Es por sus antecedentes penales. Además, peritan un celular encontrado en su camioneta.

 

El cantante de cumbia Rubén “El Pepo” Castiñeiras (44) podría seguir preso hasta el inicio del juicio por la tragedia de Dolores, en la que murieron un trompetista y el manager de su banda. Por sus antecedentes y el delito que se le imputa, le corresponde la prisión preventiva.

Como en el momento del accidente no había alcoholímetros, los peritos no pudieron saber en el momento si el cantante había tomado. La fiscal del caso, Verónica Raggio ordenó tomarle muestras de sangre y orina al conductor. Los resultados estarían para el final de esta semana o principios de la próxima.

Por otro lado, la fiscal envió a peritar un celular encontrado en la Honda CRV que pertenecería a una de las víctimas fatales, según revelaron fuentes del caso al diario Clarín. Buscan fotos o videos que hayan sido tomados durante el viaje, como elementos complementarios al testimonio de la corista Romina Candia. Y pidió las cámaras de los peajes, estaciones de servicio y la confitería Atalaya, donde pararon a comprar medialunas.

El testimonio de la corista fue clave para confirmar que era finalmente “El Pepo” quien iba al volante, ya que el músico en un primer momento lo negó y dijo que había sido uno de los fallecidos el que manejaba. También reveló que Castiñeiras iba tomando vodka con jugo de naranja mientras conducía.

Por otra parte, a la espera de que se conozcan los resultados de las pericias para confirmar cuánto alcohol había consumido El Pepo, se supo cuál era la velocidad a la que iba la camioneta cuando el cantante realizó una maniobra que terminó en el trágico vuelco en el que murieron dos de sus acompañantes.

De acuerdo a lo que reveló el periodista Gustavo Carabajal “el velocímetro de la camioneta se detuvo en 80 km/h”“Hay una fórmula matemática que indica la velocidad a la que circulaba para que el velocímetro se detenga a 80 km/h. Tiene que ver con la masa de la camioneta, el estado del asfalto y la distancia de frenado que da la medición de la huella que dejaron los neumáticos”, explicó el periodista en radio La Red.

“Si bien será el peritaje accidentológico el que determine cuál era la velocidad a la que circulaba, lo que marca la fiscal es que iba a mucha velocidad. Se estima que iba a más de 110 km/h, que es el máximo permitido en esa autopista. Pero teniendo en cuenta que había niebla, superó largamente el máximo tolerado para manejar en circunstancias de visibilidad escasísima. Esto agrava la situación de ‘El Pepo’”, agregó Carabajal.

¿Cómo sigue la causa?

El camillero y el médico de la ambulancia que atendieron al cantante y sus acompañantes declararán este miércoles en Dolores. El primero de ellos es quien grabó el video en el que el cantante de cumbia señala a una de las víctimas como quien estaba manejando.

La situación de “El Pepo”

Está internado y detenido en el Hospital Municipal San Roque de Dolores acusado de “homicidio culposo doblemente agravado”. El domingo, se negó a declarar ante la fiscal Raggio. Está internado y detenido y podría seguir preso hasta el día del juicio oral.

Según explicó el fiscal general de Dolores Diego Escoda, “la excarcelación de forma ordinaria no sería procedente” por sus antecedentes penales y porque el delito que se le imputa tiene una pena mínima de 3 años y una máxima de 6, por lo que no es excarcelable. En caso de ser encontrado culpable, sería declarado “reincidente”.

Su defensa, a cargo del abogado Miguel Ángel Pierri, debería realizar un pedido extraordinario que el juez de garantías tendrá que evaluar.

Castiñeiras estuvo preso dos veces por robo. En 2008 lo condenaron a tres años y medio de prisión. Salió de Marcos Paz en 2011. Al año siguiente, le encontraron cosas robadas en su mochila, lo volvieron a detener y recuperó la libertad en 2015.

 

El matarife será alojado en esa penitenciaría una vez que le realicen los estudios médicos en el Hospital Penitenciario que funciona en el penal de Ezeiza.

 

El empresario de la carne Alberto Samid será trasladado a la cárcel de Marcos Paz una vez que le realicen los estudios médicos en el Hospital Penitenciario Central (HPC) que funciona en el penal de Ezeiza, informaron hoy fuentes judiciales.

El traslado se concretará una vez que le realicen todos los estudios médicos que establece el protocolo para determinar en qué condiciones de salud está el detenido y si necesita algún tipo de tratamiento.

