El magistrado había sido propuesto por el gobierno de María Eugenia Vidal.

 

Durante la segunda sesión ordinaria, la Legislatura bonaerense aprobó, por unanimidad, la designación del juez Sergio Torres para ocupar la vacante disponible en la Corte Suprema de Justicia bonaerense.

La Cámara alta hizo referencia a la solicitud de la gobernadora Vidal para completar la integración del máximo tribunal. El flamante ministro de la Corte bonaerense presenció la discusión sobre su nominación desde uno de los palcos del recinto.

Torres, era hasta ahora uno de los once jueces federales de primera instancia de los tribunales de Comodoro Py 2002. A cargo del juzgado 12 desde noviembre del 2001 -ingresó a la Justicia federal en 1985-, tuvo a su cargo la investigación por la represión en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), y aún tramita múltiples de expedientes vinculados a delitos de narcotráfico. Un perfil que convenció a la mandataria.

El magistrado, se suma ahora al tribunal integrado por Eduardo Pettigiani -su presidente-, y los ministros Eduardo de Lázzari, Héctor Negri, Daniel Soria, Luis Genoud e Hilda Kogan

Marcelo Dileo, miembro informante del bloque oficialista el senador de Cambiemos defendió la postulación de Sergio Torres. “La propuesta de la gobernadora de incorporar a este funcionario va en el sentido de cubrir un espacio con una persona destacada en todos los ámbitos que le ha tocado actuar”, señaló.

Por su parte, el integrante del bloque del Frente Renovador, José Luis Pallares, respaldó los antecedentes y el currículum del juez. Puso de relieve la adhesión que recibió de la UBA y de la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo.

 

La norma trajo consigo un aumento del 10% de las bancas para mujeres en la legislatura bonaerense y los concejos deliberantes.

El 35% de las bancas de la legislatura bonaerense están bajo control femenino, lo que significa un incremento del 10% respecto al período anterior. A nivel municipal, el número se incrementa hasta el 40%.

Según la Cippec,  la participación de las mujeres pasó del 25 al 30% en ambas cámaras. En los concejos deliberantes, el porcentaje promedio de concejalas, que era del 33%, pasó a ser del 40%.

Las elecciones legislativas de 2017 fueron las primeras en las que se implementó la ley de paridad de género en la provincia de Buenos Aires, normativa aprobada en 2016.

Sin embargo, la Cippec advirtió sobre la Resolución Técnica 114 de la Junta Electoral bonaerense, que permitió a algunas listas no respetar la paridad y la secuencialidad en las elecciones generales. Estos parámetros fueron respetados en las primarias, pero la conjunción de las listas integradas de manera porcentual en las PASO evitó que haya un 100% de adhesión a la ley.

“Como la paridad en las listas implica una redistribución de poder, es de esperar que los partidos se resistan. Por eso, el rol de la autoridad de aplicación es clave para garantizar que la regla se cumple”, enfatizó María Page, investigadora del programa de Instituciones Políticas de Cippec y coautora del documento.