Las emplearán en estaciones de trenes, puertos y aeropuertos. En principio tendrán disponibles 300 armas Taser.

 

Luego de que el Gobierno reglamente la utilización de las pistolas Taser por parte de las fuerzas policiales y de seguridad federales, el secretario de Seguridad de la Nación Eugenio Burzaco señaló que las pistolas eléctricas llegarán a manos de las fuerzas federales en 60 días.

Los primeros en portarlas serán efectivos de la Federal, de la Policía de Seguridad Aeroportuaria, Gendamería y Prefectura que serán utilizadas para la prevención de delitos en estaciones de trenes, puertos y aeropuertos.

La adquisición de estas armas de electrochoque está en plena etapa de licitación. La primera tanda sería de 300 Taser X26, por un valor total que rondaría los 900 mil dólares.

Además, desde el Ministerio de Seguridad explicaron que los agentes solo podrán usarlas cuando resulten ineficaces otros medios no violentos, en los siguientes casos: para inmovilizar, proceder a la detención o para impedir la fuga de quien manifieste peligro inminente de lesionar a terceras personas o de auto lesionarse; cuando deba ejercerse la legítima defensa propia o de terceras personas; para impedir la comisión de un delito de acción pública. En todos los casos, se trata de agentes que recibieron una capacitación para emplearlas.

El funcionario dijo que la idea es que los efectivos que asignados a tareas de prevención la lleven como única arma, mientras que los integrantes de grupos tácticos que intervienen en situaciones más complejas podrán llevar también las de fuego.

 

El texto de aprobación lleva la firma de la ministra de Seguridad Patricia Bullrich.

 

Mediante la Resolución 395/, publicado en el Boletín Oficial, el Gobierno aprobó la utilización de las pistolas Taser por parte de las fuerzas policiales y de seguridad federales

Así, la utilización de las “armas electrónicas no letales” permitirán “abordar situaciones” en las que sea necesaria la utilización de la fuerza “sin el empleo de armas de fuego”. Además, el Ministerio de Seguridad remarcó que las armas electrónicas resultan “un medio intermedio para ejercer un uso racional y gradual de la fuerza ante situaciones de enfrentamientos con personas violentas o amenazantes”, al tiempo que señaló que le brindan a las fuerzas “una opción táctica adicional en reemplazo de las armas de fuego”.

En el texto oficial que lleva la firma de la ministra Patricia Bullrich hace hincapié en que la normativa y la doctrina internacional “dan cuenta de los resultados obtenidos en los estudios médicos y técnicos realizados en prestigiosas universidades” concluyen que “el empleo de las armas electrónicas no tiene efectos letales sobre las personas”.

Además, las fuerzas de seguridad podrán usar estas armas con los siguientes objetivos:

  1. a) Para inmovilizar, proceder a la detención o para impedir la fuga de quien manifieste peligro inminente de lesionar a terceras personas o de auto lesionarse.
  2. b) Cuando deba ejercerse la legítima defensa propia o de terceras personas.
  3. c) Para impedir la comisión de un delito de acción pública.

En principio, las armas no letales que realizan una descarga eléctrica serán utilizadas en aeropuertos y en los trenes, donde se concentra gran cantidad de gente en espacios reducidos.

El Gobierno indicó que este tipo de armas son empleadas por las fuerzas de seguridad de países como Alemania, Arabia Saudita, Australia, Canadá, España, Finlandia, Francia, Reino Unido, Suiza, Suecia, Chile, Colombia, Brasil y Bolivia.

Fueron en tres operativos en La Boca, Parque Patricios y Lugano, en el marco del dispositivo implementado desde el Comando Unificado monitoreado por la ministra Bullrich.

 

Luego que en durante la noche del lunes se quemaron colectivos en repudio a la no adhesión al paro nacional, las autoridades de Seguridad del Gobierno nacional y el porteño informaron que ya hubo detenidos por los incendios, en el marco del paro nacional.

