El hombre que tiene tres autos, entre ellos un BMW, tiene una demanda por unos $400 mil.

 

En Bragado, la Justicia ordenó retener y suspender la licencia de conducir de un hombre hasta que este no salde la deuda alimentaria que tiene con sus tres hijos.

La jueza Laura Andrea Pérez que lleva la causa señaló que el demandado tiene un auto BMW, una camioneta Volkswagen Amarok y un auto Opel de la década del 70 pero que, pese a tener vínculo con sus hijos, nunca pagó la cuota y se estima una deuda de no menos de $400 mil.

Según consigna Clarín, la decisión de la magistrada se basa en que el Estado “debe obligarse a cumplir con absoluta prioridad el ejercicio de los derechos de las niñas, niños y adolescentes con una tutela judicial efectiva en tiempo útil”. A partir de eso, resolvió la suspensión y retención del registro de conducir del demandado.

Ya en 2014 se intimó al padre de los chicos a que cumpliera con la deuda alimentaria. La judicialización de esa deuda había empezado en 2010, sostuvieron las fuentes. Entre otras deudas, se deben cerca de $20.000 de la matrícula de la escuela de uno de los menores y esa misma suma a la distribuidora de gas, que suspendió el servicio en la casa en la que viven la demandante y dos de sus hijos.

Desde el entorno de la demandante afirmaron que el padre de los tres chicos había sido inhibido de salir del país en octubre de 2015, prohibición que sigue vigente. A la vez, por estar en el registro de morosos alimentarios de la Provincia, no iba a poder renovar el registro de conducir al momento de su vencimiento, en 2021.

Pero la jueza Pérez estableció que se suspendiera y retuviera la licencia desde ahora y hasta tanto se complete el pago de la deuda. Según las fuentes consultadas, la medida puede ser apelada por el demandado pero, al tratarse de una cautelar, entraría en vigencia apenas se notifique al demandado y a la Dirección de Tránsito.

 

Todos se encuentran procesados y con diferentes instancias en causas judiciales.

 

Según publicó el Boletín Oficial, más de 100 barras de Boca no podrán ingresar a los estadios por cuatro años tras una decisión de la Dirección Nacional de Seguridad en Espectáculos Deportivos.

La imposibilidad de asistir a eventos futbolísticos se le aplicó a 128 miembros de la denominada barrabrava del club de la Ribera de los cuales se encuentran Rafael Di Zeo, Mauro Martín y Maximiliano Mazzaro.

La razón de la medida pedida por la Dirección Nacional de Seguridad en Espectáculos Deportivos es que todos se encuentran procesados y con diferentes instancias en causas judiciales.

“Atendiendo a razones de operatividad y celeridad se determina instruir a un organismo especifico como lo es la Dirección Nacional de Seguridad en Espectáculos Futbolísticos la potestad de ejecutar las acciones tendientes a materializar la medida diseñada y, emitir consecuentemente, las normas y disposiciones operativas y complementarias relativas al instituto de la Restricción de Concurrencia Administrativa”, resaltó la disposición 21/2019 del Ministerio de Seguridad.

A través del texto, se advirtió que los 128 barras representan “un factor de perturbación” para el deporte, por lo que les aplican la medida “con el propósito de preservar y mantener la tranquilidad que debe primar en ocasión de la disputa de un encuentro futbolístico”.