Estados Unidos exigió la liberación del diputado y advirtió que de lo contrario “habrá consecuencias”.

 

El vicepresidente del Parlamento venezolano, Edgar Zambrano, fue detenido durante la noche del miércoles acusado de participar en el fallido alzamiento militar contra el Gobierno chavista de Nicolás Maduro, mientras que otros nueve legisladores opositores fueron procesados.

En su cuenta de Twitter, el líder opositor, Juan Guaidó, denunció que «el régimen secuestró» a Zambrano, y consideró que «intentan desintegrar el poder que representa a todos los venezolanos, pero no lo van a lograr».

Agentes del servicio de inteligencia interceptaron a Zambrano en un vehículo frente a la sede de su partido en Caracas y, tras resistirse al arresto, fue trasladado en una grúa al Helicoide, cuartel del organismo.

Por su parte, Estados Unidos exigió la liberación del diputado y advirtió que de lo contrario “habrá consecuencias”. En un mensaje en la cuenta de Twitter de su cerrada embajada en Caracas, señaló que «la detención arbitraria» del vicepresidente del Parlamento «es ilegal e inexcusable» por lo que «Maduro y sus cómplices son los responsables directos de la seguridad de Zambrano”.

El detenido es uno de los diez congresistas contra los cuales el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) ordenó un juicio por el alzamiento de un grupo de militares el pasado 30 de abril, bajo liderazgo de Juan Guaidó, autoproclamado presidente encargado de Venezuela y reconocido por más de 50 países.

 

“No podrán con las Fuerzas Armadas. Recuerden, con una mano resistimos y con la otra mano avanzamos, estudiamos, producimos y gobernamos”, manifestó el mandatario chavista sobre el fallido intento de alzamiento.

 

En medio de la crisis política que vive Venezuela y luego del fallido intento de alzamiento, el mandatario chavista Nicolás Maduro lanzó una dura amenaza y aseguró que le cortarán “la cabeza a quien haya que cortársela para que aprendan a respetar a nuestro pueblo”.

“Hay mucha sordera en muchos funcionarios públicos que no quieren escuchar al pueblo. Hay mucha sordera. Hay mucho compañero bueno, hay que reconocerlo, tenemos muy buenos. Pero también tenemos un funcionario que se hace el loco. Y le vamos a cortar la cabeza a quien haya que cortársela para que aprendan a respetar a nuestro pueblo”, manifestó Maduro en un acto público junto a Jóvenes en Caracas.

Y continuó, en relación a la rebelión que comenzó el martes: “No podrán ni aunque saquen ametralladoras. No podrán con las Fuerzas Armadas. Recuerden, con una mano resistimos y con la otra mano avanzamos, estudiamos, producimos y gobernamos”.

En tanto, Maduro expresó: “Lo más importante que debemos hacer, además de intentar cualquier intentona golpista, y de enfrentar las sanciones al imperio gringo, debemos construir la patria nueva, la patria buena. Por eso he llamado a un plan necesario de rectificaciones. Hay cosas que estamos haciendo mal y debemos cambiar”.

 

Desde la Eurocámara quieren que sea la posición oficial de la Unión Europea. Sin embargo, varios gobiernos del bloque aún no se pronunciaron y otros dieron un plazo a Nicolás Maduro.

El Parlamento Europeo reconoció este jueves a Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela por una amplia mayoría. Buscan que esta sea la posición oficial de la Unión Europea, aunque varios gobiernos integrantes del bloque aún no se pronunciaron o pidieron que Maduro convoque a elecciones.

Se “reconoce a Juan Guaidó como presidente interino legítimo de la República Bolivariana de Venezuela, de conformidad con la Constitución venezolana”, reza la resolución aprobada por 439 votos a favor, 104 en contra y 88 abstenciones.

Este sábado Nicolás Maduro había recibido un ultimátum de Reino Unido, Alemania, Francia y España para que llamara a elecciones esta semana. De no hacerlo, los gobiernos de esos países reconocerán a Guaidó como mandatario venezolano.

En la votación, los eurodiputados recordaron que Maduro rechazó “públicamente” convocar nuevas elecciones. En este contexto, piden a los Gobiernos europeos que acrediten a los representantes nombrados por Guaidó si toman la decisión de reconocerlo.

