La fuerza de seguridad provincial quiere saber en qué circunstancias la joven de 19 años consiguió el arma con la que mató a Fernando Pastorizzo.


Marcelo Galarza, padre de Nahir, la joven que asesinó a su novio en Gualeguaychú, está siendo investigado por la Policía de Entre Ríos por el abandono de su arma reglamentaria que quedó en manos de su hija.

«El estado policial es una situación jurídica que todo policía debe respetar desde que se forma como tal. Por ese estado, el uniformado, debe portar su arma en todo momento y en todo lugar, las 24 horas del día. Por eso se determinará en qué circunstancias la joven se hizo con el arma», sostuvo el jefe de la Departamental de Policía de Gualeguaychú, Carlos Pérez.

Pérez descartó que se investigue a Galarza como partícipe del crimen de Fernando Pastorizzo, pero aclaró que Asuntos Internos indagará sobre el recorrido del arma calibre 9 milímetros que terminó con la vida del joven de 20 años.

«Más allá de la confesión de la joven, hay varios testigos que la ubican en el lugar, cámaras de seguridad que observan cuando se retira y vestigios que quedaron en la escena como el proyectil del arma calibre 9 milímetros que fue secuestrada, una Browning 9 mm que ya fue peritada en Criminalística de Paraná y se estableció que es el arma homicida», aseguró el jefe policial.

Por otra parte, el fiscal Sergio Rondoni Caffa en las últimas horas reveló a una cadena estadounidense que Nahir Galarza y Fernando Pastorizo tuvieron una discusión “a los golpes»