Marcelo D’Alessandro, secretario de Seguridad de la Ciudad de Buenos Aires detalló que en el marco de operativos en La Boca, Parque Patricios y Lugano, “se detuvo a tres vehículos y a doce personas, se secuestraron bidones de nafta, facas, un arma calibre 22, fierros”.

Además, destacó que la Policía de la Ciudad actuó “de forma rápida y la tipificación del delito es intimidación pública”, expresó en A24.

Por su parte, esta mañana, la ministra Patricia Bullrich tuiteó una foto desde el Comando Unificado junto con las Fuerzas de Seguridad con el que realizaron un “intenso despliegue” con el objetivo de garantizar que todos puedan llegar a sus trabajos.

Por su parte, el Secretario de Seguridad de la Nación, Eugenio Burzaco, también confirmó otras cuatro detenciones en la Ciudad vinculadas a la quema de colectivos.

En la previa al paro organizado por el Frente Sindical, la ministra Bullrich denunció la quema de colectivos y denunció “actitudes mafiosas”. Además, adelantó el operativo del control en las cabeceras de las líneas de colectivo y establecieron contactos con todas las empresas de micros.

 

La dependencia estará a cargo del Ministerio de Seguridad y asistirá a los efectivos e integrantes de las distintas fuerzas federales.

 

Como un nuevo respaldo a las fuerzas armadas el Gobierno creará un organismo para defender los derechos humanos de la policía. Se trata de la Unidad de Garantías de Derechos Humanos, que funcionará bajo la órbita del ministerio de Seguridad encabezado por Patricia Bullrich.

Mediante la Resolución 234/2019 publicada en el Boletín Oficial, firmada por Bullrich, entre los argumentos, están “garantizar plenamente la protección de los derechos humanos de los efectivos de las citadas Fuerzas Policiales y de Seguridad Federales”.

Entre las funciones del organismo, también, está el análisis de las “fortalezas y debilidades de la normativa relativa a la protección de los derechos humanos” de los policías y fuerzas federales.

La creación de este organismo “no genera erogación presupuestaria adicional alguna al Estado nacional”, en momento de crisis económica y ajuste de gastos en las cuentas públicas.

La ministra señaló que los derechos humanos “son para todos los ciudadanos” e indicó que hasta el momento las fuerzas de seguridad “estaban excluidas”. “Debían ser garantes de la ciudadanía, algo que son, pero no eran concebidas como sujetos de este derecho”, afirmó.

La resolución que crea el organismo:

Crean un organismo en defen… by on Scribd

La ministra de Patricia Bullrich explicó que impulsarán la creación de un registro con información genética de todas las personas que hayan cometido un delito doloso.

 

Con el avance de varios proyectos en temas de inseguridad, como la baja de edad de imputabilidad, expulsar a extranjeros que hayan delinquido y la compra de pistolas Taser, ahora el Gobierno impulsa la creación de un registro de ADN con información genética de todas las personas que hayan cometido un delito doloso, es decir, con intención.

“Ya tenemos el registro de ADN de violadores y ya comenzaron a tomarse las muestras a los que han cometido violación y abuso sexual en todas las cárceles del país. Ahora presentamos un proyecto para que en el caso de todos aquellos que cometen delitos se les tomen muestras de ADN”, confirmó la ministra de Seguridad Patricia Bullrich en una recorrida por puestos de control de fuerzas de seguridad en Mar del Plata.

La funcionaria explicó que esta base de datos incluirá a quienes cometan “todos los delitos que no son culposos, sino dolosos”, sin necesidad de llegar previamente a una condena firme. En caso de prosperar esta iniciativa el registro se realizará a través del sistema Codis (Combined DNA Index System) desarrollado por el FBI.

Además, dijo que en los próximos días puede haber modificaciones y que dialogaron con la Procuración nacional para avanzar en los cambios. “No queremos adelantar algo que les corresponde a ellos, pero creemos que va a haber modificaciones importantes para la sociedad en estos delitos que por ahí salen rápidamente. Me parece que eso va a empezar a cambiar”. Y señaló que el objetivo es que “la probation no se dé tan fácilmente, sino que realmente sea en los casos en los que la pena y el delito sean muy menores”.