Este sábado el líder chavista aseguró que no llamará a nuevos comicios para renovar el Poder Ejecutivo. En cambio, el miércoles sugirió la posibilidad de adelantar las elecciones del Parlamento, de mayoría opositora.

Guaidó se autoproclamó presidente de Venezuela el 23 de enero frente a una multitudinaria marcha de la oposición. Desde ese momento, varios países, incluyendo Estados Unidos y la Argentina, lo reconocieron.

Lo decidió la Corte Suprema y fue pedido del fiscal general Tarek William Saab, cercano a Nicolás Maduro.

El Gobierno de Nicolás Maduro lanzó una ofensiva judicial contra el líder del Parlamento, Juan Guaidó, en medio de la grave crisis política que se vive en Venezuela. La Corte Suprema del país caribeño le prohibió salir del país, congeló sus cuentas, y decidió continuar con las investigaciones en su contra por “usurpar” las funciones del presidente.

La decisión del Máximo Tribunal salió horas después de que el gobierno estadounidense avanzara con sus presiones sobre Maduro y sancionara la petrolera estatal PDVSA y le traspasara a Guaidó el control de las cuentas bancarias que tiene el gobierno de Venezuela en el Banco de la Reserva Federal de Nueva York y en otras entidades estadounidenses.

El fiscal Tarek William Saab, autor del pedido a la Corte y hombre del riñón de Maduro, justificó la sanción asegurando que de esta manera el Ministerio Público podrá desarrollar una ”investigación preliminar” contra Guaidó.

“Hay un ciudadano que ha liderado toda esta acción que va en contra de la Constitución venezolana, y hemos reclamado en carácter preliminar que se dicten medidas cautelares contra Guaidó”, sostuvo el chavista.

Las jugada política del fiscal abre las puertas a una posible detención del autoproclamado presidente interino.

Sin embargo, Guaidó minimizó la ofensiva chavista y lo tomó como una amenaza más, aunque admitió que puede ser peligrosa. “No estoy desestimando una amenaza. No quiero que se tome así. Pero no es nada nuevo bajo el sol. Es un régimen que no da respuesta al ciudadano o, peor aún, la única respuesta es persecución, represión y muerte. Casi 40 venezolanos asesinados en estas semanas. Por eso estamos preocupados”, afirmó.

“Es una nueva amenaza a mi persona, al Parlamento, pero estamos aquí, seguimos avanzando con nuestra agenda y exigiendo la liberación de más de 800 detenidos”, añadió Guaidó.

El líder del Parlamento sabe que la situación dentro del oficialismo es muy complicada, por lo que pidió a los magistrados no “sacrificarse” con Maduro. “El régimen está en su etapa final. Esto es indetenible y ustedes no tienen que sacrificarse con el usurpador y su banda. Piensen en ustedes, en sus carreras, en el futuro de sus hijos y nietos. La historia se los reconocerá”, aseguró en Twitter.

Desde Estados Unidos lanzaron una advertencia, temiendo también que la ofensiva del Gobierno de Maduro termine en la detención de Guaidó: “Denunciamos las amenazas ilegítimas del ex procurador general venezolano contra el presidente Juan Guaidó. Permítanme reiterar que habrá serias consecuencias para aquellos que intentan subvertir la democracia y dañar a Guaidó”, sentenciaron desde Washington.

El auto-proclamado presidente interino quiere reunir el apoyo de las Fuerzas Armadas para forzar al mandatario a convocar a elecciones libres.

Juan Guaidó redobla las acciones contra Nicolás Maduro, tras haberse proclamado presidente interino de Venezuela el miércoles de la semana pasada.

“El miércoles de 12 a 2 (de la tarde) en todos los rincones de Venezuela saldremos a las calles (…) exigiéndole ya a esas Fuerzas Armadas que se pongan del lado del pueblo, y el sábado una gran movilización en toda Venezuela y todo el mundo para acompañar el respaldo de la Unión Europea y el ultimátum“, dijo Guaidó en un video difundido en su cuenta de Twitter.

