El exembajador ante el Vaticano Eduardo Valdés mantuvo conversaciones con la mano derecha de Julio De Vido, Roberto Baratta, el exsecretario de Transporte Juan Pablo Schiavi y otros funcionarios sobre la denuncia contra el fiscal Stornelli días antes que se lleve a cabo.

 

El programa de Jorge Lanata, Periodismo Para Todos (PPT), reprodujo las escuchas telefónicas que revelaron un plan judicial armado para intentar voltear la causa de los cuadernos de las coimas. En los audios se escucha a exfuncionarios del kirchnerismo que sabían de antemano cosas sobre las denuncias que luego se radicarían contra Carlos Stornelli, el fiscal federal de ese expediente. Los mismos audios fueron difundidos antes por el programa La Cornisa, de Luis Majul.

En uno de los audios, Eduardo Valdés le adelanta a Schiavi que “va a haber novedades” y le recomienda “quedarse tranquilo”.

-Valdés: Operativo Puf.
-Schiavi: ¿Eh?.
-Valdés: Operativo Puf.
-Schiavi: ¿Uf, si?.
-Valdés: Bonadio, Stornelli, Puf.
-Valdés: Pero estoy trabajando mucho. Escuchame, estoy trabajando mucho.
-Schiavi: Si, yo te vi. Te vimos ayer por televisión con mucha cara de pillo vestidito de blanco. Dije: este tiene algo entre manos.
-Valdés: Viste que iba a haber novedades.
-Schiavi: Sí, sí.
-Schiavi: Bueno, bueno, no digas nada. Laburá.
-Valdés: O este domingo o el otro.
-Schiavi: Bueno, bueno, bueno pibe. Cuidate eh.

En otra escucha del mismo día, Valdés le ratifica a Schiavi lo que le dijo antes y le da más información. “¡Puf es puf, ¡puf es puf!, el otro domingo Vivoresky…, no este domingo, el otro. ¡Puf, pero puf puf! Stornelli se va a la c… de su madre con el otro”, asegura.

En los días siguientes, Baratta y el exfuncionario Carlos Zelkovicz vuelven a hablar en varias oportunidades. El segundo le dice al detenido que “Dolores” se estaba “moviendo mucho últimamente” y le cuenta el avance de la presunta operación. “Después te cuento bien todo. Voy a tener una audiencia con un tipo que está muy cerca de la señora, pero antes voy a pasar por 25 de Mayo para chequear algunas cosas (…), todo está preparado para que choque el tren”, dice.

Un día antes del inicio de la causa, las escuchas mencionan movimientos en el Instituto Patria y a Parrilli (“viejo inútil”, le dicen). Un día después hay preguntas sobre el “temperamento” que podría “adopta la señora”. Una vez iniciada la causa, Zelkovicz le dice a Baratta que “Ramos Padilla agarró viaje”, mientras se preguntan sobre el impacto mediático de la denuncia

 

Según sospechan, estaría a manos de, entre otros, Roberto Baratta, detenido por el caso de los cuadernos.

 

El fiscal federal Jorge Di Lello pidió a la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) y a la Dirección de Asistencia Judicial en Delitos Complejos y Crimen Organizado (DAJuDeCO), la oficina encargada de intervenir los teléfonos, información sobre las supuestas escuchas telefónicas sobre exfuncionarios kirchneristas presos ante sospecha que montaron una conspiración para perjudicar la causa de los cuadernos del chofer Oscar Ceteno.

Según la información, las conversaciones estarían a manos de exfuncionarios kirchneristas detenidos, entre ellos el exmano derecha de Julio De Vido, Roberto Baratta, detenido por el caso de los cuadernos.

Así, el fiscal Di Lello le pidió a la DAJuDeCO que le informe qué teléfonos se intervinieron del Complejo Penitenciario 1 de Ezeiza desde el mes de diciembre a la fecha, y de qué módulos y pabellones respectivamente.

