Reclaman que el Gobierno de la Ciudad considere como “competencia desleal” a la plataforma de viajes.

 

La disputa entre taxistas y Uber tendrá una nueva manifestación contra el nuevo servicio de transporte. Representantes del Sindicato de Peones de Taxis de la Capital Federal, junto al sector empresario, se harán presentes en horas del mediodía en Corrientes y Agüero, Rivadavia y Jujuy, y Las Heras y Coronel Díaz.

Los choferes de taxis porteños realizarán una serie de protestas exigiendo que la plataforma de viajes sea declarada ilegal por considerarla “competencia ilegal”.

Según consiga Ámbito, el sindicato de taxistas destacaron que “habrá asambleas en reclamo por la falta de respuesta del gobierno en la resolución de la competencia desleal, el funcionamiento de Uber y otras aplicaciones ilegales en detrimento de los derechos laborales, sin control ni sanciones”.

La nueva protesta llega luego que los taxistas porteños se declararan en estado de alerta y movilización la semana pasada, cuando un taxista fue atropellado por un chofer de Uber.

Los trabajadores decidieron suspender los viajes durante las primeras horas de la mañana.

 

En medio de las protestas por parte de los taxistas que trabajan en Aeroparque por los problemas con las tarifas prefijadas que implementó el Gobierno de la Ciudad, hubo incidentes entre los trabajadores y la Policía.

Desde esta mañana, los vehículos no salían de la parada del Aeroparque Metropolitano «Jorge Newbery», por lo que la gente que necesitaba un taxi tras haber llegado a la Ciudad en un vuelo se veía obligada a caminar varias cuadras con los equipajes para abordar uno de los taxis que circulaban por la Avenida Costanera o bien optar por algunas de las líneas de colectivo que recorren la zona.

Debido a que agentes de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) empezaron a aplicar multas a los manifestantes, mientras resolvían en asamblea qué decisión tomar con respecto a la continuidad del paro comenzaron los incidentes y momentos de tensión.

la protesta se originó cuando, por una iniciativa de las autoridades porteñas, comenzó a fijarse los precios de los viajes, en una medida que apuntaba a desarticular lo que muchos llaman “la mafia de los taxis” y los precios exagerados que se cobran por los viajes a pasajeros que arriban al Aeroparque.

Después de una negociación, se había logrado incrementar los viajes prefijados a través de una máquina que otorga tickets que contemplen el factor “congestión” en el tránsito, con incrementos de entre el 18 y el 29%.

Sin embargo, esta mañana el sistema registraba errores por lo que los choferes reanudaron sus protestas con un paro en Aeroparque contra la emisión de tarifas prefijadas. El cese de tareas continuará hasta que “venga un representante de Transporte o apaguen el sistema”. “Estamos perdiendo mucha plata, se está llevando todo el sueldo”, se quejó uno de los conductores que se aprestaba a concurrir a una asamblea.

 

Vuelven a movilizarse contra las aplicaciones de transporte de pasajeros como Uber o Cabify.

 

Luego de un día de cortes y protestes, este viernes la Asociación Taxistas Unidos, que reúne a representantes de la Ciudad de Buenos Aires y de los partidos de La Plata, Berisso, Mar del Plata, La Matanza, San Isidro, Vicente López, Morón, Merlo e Ituzaingó se concentrarán nuevamente en Córdoba y 9 de Julio y en Belgrano y Salta para movilizarse al Obelisco contra las plataformas de transportes de pasajeros.

También habrá concentraciones a las 11.30 en Belgrano y San José y a las 12 en 9 de Julio y Venezuela.

El jueves, los cientos de taxistas se movilizaron en protesta por los dos años de Uber en la Argentina y reiteraron sus denuncias de ilegalidad de todas las aplicaciones para el transporte de pasajeros.

Concentrados en diversas esquinas, fueron hacia el Obelisco y luego confluyeron en la Plaza de Mayo. La columna que se movilizó desde el norte llegó a Plaza de Mayo por la Avenida Roque Saenz Peña (Diagonal Norte), mientras que los taxis que lo hicieron desde el sur llegaron por la avenida Julio Argentino Roca -más conocida como Diagonal Sur-.

Entre las consignas que llevaban los vehículos se podía leer “Fuera Uber”; “No al trabajo en negro, Sí a la seguridad” o “Contra Uber e ilegales”, en relación a las otras aplicaciones para el transporte de pasajeros como Cabify.