirchnerismo para tratar de voltear la causa de los cuadernos de las coimas.

El empresario siempre negó haber sido testaferro, por lo que esta declaración puede ser importante para la causa en la que se lo investiga. Una serie de escuchas telefónicas entre exfuncionarios detenidos por corrupción reveló que sectores del kirchnerismo sabían de antemano que el empresario Pedro Etchebest denunciaría por extorsión al falso abogado Marcelo D’Alessio y al fiscal de la causa de los cuadernos, Carlos Stornelli, en una causa que quedó en manos del Juzgado de Dolores, de Alejo Ramos Padilla.

El empresario fue grabado hablando desde la cárcel sobre el origen de sus bienes. Aseguró que él “solo los administraba”.

“Todo lo que tuve es de una sola persona, que está arriba”, fue una de las últimas declaraciones de Lázaro Báez que retumbaron en el ambiente judicial, en el día que Cristina Kirchner y el empresario santacruceño afrontaron su segunda audiencia por el juicio oral que investiga el fraude en la obra pública que enriqueció al ex socio K, que está preso desde 2016 por lavado de dinero.

En un paquete de escuchas entre exfuncionarios K que se obtuvieron desde la cárcel -reveladas por Periodismo para todos en su debut de este domingo- Báez confesó que “cometió errores” y rompió el silencio sobre el dudoso origen de sus bienes.

Dichas conversaciones revelaron la operación “Puf” que tenía preparado el kirchnerismo para intentar tumbar la causa de los cuadernos de las coimas. Entre todo ese material, también apareció una llamada del empresario de Austral Construcciones con su abogada Elizabeth Gasaro. En esa charla, el detenido por la “Ruta del dinero K” dio una importante pista sobre su patrimonio, que está en la mira de la Justicia.

“Yo, todo lo que tuve es de una sola persona que está arriba. Y me lo dio para que lo administre y no lo supe administrar quizás en la forma adecuada que él quiso que lo administrara”, expresó.

En ese momento de introspección, Báez le admitió a su abogada defensora que cometió errores y que por eso está tras las rejas. “Quizás por eso estoy donde estoy, para tener un acto de reflexión. Y veremos si él me da una oportunidad distinta para no cometer los mismos errores”, manifestó.

 

“Lázaro decía ‘yo manejo la caja’”, aseguró el hijo del empresario. Además, contó que está distanciado de su padre y desconoce cómo aparece en cuentas en el exterior.

 

En el juicio oral y público en la causa conocida como “la ruta del dinero K” por el presunto lavado de dinero de más de 30 millones de dólares en el que está siendo juzgado junto a padre y sus hermanos, Leandro Báez declaró ante la Justicia.

Leandro, afirmó que su padre tomaba las decisiones financieras y de compras en Austral Construcciones y las empresas del grupo. “Lázaro manejaba la caja. El decía ‘yo manejo la caja’”, aseguró.

También, cuando el fiscal Abel Córdoba le preguntó sobre las cuentas en el exterior en las que figura como beneficiario, contó que hoy está distanciado de su padre.

El diálogo:

«No recuerdo bien en cuántas cuentas estoy pero me dijeron que eran tres o cuatro», dijo Báez.

-¿Hoy sabe en cuántas cuantas aparece?
-No
-¿Y sabe si cuenta con fondos y cuantos fondos tiene?
-No. Tengo entendido que salgo de beneficiario y estoy trabajando con mi abogada para saber qué significa ser beneficiario. Y no tiene nada de malo porque yo tengo un seguro de vida y puse a mi hijo que tiene ocho años.
-¿Quién lo puso como beneficiario?
-Tengo entendido que mi padre, por todo lo que se dice. No tuve oportunidad de aclarar el tema con Lázaro porque estoy medio confrontado en este momento.

En su declaración, indicó que en una oportunidad viajó a China con Javier Sánchez Caballero, directivo de la empresa IESCA, uno de los procesados en la causa de “los cuadernos de la corrupción”. Explicó que fue a conocer una empresa china porque IECSA y Austral Construcciones iban a construir las represas «Kirchner» y «Cepernic».

También agregó que conoció S.G.I, la financiera de Elaskar desde donde se hicieron las operaciones de lavado, y señaló que para él siempre fue de Pérez Gadín. Contó que llevó documentación y cheques. Allí se filmó a Martín Báez, Pérez Gadín y otras personas contando cinco millones de dólares. El fiscal le preguntó por esa situación. “Calculo que cuando venga lo va a explicar él. Yo no tengo idea”, dijo sobre la situación de su hermano y que no conoce el origen de ese dinero.

Además, lo embargaron en U$S 45 millones. El juez López Biscayart también procesó a tres de sus hijos y directivos de su grupo empresarial.

 

Lázaro Báez, tres de sus hijos y directivos de Austral Construcciones fueron procesados por el juez penal económico Javier López Biscayart por haber evadido impuestos falseando declaraciones, con facturas truchas y usando créditos fiscales inexistentes entre el 2008 y el 2014

Además, el empresario fue embargado en la cifra récord de 2 mil millones de pesos, unos 45 millones de dólares. Báez ya está procesado por la ruta del dinero K, direccionamiento de la obra pública, Hotesur y Los Sauces, entre otras causas.

Si bien el magistrado dictó el procesamiento sin prisión preventiva pero el artículo 2 de la ley penal tributaria, se prevé una pena mínima de tres años y seis meses de prisión y una máxima de nueve años de prisión.

De esta manera, si es condenado en un juicio oral en esta otra causa sumaría otra sentencia de cumplimiento efectivo y una multa millonaria. El año pasado, López Biscayart había dictado un primer procesamiento por evasión agravada pero para períodos fiscales anteriores al 2008 y con un embargo de 250 millones de pesos. La causa se abrió en el 2013 por una denuncia de la diputada de Cambiemos, Elisa Carrió.

En una resolución de más de 300 páginas, el magistrado también procesó a Martín, Leandro y Luciana Báez y a los directivos o contadores de sus empresas Hugo Uribe, Julio Mendoza, César Andrés, Claudio Bustos, Emilio Martín, María Cristina Gonzalez, Tomás Garzón, Eduardo Larrea y Eduardo Arrejin.

Además, citó a indagatoria al abogado Jorge Chueco, el mismo que intentó fugarse a Paraguay en el 2016, dejó una supuesta carta suicida y hoy está siendo juzgado en el juicio oral por la ruta del dinero K, y a Gastón Lemoine, revelaron a Clarín fuentes judiciales.