Guaidó se amparó en la advertencia de la Unión Europea, que manifestó a Maduro que de no convocar a elecciones libres durante la próxima semana reconocerán al presidente interino como el auténtico mandatario venezolano.

“Estaremos (el sábado) celebrando ese respaldo inédito de todo el mundo a nuestra causa, pero también contando con que se vence ese ultimátum que le diera la Unión Europea para lograr el cese de la usurpación, el gobierno de transición y convocatoria a elecciones libres”, agregó.

En esa misma línea, Guaidó convocó a una movilización pacífica para el próximo miércoles y sábado en las principales ciudades del país para que la ciudadanía le exija a los militares que retiren su apoyo a Maduro, una de las pocas fortalezas institucionales que le quedan al debilitado mandatario venezolano.

Los enfrentamientos entre los seguidores de Juan Guaidó, autoproclamado presidente, y las fuerzas de seguridad dejaron nuevas víctimas.

En medio de la disputa del poder en Venezuela donde el líder opositor Juan Guaidó, titular del Parlamento se proclamó “Presidente encargado” y en el que Nicolás Maduro reconoció que “jamás” renunciará al frente del mandato, la cantidad de víctimas es cada vez mayor, ya son 26 los casos confirmados por la ONG Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS).

Según el registro de esta asociación, del total de las muertes, dos ocurrieron en el estado de Amazonas, cinco en Bolívar, siete en Caracas, tres en Portuguesa, tres en Barinas, tres en Táchira, dos en Monagas y una en Yaracuy. Además se registraron 328 detenciones.

En tanto, Guaidó dio una entrevista exclusiva con Univisión y no descartó ofrecer amnistía a Nicolás Maduro. “Hemos llamado a un cese a la usurpación, lograr un gobierno de transición y las elecciones libres. Ese es el escenario ideal”, señaló.

Además, aseguró que “los golpes de Estado los dan las fuerzas armadas, nosotros estamos defendiendo la Constitución, protegiendo al ciudadano venezolano para recuperar el orden” y destacó que “lo que hicimos es abrazar la Constitución, asumir las competencias que nos da precisamente para el cese de la usurpación que vive Venezuela”.

Por su parte, durante una alocución en el Tribunal Suprema de Justicia, el presidente Nicolás Maduro aseguró que “jamás renunciaré” y tildó a su opositor de “miedoso” y afirmó que ahora su accionar “queda en manos del poder judicial”. “Que se haga justicia en Venezuela, justicia para que haya paz”, agregó.

En tanto, Francia se sumó a los países que repudian el gobierno “ilegítimo”. “Europa apoya la restauración de la democracia en Venezuela”, señaló el presidente Emmanuel Macron.

En medio de los reclamos en Venezuela, el Gobierno presidido por Nicolás Maduro sigue recibiendo apoyo y rechazo de los países del mundo.

En las últimas horas, China y Rusia expresaron su apoyo el líder chavista y criticaron la “injerencia” estadounidense, luego de que la Casa Blanca reconociera al autoproclamado presidente del país petrolero, Juan Guaidó.

Desde el Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Popular China aseguraron que Pekín “apoya los esfuerzos del Gobierno de Venezuela para mantener su soberanía, independencia y estabilidad”.

En tanto, Rusia denunció la “usurpación del poder” por la oposición venezolana. “Consideramos el intento de usurpación del poder en Venezuela (…) como una violación del derecho internacional”, declararon desde el Ministerio de Exteriores ruso. “Nicolás Maduro es el jefe de Estado legítimo”, reafirmaron.

Hasta el momento, Maduro ya recibió el apoyo de Turquía, México, Uruguay, Bolivia, Cuba, Nicaragua y El Salvador.

Por su parte, en contra punto de la tensión que se vive en el país bolivariano, el presidente francés, Emmanuel Macron, afirmó que “Europa apoya la restauración de la democracia” en Venezuela “después de la elección ilegítima de Nicolás Maduro en mayo de 2018”, y elogió “la valentía de centenas de miles de venezolanos que caminan por su libertad”.

Bajo esa misma sintonía, Estados Unidos y otros países del continente, como Argentina, Canadá, Brasil, Colombia, Panamá, Perú, Ecuador, Costa Rica, Guatemala o Paraguay expresaron su respaldo a Guaidó.

