Reclaman que el Gobierno de la Ciudad considere como “competencia desleal” a la plataforma de viajes.

 

La disputa entre taxistas y Uber tendrá una nueva manifestación contra el nuevo servicio de transporte. Representantes del Sindicato de Peones de Taxis de la Capital Federal, junto al sector empresario, se harán presentes en horas del mediodía en Corrientes y Agüero, Rivadavia y Jujuy, y Las Heras y Coronel Díaz.

Los choferes de taxis porteños realizarán una serie de protestas exigiendo que la plataforma de viajes sea declarada ilegal por considerarla “competencia ilegal”.

Según consiga Ámbito, el sindicato de taxistas destacaron que “habrá asambleas en reclamo por la falta de respuesta del gobierno en la resolución de la competencia desleal, el funcionamiento de Uber y otras aplicaciones ilegales en detrimento de los derechos laborales, sin control ni sanciones”.

La nueva protesta llega luego que los taxistas porteños se declararan en estado de alerta y movilización la semana pasada, cuando un taxista fue atropellado por un chofer de Uber.

La huelga sindical es contra la política económica del Gobierno. Adhirieron todos los sectores gremiales.

La CGT comenzó esta medianoche su quinto paro general contra la administración de Mauricio Macri. La medida será de peso debido a la adhesión de todos los sectores gremiales, incluyendo colectiveros y ferroviarios.

Poco antes de las 6 de la mañana comenzaron los piquetes y las concentraciones en accesos a la Ciudad, como el puente Pueyrredón, y puntos clave como las avenidas Corrientes y 9 de Julio.

En la CGT reconocieron que es improbable que vuelva a haber una medida de fuerza antes de que asuma el nuevo gobierno.

“Creo que puede ser el último paro de la gestión Macri”, afirmó el martes a Clarín Carlos Acuña, secretario general de la central obrera.

“Ojalá que no tengamos que tomar ninguna medida más. Vienen meses muy difíciles y en definitiva es el pueblo el que tiene la oportunidad de elegir a sus candidatos y sacar al país adelante”, advirtió luego.

La convocatoria al paro es por “el deterioro de la situación económica”, “la pérdida de poder adquisitivo de los salarios por la inflación”, el pedido de un aumento del salario mínimo vital y móvil, “por el crecimiento del desempleo y el derrumbe de la actividad económica”, “porque las tarifas de los servicios públicos son impagables para los sectores más vulnerables”, además de otros reclamos.

“El Gobierno tuvo muchas oportunidades de cambiar y no lo hizo, no tengo esperanzas de que revierta nada y además ya no hay tiempo. Lo que haremos es una protesta contra la marcha de la economía”, se resignó Acuña.

La CGT, que no se reunió con el Gobierno en todo el año, planea presentar a las 11 un informe sobre la marcha de la medida de fuerza. Y a las 15 un balance final en una conferencia de prensa en la sede de la calle Azopardo.

Otros sectores, como el Frente Sindical para el Modelo Nacional, integrado por  La Bancaria, Camioneros y SMATA, y las CTA darán también a las 11 una conferencia de prensa, en el gremio de los Moyano.

Tras el paro comenzará a definirse la postura gremial en el escenario electoral, algo que será difícil de unificar dentro de la CGT: Acuña está alineado con Sergio Massa y Alternativa Federal. Luis Barrionuevo milita a Roberto Lavagna, y Héctor Daer a Alberto Fernández.

 

Vuelven a movilizarse contra las aplicaciones de transporte de pasajeros como Uber o Cabify.

 

Luego de un día de cortes y protestes, este viernes la Asociación Taxistas Unidos, que reúne a representantes de la Ciudad de Buenos Aires y de los partidos de La Plata, Berisso, Mar del Plata, La Matanza, San Isidro, Vicente López, Morón, Merlo e Ituzaingó se concentrarán nuevamente en Córdoba y 9 de Julio y en Belgrano y Salta para movilizarse al Obelisco contra las plataformas de transportes de pasajeros.

También habrá concentraciones a las 11.30 en Belgrano y San José y a las 12 en 9 de Julio y Venezuela.

El jueves, los cientos de taxistas se movilizaron en protesta por los dos años de Uber en la Argentina y reiteraron sus denuncias de ilegalidad de todas las aplicaciones para el transporte de pasajeros.

Concentrados en diversas esquinas, fueron hacia el Obelisco y luego confluyeron en la Plaza de Mayo. La columna que se movilizó desde el norte llegó a Plaza de Mayo por la Avenida Roque Saenz Peña (Diagonal Norte), mientras que los taxis que lo hicieron desde el sur llegaron por la avenida Julio Argentino Roca -más conocida como Diagonal Sur-.

Entre las consignas que llevaban los vehículos se podía leer “Fuera Uber”; “No al trabajo en negro, Sí a la seguridad” o “Contra Uber e ilegales”, en relación a las otras aplicaciones para el transporte de pasajeros como Cabify.

 

La manifestación se llevó a cabo frente al edificio del organismo ubicado en el barrio porteño de San Nicolás. Además, contó con la participación de representantes de organizaciones sociales.

 

En forma de protesta contra las políticas del Gobierno en relación al sector de trabajadores pasivos, jubilados realizaron una protesta frente a la sede del PAMI en el microcentro porteño.

La manifestación se llevó a cabo frente al edificio del organismo ubicado en el barrio porteño de San Nicolás y contó con la participación de representantes del Sindicato de Trabajadores Pasivos, la Corriente Clasista y Combativa (CCC), Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) y el Movimiento Independiente de Jubilados y Desocupados (MIJD), entre otras organizaciones.

“Los jubilados paramos sentados” fue el lema de la denominada “marcha de los banquitos” que realizaron los ancianos para cuestionar la falta de “acceso a una integral cobertura de salud”, las largas esperas para turnos médicos u operaciones programadas, así como también “el recorte en la cobertura de los medicamentos”.

Asimismo, el Sindicato de Trabajadores Pasivos advirtió que “el 80% de los adultos mayores vive en situación de pobreza y muchos carecen de viviendas sociales como las que se otorgaban en calidad de comodato”.

Los feriantes instalaron puestos y la Policía no lo permitieron. Los efectivos tiraron gases lacrimógenos.

 

En medio de una protesta de pequeños productores agropecuarios que intentaban realizar un verdurazo en el barrio de Constitución, se vivieron momentos de tensión y violencia por parte de la Policía de la Ciudad.

Es que los efectivos no permitieron descargar la mercadería y se produjeron diferentes incidentes. “Hay una intencionalidad política detrás. Se instalaron de forma violenta en el espacio público”, señaló el secretario de Seguridad de la Ciudad, Marcelo D’Alessandro en TN. “Desde Espacio Público se les avisó que no se iba a permitir”, afirmó.

Los pequeños productores buscaban colocar la mercadería en la Plaza Constitución lo que provocó la respuesta de las autoridades: hubo corridas, gases lacrimógenos y gas pimienta.

En estas protestas la verdura suele ser mucho más barata que en comercios o supermercados, por lo que la concurrencia suele ser importante. Cuando llegaron los efectivos, ya se habían instalado varias carpas.

Rápidamente las autoridades cargaron los cajones de verduras en camioneta y se llevaron toda la mercadería.