 

Además, el exfuncionario se refirió a la denuncia de la Coalición Cívica, pero no desmintió la existencia de esas llamadas con otro ex funcionario.

 

Tras estar preso en la cárcel de Ezeiza desde el año pasado por la causa de los cuadernos por coimas, el exmano derecha de Julio De Vido Roberto Baratta rompió el silencio y en una entrevista radial habló sobre su relación con la ex familia presidencial kirchnerista y apuntó contra el fiscal Carlos Stornelli, entre otras.

En diálogo con el programa Va de vuelta de Radio Nacional, Baratta desmintió “cualquier relato fantasioso y guionado de (Oscar) Centeno”. “Sé que es una causa guionada y escrita donde Centeno fue uno de los que participó en esta trágica telenovela”, criticó.

Por otra parte, apuntó contra el fiscal Carlos Stornelli donde destacó que “no se le ocurre preguntar por los empresarios con los que (Diego) Cabot se reunió antes de la denuncia de los cuadernos” y sostuvo que “los empresarios mintieron”.

Por otro lado, el exsecretario de Control y Coordinación del Ministerio de Planificación sostuvo que “no hay ninguna prueba de los empresarios en contra mía, de De Vido o de Cristina Kirchner”.

“La Cámara dejó a Wagner solo y también a Clarens por la asociación ilícita. A pesar de que Clarens nunca nos mencionó ni a mí, ni a De Vido, ni a Cristina Kirchner, el juez nos pone como co-organizadores. Yo a Clarens no le conozco la cara, nunca lo vi en mi vida”, señaló.

Por otro lado, respecto a su presencia en la Quinta de Olivos lo calificó como algo “normal” ya que “era funcionario” y al mismo tiempo desmintió las declaraciones de Juan Abal Mediana que lo señaló como “el valijero” de los Kirchner. “Nunca fui el valijero de los Kirchner, y con esto desmiento a Juan Abal-Medina. Es un mentiroso”, remarcó y agregó: “Nunca me dieron (Cristina Kirchner y De Vido) me dieron una orden de nada”.

“No conozco ni conocí ningún valijero durante la gestión de los Kirchner. Como funcionario, lo hubiera denunciado”, concluyó.

 

El fiscal fue denunciado por extorsión.

 

Tras la denuncia que realizó la Coalición Cívica a raíz de una escucha en el que acusaron a presos k de armar la causa contra el fiscal Carlos Stornelli por extorsión, el mismo fiscal sostuvo que está al tanto de la hipótesis que indica que “esta operación” la organizó una persona que está detenida.

El escándalo empezó cuando el empresario agropecuario Pedro Etchebest aseguró en el juzgado federal de Dolores que el abogado Marcelo D’Alessio, con llegada a Stornelli, le había exigido plata para que el fiscal frenara una presunta línea de investigación en su contra por los presuntos dichos de un arrepentido.

Según esta acusación, el letrado le habría exigido 500 mil dólares. Aunque luego, según su declaración, habrían arreglado por 300 mil dólares, a pagar en cuotas. El empresario acompañó sus dichos con fotos de los encuentros, chats y los números de los billetes supuestamente entregados.

Según consigna TN, detrás de todo esto estaría involucrado Baratta, procesado con prisión preventiva después de que se destapara la causa de los cuadernos de las coimas. En ese punto, el fiscal evitó hablar sobre el exmano derecha de Julio De Vido, pero admitió que “escuché estas versiones. Espero que se investigue a fondo. Si es verdad, es un hecho muy grave”.

Lo ordenó la Cámara Federal, sólo falta que se expida la Cámara de Casación Penal para que la mano derecha de Julio De Vido en el Ministerio de Planificación, vuelva a prisión.

La Cámara Federal ordenó hoy la detención de Roberto Baratta, mano derecha de Julio De Vido en el Ministerio de Planificación Federal, y de otros dos ex funcionarios (Martín Goicochea y Hugo Sánchez), en la causa por las irregularidades en Río Turbio.

