Hasta el momento, el juicio no tiene fecha fijada pero se estima que podría iniciarse a fin de año o posponerse para principios del año próximo.

 

Por el crimen de María Marta García Belsunce, cometido en 2002 en el country Carmel de Pilar, el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 4 de San Isidro realizará la audiencia preliminar de ofrecimiento de prueba de lo que será el tercer juicio oral.

En la audiencia de hoy, las partes (fiscalía y defensas), se juntarán por primera vez con los jueces para hacer planteos preliminares y presentar la prueba que necesitan para la realización del juicio, como la lista de testigos.

Los imputados de este tercer juicio serán Pachelo (43) y los ex vigiladores Norberto Glennon (54) y José Ramón Alejandro Ortiz (42). Si bien aún el juicio no tiene fecha fijada, se estima que podría iniciarse a fin de año o posponerse para principios del año próximo.

Uno de los puntos que se deberá definir es si dentro del mismo debate por el caso García Belsunce, Pachelo y dos golfistas son juzgados además por los robos cometidos en 2018 en el country Tortugas, tal como solicitaron los fiscales de Pilar María Inés Domínguez y Andrés Quintana.

El defensor de Pachelo, Roberto Ribas, aseguró que su defendido, quien por el caso García Belsunce fue indagado y procesado pero en libertad y actualmente está detenido en el penal de Florencio Varela por los robos en Tortugas, no será trasladado a San Isidro para la audiencia.

Otro de las cuestiones preliminares que debe definir el tribunal es si el viudo de García Belsunce, Carlos Carrascosa (74), quien estuvo siete años preso por el caso pero desde 2016 se encuentra absuelto por el Tribunal de Casación bonaerense, puede participar del juicio como testigo y particular damnificado, ya que esa decisión judicial fue apelada por la Procuración bonaerense.

Otros testigos que serán ofrecidos por la fiscalía y el abogado Gustavo Hechem del particular damnificado, y son clave para acusar a Pachelo, son algunos familiares que en el segundo juicio por el caso, realizado en 2011, fueron condenados por encubrimiento, como el hermano de María Marta, Horacio García Belsunce (h), y el medio hermano, John Hurtig.

Todos afrontan una acusación por “robo agravado por haberse cometido mediante el uso de arma de fuego, apta para el disparo, en concurso real con homicidio criminis causae agravado por el uso de arma de fuego”.

La hipótesis de los nuevos fiscales, que desde 2017 hicieron una revisión de toda la investigación es que Pachelo, Ortiz y Glennon asesinaron a su víctima cuando ella regresó a la casa y los sorprendió robando.

La socióloga García Belsunce (50) fue hallada muerta el 27 de octubre de 2002 en su chalet del country Carmel de Pilar, con su cuerpo semisumergido en la bañera y su marido declaró siempre que él pensó que había sufrido un “accidente”. La autopsia practicada a 36 días del hecho comprobó que había sido asesinada de seis balazos en el cráneo.

Los investigadores sospechan que la bañera fue llenada después de que la socióloga fuera asesinada.


Los fiscales María Inés Domínguez y Andrés Quintana encabezaron un peritaje en el country Carmel para determinar con exactitud el momento en que fue asesinada María Marta García Belsunce.

«La prueba de la bañera» determinó que la misma tarda alrededor de media hora en llenarse. Esta pericia es importante para la línea de tiempo que manejan los investigadores sobre lo que sucedió el 27 de octubre de 2002.

Según los testimonios de los testigos, García Belsunce salió a las 18:07 de la casa de su cuñado Guillermo Bártoli, donde vio el encuentro entre River y Boca. Antes de llegar a su casa saludó a dos jóvenes del country, por lo que se estableció que entró a su residencia no antes de las 18:15.

La autopsia determinó que la socióloga falleció a las 18:30. Su esposo Jorge Carrascosa, absuelto del crimen en 2016, la encontró tirada dentro de la bañera llena de agua caliente a las 19. Por lo tanto, los investigadores determinaron que es imposible que la bañera haya sido llenada por García Belsunce y tiene que haber sido realizado por el asesino.

Esta línea de tiempo está siendo cotejada con el ingreso y egreso de Nicolás Pachelo, principal sospechoso del crimen. Según los registros del complejo, Pachelo entró a las 17:34 y se fue a las 18:59 de aquel domingo.

En la pericia estuvieron presentes los abogados de las partes, Gustavo Hechem por la querella de la familia de la víctima; Roberto Ribas por Pachelo y Diego Olmedo y Francisco García Santillán por la ex esposa del ex vecino, Inés Dávalos Cornejo.

 

Los análisis se harán el próximo miércoles en la casa del country Carmel. La idea es cronometrar cuánto tarda en llenarse la bañera donde apareció el cuerpo.

Los investigadores del crimen de María Marta García Belsunce realizarán el próximo miércoles una inspección ocular en el country Carmel de Pilar con el objetivo de cronometrar cuánto tarda en llenarse la bañera donde hace 16 años la socióloga, fue encontrada semisumergida luego de haber sido asesinada.

Según constató Clarín, la medida fue dispuesta para las 13hs en el country ubicado en la calle Monseñor de Andrea al 1600 de Pilar y estará encabezada por los fiscales de la causa, María Inés Domínguez y Andrés Quintana, junto a peritos de Policía Científica.

Según fuentes judiciales, el objetivo de la pericia es ajustar y precisar lo mejor posible la línea de tiempo que los fiscales tienen trazada a partir de la hora del crimen que el médico forense que hizo la autopsia estimó a las 18.30 de aquel 27 de octubre de 2002.

«La idea es saber en cuántos minutos se llena esa bañera para ver cuánto tiempo antes de la llegada de Carrascosa comenzó a llenarse la bañadera», dijo una fuente judicial.

«Si los tiempos no dan con María Marta, ¿quién abrió el grifo? ¿El asesino? ¿Después de haber efectuado seis disparos con un revólver 32? ¿Para qué? ¿O fue alguien que después quiso montar alguna escena?», se preguntó uno de los investigadores consultados por Télam.