Por esa razón las autoridades policiales, no quisieron aventurar día ni horario para el traslado de Samid, quien llegó el martes a la noche a la Argentina desde Belice, donde había sido detenido y expulsado, con intervención de Interpol.

El empresario de la carne que tendrá un monitoreo de 24 horas y así quienes lo custodian tienen que avisar cualquier intento de soborno. Además, será atendido por una nutricionista. Por otra parte, se lo considera un preso conflictivo, por lo que no lo quieren mezclar con la población carcelaria que venga de la política.

 

José María Olazagasti está detenido en agosto del año pasado luego de que un empresario arrepentido lo considerara uno de los “responsables del entramado organizado para cobrar coimas”.

 

El juez federal Claudio Bonadio excarceló este miércoles a José María Olazagasti, ex secretario privado del detenido exministro de Planificación, Julio De Vido, procesado en la causa por los cuadernos de las coimas.

El “vasco” era uno de los hombres de máxima confianza de De Vido, detenido en agosto pasado luego de que uno de los arrepentidos, Luis Betnaza, directivo de Techint, lo señalara como uno de los responsables del cobro de coimas. Hasta le adjudicaron el rol de “embajador paralelo” ante Venezuela y fue uno de los encargados de la gestión para recibir a Antonini Wilson en la Casa Rosada con la valija con 800.000 dólares en 2007, que supuestamente financiarían la campaña de Cristina Kirchner.

Hasta ahora, el ex funcionario había salido indemne de las consecuencias judiciales que llevaron preso a De Vido. Había sido mencionado por Myriam Quiroga, la asistente de Néstor Kirchner, por transportar bolsos con dinero junto a Daniel Muñoz y a Francisco “Paco” Larcher, pero no había enfrentado grandes consecuencias.

Las declaraciones del ejecutivo de Techint develaron que Olazagasti fue uno de los funcionarios del Ministerio de Planificación que le pidieron dinero a la empresa para interceder ante Hugo Chávez por la situación de la empresa Sidor. Según la empresa, la compensación había sido de 1900 millones de dólares. Betnaza indicó que se pagaron cuotas mensuales de 100.000 dólares en el marco de la negociación por la indemnización que el gobierno venezolano realizó por la estatización de Sidor.

El Grupo Techint sostuvo, a través de un comunicado, que “Betnaza declaró que para salvaguardar la integridad física y la repatriación de más de 200 empleados del Grupo Techint y sus familiares en Venezuela, que vivían un contexto amenazante durante el proceso de nacionalización y traspaso hostil de SIDOR por parte del régimen chavista, accedió a efectuar contribuciones ante la exigencia de funcionarios de la administración kirchnerista en la Argentina”.

Pero el nombre de Olazagasti también aparece en numerosos registros en los cuadernos del chofer Oscar Centeno. El 28 de mayo de 2015, Centeno escribió: “Nelson [Lazarte] retira US$ 1.000.000 Hotel de la calle Esmeralda. Se los lleva al a Hernan, Sec. De Jose María Olazagasti para que este se lo de a De Vido [sic]”.

 

El ex mandatario brasileño deberá entregarse este viernes antes de las 18.


El juez federal brasileño Sergio Moro ordenó la detención del ex presidente Lula Da Silva con una serie de condiciones relativas al cargo que ocupó, entre las que se encuentran una celda «VIP» separada del resto de los internos y la prohibición de esposarlo durante el traslado.

Moro le dio al ex jefe de Estado 24 horas para entregarse «en razón de la dignidad del cargo que ocupó». Lula quedará preso en una cárcel de Curitiba, el estado donde se cursó la acusación que terminó en una condena a 12 años de cárcel.

Sobre la celda, Moro indicó en la resolución: «Fue previamente preparada una sala reservada, una especie de Sala de Estado Mayor, en la propia Superintendencia de la Policía Federal de Curitiba, para el inicio del cumplimiento de la pena, y en la cual el ex presidente estará separado de los demás presos, sin cualquier riesgo para su integridad moral o física».

De esta manera, el juez le evita a Lula ser trasladado a una cárcel común como el resto de los detenidos por la operación «Lava Jato», como se conoce en Brasil a la enorme trama de corrupción político-empresarial.

Lula quedó habilitado para ir a prisión luego de que el Supremo Tribunal Federal rechazara el habeas corpus presentado por su defensa.