Según constató Infobae, La Cámara Federal entendío por dos votos contra uno que existe peligro de entorpecimiento de la causa y le ordenaron al juez a cargo del expediente, Luis Rodríguez, que disponga de las tres detenciones. Esto no se hará efectivo hasta que se expida la Cámara de Casación Penal.

Baratta ya estuvo detenido 6 meses en el penal de Marcos Paz, en la causa del Gas Natural Licuado y fue liberado el mes pasado por la Cámara.

El ex ministro de Planificación y su segundo están, junto a otros ex funcionarios, procesados por las irregularidades en la construcción de Yacimientos Carboníferos Río Turbio.


La Cámara Federal definirá esta semana el futuro de los ex funcionarios Julio De Vido y Roberto Baratta en la causa por los sobreprecios en la construcción de Yacimientos Carboníferos Río Turbio (YCRT), en medio de recusaciones y decisiones divididas.

Según Infobae, la Sala II se encuentra en una disidencia entre los camaristas Eduardo Farah y Martín Irurzun. Farah sostiene el procesamiento de De Vido, Baratta y otros funcionarios, pero no la prisión preventiva; Irurzun, por su parte, mantiene su doctrina de «contactos residuales» y afirma que todos deben estar bajo prisión preventiva por el bien de la investigación.

Para desempatar fue convocado el juez Leopoldo Bruglia, quien se estima que vote en favor de la prisión preventiva. Pero sobre Bruglia pesa un pedido de recusación por parte de la defensa de Baratta. Entienden que el magistrado no puede ser imparcial ya que depende de una decisión del presidente Mauricio Macri para quedar firme como camarista (actualmente es titular en el Tribunal Oral Federal N°4).

Eduardo Farah

Quien tiene que decidir sobre esta recusación es Farah, mismo juez que debe confirmar o rechazar la recusación del fiscal Carlos Stornelli de la instrucción, también pedida por la defensa de Baratta. En caso de seguir la recusación de Bruglia, será convocado Jorge Ballestero, el otro juez de la Sala I. Ballestero ha votado en el último tiempo contra las prisiones preventivas de Amado Boudou, Cristóbal López y Fabián De Sousa, entre otros.

El fallo de la Sala II es clave para la situación de De Vido, quien todavía continúa detenido por esta causa luego de haber conseguido la excarcelación en la investigación por la compra de Gas Natural Licuado. 

Stornelli pidió que continúe la detención de De Vido y que se sume la de Baratta. Además, requirió la prisión preventiva para otros ex funcionarios: Atanasio Pérez Osuna, ex interventor de YCRT; Miguel Ángel Larregina, ex coordinador general de YCRT; Martín Goicochea, decano de la Facultad Regional Río Gallegos de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN); y de Hugo Sánchez, presidente de la Fundación de la Facultad Regional Río Gallegos.

Pérez Osuna y Larregina ya se encuentran detenidos en una causa conexa a la principal por la sesión de fondos públicos para la construcción de una autovía que nunca se hizo. 

Es por la causa Gas Licuado, en la que también se le dictó la falta de mérito a Julio De Vido.


La Sala I de la Cámara Federal dictó la falta de mérito para el ex ministro de Planificación Julio De Vido y su mano derecha, Roberto Baratta, en la causa por la compra de Gas Natural Licuado.

El ex diputado nacional continuará detenido porque todavía pesa la prisión preventiva en su contra por la causa Río Turbio. En cambio, Baratta será liberado en las próximas horas.

Los camaristas Jorge Ballestero y Martín Irurzun votaron en favor de la falta de mérito para ambos ex funcionarios, mientras que Leopoldo Bruglia se pronunció en contra de esa medida.

Irurzun había sido convocado para destrabar el empate entre Ballestero y Bruglia. El principal argumento para la falta de mérito se basa en la crítica al informe que indicó que hubo sobreprecios de un 50% en el gas comprado a través de Enarsa y regasificado en Ingenerio White, puerto cercano a Bahía Blanca.