La autopsia reveló que el hombre de 52 años murió a causa de una golpiza luego de un incidente de tránsito en Ensenada.

 

Luego de que los restos de Jorge Gómez, el taxista de 52 años que murió a causa de una golpiza luego de un incidente de tránsito en Ensenada fueran inhumados, familiares y colegas convocaron a una marcha que se realizará para este martes para pedir “perpetua para el asesino”.

Los taxistas se concentrarán a partir de las 10 en la esquina de las calles 7 y 50 de La Plata, desde donde marcharán hasta los tribunales penales para exigir justicia, según la convocatoria.

“Esperamos que quede preso, este tipo es un loco, tiene un arma en sus manos, no merece estar suelto”, pidió Gastón, allegado a la familia de Gómez, al referirse a Esteban González, el responsable de la golpiza que fue detenido el sábado por decisión del juez de Garantías de La Plata, Juan Pablo Massi.

El titular del Sindicato de Choferes de Taxis de La Plata, Juan Carlos Berón, confirmó que el sindicato que agrupa a los taxistas de La Plata, Berisso y Ensenada se presentará en la causa como querellante.

Por su parte, la autopsia preliminar de Gómez determinó que el hombre murió por un derrame cerebral consecuencia de las quebraduras del hueso temporal izquierdo y de la base del cráneo.

De acuerdo a la descripción que los peritos enviaron al fiscal Juan Menucci, “el agresor habría aplicado por lo menos ocho puñetazos que derivaron en los severos traumatismos y derrames “encéfalo craneanos graves”. Un especialista lo puso en estos términos: “Es como si en sus manos hubiera tenido un martillo. Donde impactó, lo fracturó. Al costado de la cabeza (zona parietal), arriba de la oreja y en la base del cráneo, donde se une con la columna vertebral”.

Esteban González Zablocki está detenido desde el sábado, acusado de homicidio agravado por ensañamiento y alevosía. Es un delito que establece una pena de prisión perpetua. Este lunes lo trasladaron a la alcaldía Roberto Petinatto que está en la zona oeste de La Plata y pertenece al Servicio Penitenciario Provincial.

 

Esteban González, el hombre que atacó al taxista Jorge Alberto Gómez, quedó detenido investigado por “homicidio agravado”, por lo que podría recibir la pena de perpetua.

 

Tras la muerte del taxista Jorge Alberto Gómez, quien permanecía internado desde el miércoles por la noche tras la golpiza, el agresor Esteban González fue detenido nuevamente este sábado luego de haber sido liberado.

Esteban González Zablocki, detenido e imputado por el crimen del taxista en Ensenada, podría recibir una pena de cadena perpetua por el salvaje asesinato a golpes. El juez de garantías de La Plata Juan Pablo Massi, a cargo de la causa, explicó que esa es una de las posibilidades, pero que igualmente todavía “falta mucho”.

El magistrado aseguró que se agravó la situación procesal del hombre que arremetió a golpes y patadas contra el taxista. A su vez, indicó que inicialmente estaba imputado por “homicidio en grado de tentativa” y que ahora es investigado por “homicidio agravado”, por lo que podría recibir la pena de perpetua.

Luego de la despedida del taxista, familiares y amigos iban a realizar una marcha este lunes, sin embargo, el fiscal los recibirá y la marcha se realizará este martes.

¿Qué ocurrió?

El taxista fue atacado cuando circulaba por las calles 126 y 50 de Ensenada, tras lo cual fue internado en el hospital de Cañuelas, donde los médicos le diagnosticaron muerte cerebral. De acuerdo con los investigadores, Gómez mantuvo una discusión de tránsito con Esteban González, conductor de una camioneta Amarok, quien descendió del rodado y le aplicó golpes en la cabeza y el cuerpo.

¿Quién es Esteban González, el agresor?

Es un joven karateca de 27 años. también está siendo investigado también en una causa en la ciudad de Mar del Plata por golpear ferozmente a un amigo. El hecho habría ocurrido en el año 2013 y al agresor se le inició una causa que tramita la fiscalía de Composición Temprana de Conflictos, por una feroz golpiza que le propinó en su momento a un amigo con el que había viajado a la ciudad balnearia.

Jorge Alberto Gómez, de 52 años, quien fue trasladado al Hospital Cuenca Alta de Cañuelas, está en coma.

 

Un taxista se encuentra internado en grave estado luego de ser salvajemente golpeado durante una discusión de tránsito en Ensenada. La brutal agresión se produjo el pasado lunes a las 6:00 en el cruce de las calles 136 y 50, en la zona del dique del Canal Santiago, en el sur del Conurbano bonaerense.

Se trata de Jorge Alberto Gómez, de 52 años, quien discutía con otro hombre cuando el conductor de la camioneta se bajó de su vehículo y comenzó a golpearlo hasta que lo derribó, mientras que siguió agrediéndolo en el piso.