El presidente venezolano acusó a Washington de intentar derrocarlo y dio 72 horas para que la delegación norteamericana abandone Venezuela. Por su parte, Juan Guaidó desestimó la decisión e instó a “desconocer cualquier orden o disposición” del líder chavista.

 Nicolás Maduro dio un discurso desde el Palacio de Miraflores luego de que el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, asumiera los cargos ejecutivos de Venezuela tras jurar en una movilización multitudinaria en Caracas. El Mandatario chavista anunció que permanecerá en el Gobierno,  acusó a Estados Unidos de intentar derrocarlo y decidió romper las relaciones diplomáticas y políticas con el país norteamericano.

“He decidido romper relaciones diplomáticas y políticas con el gobierno imperialista de los Estados Unidos. ¡Fuera! Se van de Venezuela, aquí hay dignidad carajo!”, dijo Maduro, quien dio 72 horas a la delegación diplomática para abandonar el país.

“Pretenden gobernar Venezuela desde Washington”, agregó Maduro, y envió un mensaje desafiante: “Aquí no se rinde nadie, vamos al combate”. A su vez, manifestó que “los problemas nuestros se resuelven en casa. El gobierno defenderá la soberanía del país con todo el esfuerzo nacional”.

Por su parte, Guaidó desestimó la decisión del líder chavista e hizo público un comunicado en el que expresó: “A todos los jefes de misión diplomáticas y su personal acreditados en Venezuela, comunico que el Estado desea firmemente que mantengan su presencia diplomática en el país”, e instó a “desconocer cualquier orden o disposición al respecto que contradiga” lo dicho.

“Cualquier disposición contraria carecería de validez, pues emanaría de personas o entidades que, por su carácter usurpatorio, no tienen autoridad legítima para pronunciarse al respecto”, concluyó el diputado opositor que se proclamó “presidente encargado”.

El presidente de Venezuela prometió medidas diplomáticas más crudas, y aseguró que ganó su reelección con más votos que Macri y Piñera. El presidente de Bolivia, Evo Morales, será el único mandatario en asistir.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, asume este jueves un nuevo mandato entre amenazas y advertencias contra el grupo de países que anunciaron que no lo reconocerán, entre ellos Argentina.

Maduro lanzó en estas horas un ultimátum de 48 horas para que las 13 naciones del Grupo de Lima rectifiquen el pronunciamiento del 3 de enero que calificó de ilegítimo su gobierno, Esos países reclamaron que se abstenga de asumir y que el Congreso llame a elecciones.

Maduro amenazó con “medidas diplomáticas y recíprocas más crudas” sugiriendo una ruptura masiva de relaciones. Ya su cancillería había dispuesto que las naciones que no reconozcan al gobierno deberán levantar sus embajadas. Sólo México se apartó de firmar esa declaración y Uruguay, que no integra el Grupo de Lima, anunció que dispondrá que su encargado de negocios participe en la ceremonia de asunción.

El jefe de Estado bolivariano defendió su derecho a otro mandato presumiendo que ganó las elecciones del año pasado “con más votos” que Mauricio Macri, a quien llamó “el destructor de Argentina” y el chileno Sebastián Piñera.

Esos comicios fueron acusados de manipulación de los votos, y la proscripción o arresto de los principales líderes opositores.

Maduro culpó a Estados Unidos por los cuestionamientos y dijo que “el imperio norteamericano pretende repetir algo parecido al carmonazo (por el empresario Pedro Carmona) del 11 de abril de 2002” cuando derrocaron a Chávez por 48 horas.

El acto de jura de Maduro viola su propia Constitución al hacerlo ante la Corte Suprema, un poder bajo el ala el Ejecutivo. La Carta Magna obliga a hacerlo frente al Congreso o Asamblea Nacional, pero como está bajo control de la oposición desde diciembre de 2015, el gobierno chavista lo declaró ilegítimo.

Las sospechas sobre la elección de mayo -que ganó Maduro con 67,7% de los votos pero con una abstención de casi 70%-, se suman a la manipulación flagrante en los comicios de julio de 2017 para elegir una Asamblea Constituyente.