El líder de la barrabrava de Boca junto a otros seis personas regresaron al país ya que tienen el derecho de admisión desde abril de 2017.

 

Rafael Di Zeo y otros seis barrabravas de Boca fueron deportados desde Colombia tras viajar para ver al Xeneize ante Deportes Tolima por Copa Libertadores. La decisión se tomó en el marco del programa Tribuna Segura Sudamérica y se estima que estará llegando a Ezeiza en horas de la mañana de este miércoles.

“Esto es fruto del trabajo de cooperación entre los países sudamericanos junto a Conmebol. Los violentos son violentos en cualquier estadio. No hay fronteras en la lucha contra los violentos”, comunicó Tribuna Segura Sudamérica.

Por su parte, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, expresó en su cuenta de Twitter: “No tenemos fronteras contra los violentos; ellos no entran a los países que comparten nuestros valores contra la violencia en el fútbol”.

Con el aval del Estado, el Ministerio de Seguridad le aplicó a Rafel Di Zeo el derecho de admisión en abril de 2017 por el término de dos años, debido a que cuenta con procesos en marcha por atentar contra la integridad pública. A su vez, el pasado 3 de abril, la Dirección Nacional de Seguridad en Espectáculos Futbolísticos (DNSEF) extendió la prohibición por cuatro años más.

Una vez llegado al país, Di Zeo estalló contra la política ya que “todos ingresaron menos yo”. “Me persiguen porque soy conocido, los demás entraron todos”, arremetió y agregó: “Me quieren hacer el juego del gato y el ratón”.

En tanto, el encuentro por la quinta fecha de la fase de grupos de la Copa Libertadores se disputará este miércoles desde las 21:30.

Todos se encuentran procesados y con diferentes instancias en causas judiciales.

 

Según publicó el Boletín Oficial, más de 100 barras de Boca no podrán ingresar a los estadios por cuatro años tras una decisión de la Dirección Nacional de Seguridad en Espectáculos Deportivos.

La imposibilidad de asistir a eventos futbolísticos se le aplicó a 128 miembros de la denominada barrabrava del club de la Ribera de los cuales se encuentran Rafael Di Zeo, Mauro Martín y Maximiliano Mazzaro.

La razón de la medida pedida por la Dirección Nacional de Seguridad en Espectáculos Deportivos es que todos se encuentran procesados y con diferentes instancias en causas judiciales.

“Atendiendo a razones de operatividad y celeridad se determina instruir a un organismo especifico como lo es la Dirección Nacional de Seguridad en Espectáculos Futbolísticos la potestad de ejecutar las acciones tendientes a materializar la medida diseñada y, emitir consecuentemente, las normas y disposiciones operativas y complementarias relativas al instituto de la Restricción de Concurrencia Administrativa”, resaltó la disposición 21/2019 del Ministerio de Seguridad.

A través del texto, se advirtió que los 128 barras representan “un factor de perturbación” para el deporte, por lo que les aplican la medida “con el propósito de preservar y mantener la tranquilidad que debe primar en ocasión de la disputa de un encuentro futbolístico”.