“Se subió al auto, hizo tres metros y se desvaneció. Después llegó al hospital en coma y no se despertó. Está en estado crítico, en terapia. Tiene una hemorragia muy importante en la cabeza”, contó Guadalupe, una sobrina de la víctima, al canal Todo Noticias (TN).

En tanto, Gómez fue atendido en un primer momento en el Hospital Zonal General Agudos Horacio Cestino, de Ensenada, y luego trasladado al Hospital Cuenca Alta de Cañuelas. “La médica nos dijo que se le habían reventado las arterias del cerebro. Si no despierta, queda con muerte encefálica”, agregó la joven.

En cuanto al agresor, luego de la salvaje golpiza escapó del lugar, por lo que la Policía Bonaerense se encontraba trabajando para poder identificarlo y proceder a su detención.

 

Claudio Rímolo es el chofer que se peleó en la calle con otro conductor y terminó con prisión domiciliaria.

 

Finalmente, según se confirmó en el Boletín Oficial el Ministerio de Desarrollo Urbano y Transporte oficializó la quita del permiso de conducir a Claudio Daniel Rímolo, el taxista del «relato salvaje» en Villa Urquiza.

De esta manera, el taxista ya no puede hacer uso de su licencia profesional. El organismo público lo hizo en forma preventiva hasta tanto la Justicia se expida en la causa en lo que lo procesaron por daños y lesiones.

Ahora, y según publicado en el Boletín Oficial, Rímolo tiene hasta cinco días hábiles para devolver su tarjeta de conductor. Mientras tanto, sigue acusado de lesiones leves y daños. El propio fiscal estimó una pena de dos años de comprobarse las imputaciones. De todos modos, aclaró se trata de un delito excarcelable y que podría solucionarse a través de la mediación de las partes.

El conductor profesional se encuentra con prisión domiciliaria donde se encuentra con una tobillera electrónica ya que así lo determinó la Justicia por el estado de salud de su esposa, quien tiene “arritmia y problemas cardíacos” por lo que necesitaría la presencia del hombre en el hogar.

 

Un automovilista difundió un video sobre la agresión que sufrió en Constitución.

 

Un taxista fue nuevamente protagonista de otro hecho de violencia tras el que se conoció en Villa Urquiza. Esta vez ocurrió el sábado en Constitución.

Un automovilista y su pareja fueron agredidos por un taxista terminaban de participar de un evento en Puerto Madero. “En Lima y Garay, el taxista se frenó de golpe para ponerse a hablar con otro taxi. Cuando lo paso, le toco bocina y ahí salió a correrme, me tira un manotazo, le pega a la puerta del acompañante. Yo sigo, me corrió dos cuadras más y yo le freno el auto para que no me pase”, relató el conductor, llamado Horacio.

Cuando la víctima se frenó en un semáforo, apareció otra vez el violento conductor del taxi, que se bajó y comenzó a darle trompadas a la puerta de quien conducía. “Bajá, dale, bajá si te la bancás. Bajá, bajá, bajá, porque te mato, hijo de puta”, vociferó el taxista mientras golpeaba el vidrio y la chapa de la puerta, según se observa en el video filmado por la esposa de la víctima.

Pese a los golpes del conductor del taxi, el vidrio del auto no se rompió debido a que era blindado.

El fiscal Norberto Brotto ordenó que se le coloque una tobillera electrónica. El imputado evitó la cárcel porque alegó que su mujer está enferma y lo necesita en la casa.

 

Tras presentarse ante la Justicia para prestar sus declaraciones por lo sucedido en el violento hecho en Villa Urquiza contra un automovilista, se determinó que el taxista violento Claudio Daniel Rímolo aguarde bajo prisión domiciliaria el juicio oral y público en su contra.

El fiscal Norberto Brotto ordenó que se le coloque una tobillera electrónica para verificar que cumpla con lo dispuesto por las autoridades. Según informaron fuentes judiciales, se adoptó esta decisión en virtud del estado de salud de la esposa del conductor, que necesita la presencia del hombre en el hogar.

Rímolo ingresó esta mañana a las oficinas de la Fiscalía Penal Contravencional y de Faltas N° 2 con gorra, campera y acompañado por su abogado. Atravesó la guardia periodística que lo esperaba a los empujones y sin decir palabra alguna.

El taxista, está imputado por lesiones leves y daño agravado, luego de que el doctor Brotto solicitara iniciar actuaciones de oficio por infracción de los artículos 89 y 183 del Código Penal.

El propio fiscal estimó una pena de dos años de comprobarse las imputaciones. En diálogo con La Red, señaló que “los dos delitos tienen una pena máxima de un año con lo cual si acreditamos dos hechos distintos podrían sumarse ambas penas”. De igual modo, aclaró se trata de un delito excarcelable y que podría solucionarse a través de la mediación de las partes.

Por su parte, el doctor Martín Francolino, el abogado de Fabio Rojas, el automovilista que participó en la pelea, pidió el cambio de carátula por tentativa de homicidio en concurso con lesiones y amenazas coactivas.

Claudio Rímolo tiene antecedentes penales por robo, hurto, resistencia a la autoridad y abusos de armas, entre otros delitos.

 

El taxista que protagonizó un violento ataque contra un automovilista en Villa Urquiza se presentará este mañana ante el fiscal penal Norberto Brotto para ser indagado.

Claudio Daniel Rímolo, está imputado por lesiones y daños, delitos que tienen prevista una pena máxima de cárcel de dos años.

Además, el taxista tenía antecedentes penales por robo, hurto, resistencia a la autoridad y abusos de armas, entre otros delitos.

Según fuentes judiciales, la primera causa que tuvo Rímolo fue por robo simple reiterado. Los hechos ocurrieron el 24 de mayo de 2000 en Monte Grande. En ese entonces, el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) N° 3 de Lomas de Zamora le concedió la suspensión del juicio a prueba, lo que se conoce como probation, y le fijó ciertas obligaciones tales como abstenerse de consumir bebidas alcohólicas y resarcir a la víctima con 50 pesos, a pagar en dos cuotas mensuales.

La segunda data de 2004, cuando fue acusado de “robo automotor dejado en la vía pública”. Por este hecho, el TOC N° 4 porteño lo condenó a la pena de ocho meses de prisión de cumplimiento efectivo por el delito de robo simple.

En agosto de 2008 fue procesado con prisión preventiva en el Juzgado Criminal y Correccional porteño N° 20 por el delito de robo de vehículo dejado en la vía pública en grado de tentativa. Por este caso, fue condenado por el TOC N° 1 a la pena de tres meses de prisión. Los jueces le fijaron una pena única de un años y medio de cárcel por otras condenas que tenía.

Ese mismo año, pero en diciembre, fue declarado en rebeldía por el Juzgado de Garantías N° 2 de Dolores en una causa donde fue imputado de resistencia a la autoridad.

En octubre de 2011 fue condenado a la pena de seis meses de prisión de cumplimiento efectivo por el delito de hurto en grado de tentativa.

Finalmente, en agosto de 2014, el juez Jorge Camino, integrante del TOC N° 3 de Lomas de Zamora, lo condenó a la pena de un año de prisión en suspenso por el delito de robo simple en concurso real por abuso de arma y en concurso ideal por resistencia a la autoridad por el hecho ocurrido en 2000 y otro en 2004.

 

Tras el hecho, la Secretaría de Transporte ordenó la suspensión preventiva de la licencia de Claudio Rímolo.

 

El taxista Claudio Daniel Rímolo que protagonizó el pasado viernes una brutal pelea con un automovilista en Villa Urquiza fue imputado por “lesiones y daños”, y ahora el fiscal el fiscal Norberto Brotto, que intervino en el caso, decidirá en las próximas horas si el taxista debe ser detenido.

El fiscal reconoció que “ya pedí el sumario para analizar los elementos de prueba que hay y definir la citación o detención de quien resulte responsable, que es quien manejaba el taxi en ese momento. Por ahora hay lesiones y daño, y el único imputado es el taxista”.

El fiscal confirmó que el acusado está citado para declarar este martes a las 9hs. Y para determinar si le saca el registro profesional y personal y si es detenido explicó que “primero tengo que escucharlo”. También confirmó que la mujer del taxista no será llamada para indagatoria.

Además, tras el hecho, la Secretaría de Transporte ordenó la suspensión preventiva de la licencia del conductor.

La pelea trascendió a través de las redes sociales y el taxista fue identificado por la propia dueña del vehículo. La mujer se presentó en la Comisaría Vecinal 12 C para dar a conocer el nombre el taxista, uno de los cuatro choferes que están a cargo de un Volkswagen Voyage.

El viernes por la mañana en la calle La Pampa al 4800 se registró la discusión entre Rimolo, quien viajaba junto a una mujer y un bebé, y Fabio Rojas, conductor de un vehículo particular, tras una discusión de tránsito. El hecho se produjo cuando ambas personas mantuvieron un cruce verbal por un roce entre los vehículos.

Unos metros más adelante frenaron ambos rodados y el taxista quien iba con una mujer y un bebé que serían su pareja e hijo, se bajó del automóvil, enojado por una supuesta mala maniobra de la otra persona, y comenzó a romperle a golpes el vidrio del vehículo. Posteriormente, Rímolo se subió al taxi y el otro conductor le pegó con sus manos a la luneta del transporte público. Fue así que el taxista, que había regresado a su auto, tuvo otro ataque de ira y dio marcha atrás, como si tratara de atropellarlo, y volvió a bajarse para tomarse a golpe de puños hasta que algunas personas que pasaban por el lugar los separaron.

Por su parte, el abogado Martín Francolino, que representa al conductor agredido pedirá que Rímolo sea juzgado por “tentativa de homicidio”.